Sigfrido Reyes, el exguerrillero acusado ante el juez por lavado, peculado y estafa

La Fiscalía acusó a Reyes solo en el papel, ya que es prófugo. Él salió del país el 22 de noviembre, tres meses después de que la Corte lo enviara a juicio civil. De vocero del FMLN, llegó a ser presidente de la Asamblea, donde según la FGR se apropió de viáticos y los utilizó en sus negocios.

Sigfrido Reyes aparece junto al ex presidente Mauricio Funes. Reyes salió del país en noviembre pasado. Foto EDH / Archivo

Por Óscar Iraheta Twitter: @oscar_iraheta

Ene 11, 2020- 21:40

Othón Sigfrido Reyes Morales, el otrora guerrillero que presuntamente se enriqueció a través de la compra de inmuebles a precios bajos para construir residencias y el uso en proyectos personales de dinero de los viáticos que le pagaba el Estado, durante sus viajes como presidente de la Asamblea Legislativa, fue acusado ayer en los tribunales de tres delitos penales.

Pero Reyes, prominente miembro del FMLN, solo será procesado en papel, ya que salió del país desde el 22 de noviembre pasado, según lo revelaron las autoridades, después que a finales de julio de 2019, la Corte Suprema de Justicia ordenó que se le abriera un juicio civil por presunto enriquecimiento ilícito, luego de que no lograra justificar poco más de $373,000 de su patrimonio.

Sin embargo, su esposa y 13 personas más fueron acusadas formalmente por la Fiscalía de integrar una red que presuntamente le ayudó a lavar dinero.

Diez de los imputados fueron detenidos y presentados el sábado ante  la autoridad judicial por los delitos de peculado, lavado de dinero y estafa agravada, de acuerdo con la acusación de la Fiscalía.

Junto a Reyes Morales también se encuentra prófugo su principal socio y exasesor en la Asamblea, Byron Larrazábal, con quien creó una sociedad para realizar los cuestionados negocios, así como su asistente Karla Recinos Ramírez, y el hermano del político, Earle Reyes Morales.

Reyes Morales fue uno de los principales representantes de la izquierda y hombre de confianza del fundador del  partido, Schafik Handal, para sus postulaciones como alcalde y presidente hace más de una década.

En enero de 2005, el FMLN lo nombró como vocero del partido mientras ejercía el cargo de diputado al Parlamento Centroamericano (Parlacen), sustituyendo a Jhon Nasser, que dejaba el puesto tras varios años.

Un año después, Reyes Morales era electo en las elecciones de diputados y alcaldes en marzo de 2006-2009. Ahí comenzaba su carrera como diputado en la Asamblea, ya que fue reelegido en el periodo 2009-2011. En este último tiempo fue vicepresidente de la junta directiva de la Asamblea Legislativa.

Pero fue el 1 de febrero de 2011, cuando asumió el cargo de presidente de la Asamblea, desde donde prometió austeridad, transparencia y corregir lo anómalo.

Pero su discurso quedó ahí, solo en una promesa, ya que la Fiscalía afirma que en ese tiempo como presidente, tuvo un aumento patrimonial importante que no pudo justificar ante la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia.

Un informe de esa instancia determinó que Reyes Morales tuvo ingresos injustificados por $373,183 en el período en la Asamblea Legislativa 2006-2015. Desde la presidencia de la Asamblea protagonizó varios hechos controvertidos, uno de los más sonados fue que junto con su partido y otros diputados de varias fracciones intentó destituir a cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional que emitían resoluciones incómodas al partido oficial de entonces, el FMLN, así como el poder político en general.

Contra decisiones de la Sala de lo Constitucional, Reyes juramentó públicamente a nuevos magistrados y presidente de la Corte, un hecho que fue invalidado y revertido por el mismo tribunal constitucional.

Sus negocios y viajes

De enero a octubre de 2014, el expresidente de la Asamblea viajó en nueve ocasiones a varios países de Europa, Sudamérica, México y Centroamérica, a un costo de $21,533.12 sólo en boletos aéreos pagados con fondos del Estado, esto sin contar sus giras más polémicas: a Palestina en julio en “misión de paz” y a Marruecos en diciembre de ese mismo año.

Pero la lista de países donde anduvo Reyes durante su gestión se extiende a Suiza, Reino Unido, Italia, España, Chile, Ecuador, Venezuela, Perú, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Estados Unidos, Canadá y media docena de países más. La Fiscalía dice que si la misión duraba 3 días, Reyes se autorizaba viáticos para 10 o más.

Un informe divulgado en 2014 por la Fundación para el Desarrollo (Funde) específica que en octubre de 2012, fue observador de las elecciones en Venezuela cuando ganó su último periodo como presidente Hugo Chávez. Fue a la Asamblea de la Unión Internacional de Partidos en Canadá y al final del mes aceptó la invitación a la conmemoración, en España, de la Constitución de Cádiz de 1812, según el informe.

En marzo del 2015 volvió a visitar Caracas pero al funeral de Hugo Chávez y fue a Nicaragua a la toma de posesión de los magistrados de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ).

En noviembre de 2014, extensos reportajes periodísticos de La Prensa Gráfica revelaron que Reyes realizó la compra al contado de cinco terrenos del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA) a un costo de $440,501. en el municipio de Nuevo Cuscatlán, a la empresa Terrenos e Inversiones (Terrein) S.A. de CV., cuyos accionistas eran Reyes y su asesor Byron Larrazábal.

Larrazábal también ganó un contrato para la construcción de un nuevo edificio de la Asamblea Legislativa que se construyó en la Villa Dueñas, precisamente en un terreno que también le compró al IPSFA a un precio de $4.8 millones.

Otras sociedades comerciales que aparecían ligadas a Byron Larrazábal, de acuerdo con los documentos del CNR, son: L&M Asociados S.A. de C.V., Ecoplastic S.A. de C.V. y la sociedad inscrita con el nombre de Byron Enrique Larrazábal Arévalo S.A. de C.V.
Diferentes sectores del país se pronunciaron en su momento contra los contratos de Reyes junto a Larrazábal, su socio y su asesor en la Asamblea.

Pero también hubo otros hechos por los que ambos exfuncionarios fueron denunciados en el Tribunal de Ética Gubernamental: promover un decreto legislativo del que se benefició la esposa de su socio (ahora imputada) y el entonces asesor legislativo; la compra de terrenos estatales a bajo precio, la compra de regalos y gasto oneroso en la fiesta con fondos públicos y contrato de Larrazábal.

Sin embargo, el entonces presidente del TEG, Marcel Orestes Posada, justificó que Reyes “actuó con apego a la legalidad”, según los reportes periodísticos de aquel momento.

No solo él respaldó a Reyes. También el exministro de la Defensa, David Munguía Payés, justificó públicamente la legalidad de la venta de los terrenos del IPSFA en diciembre de 2014 y se hizo acompañar de los comandantes de brigadas y de algunos destacamentos.

Munguía repitió en esa ocasión lo que unas dos horas antes había afirmado el entonces secretario de Transparencia y Anticorrupción, Marco Rodríguez, al presentar el informe del caso en el que se deja libre de culpa al IPSFA y a Reyes en la compra-venta de terrenos en Nuevo Cuscatlán. Pero para el Ministerio Público, no fue así, por eso extendió la acusación a tres empleados de esa institución.

El proceso contra Reyes y la estructura inició ayer en los tribunales, donde un juez recibió la acusación formal para celebrar la audiencia inicial este lunes y se tramita que Reyes sea incluido en la lista de los más buscados por la Policía Internacional (Interpol).

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad