La Fiscalía acusa a Sigfrido Reyes y a su esposa de haber lavado $1.4 millones

Ente fiscal asegura que expresidente de la Asamblea Legislativa y su cónyuge blanquearon ese dinero con transferencias bancarias, depósitos a plazos y compra venta de inmuebles.

El expresidente de la Asamblea Legislativa y de PROESA, Sigfrido Reyes, quien es prófugo de la justicia, habría lavado $781,844 a través de cuentas bancarias y de la compra venta de inmuebles, según la Fiscalía. Foto EDH /Archivo

Por David Marroquín

Feb 20, 2020- 22:15

El expresidente de la Asamblea Legislativa y expresidente del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador, Sigfrido Reyes Morales, y su esposa Susy Rodríguez Hernández, habrían lavado $1,451,220 a través del sistema financiero y en la compra venta de inmuebles a través de sociedades “fantasma”, según la acusación fiscal en contra de ellos y doce personas más por lavado de dinero, peculado y estafa.

El informe de la Fiscalía presentado al Juzgado Segundo de Paz detalla que se pudo determinar que Reyes Morales, quien es prófugo de la justicia, tuvo un incremento patrimonial que no pudo justificar por $781,844 en el período de enero de 2006 a 2019.

Su esposa, Susy Guadalupe Rodríguez Hernández, tuvo un incremento patrimonial no justificado de $669,375 que se supone fue lavado en distintos rubros. El incremento patrimonial no justificado son los ingresos de dinero de origen desconocido o que no pueden ser justificados con documentación legal por una persona.

El ente fiscal señala en la acusación que “la multiplicidad de productos financieros (cuentas bancarias, depósitos a plazos, tarjetas de crédito) que Reyes contrató es una de las modalidades utilizadas por el expresidente de la Asamblea para lavar el dinero obtenido de manera ilícita a través de la excesiva cantidad de viáticos para las misiones oficiales en el Órgano Legislativo y en Proesa.

“En consecuencia, le resultó ser de utilidad estratégica, la localización e intervención del capital de origen ilícito en el momento de su colocación en las agencias bancarias o en actividades financieras y comerciales”, según la acusación fiscal.

Las investigaciones fiscales descubrieron que Reyes abrió seis cuentas de ahorro y una corriente entre el uno de enero de 2006 y uno de mayo de 2019 en las cuales se hicieron retiros por $2,001,194 y se hicieron depósitos por la suma de $1,957,122.

A lo anterior se le suma la apertura de ocho depósitos a plazos con un saldo total de $209,886.

 

Lo que llamó la atención de la Fiscalía eran las grandes cantidades de dinero que se depositaron en las cuentas bancarias de Reyes y para ello utilizaba a terceras personas que eran empleados de la Asamblea Legislativa y de Proesa.

Señala la Fiscalía que “el movimiento entre cuentas y personas para perder el rastro del origen del dinero, realizando las etapas de colocación, estratificación e integración de fondos, es decir, que el dinero obtenido producto del peculado y estafa al IPSFA, fue colocado en el financiero para poderlo “limpiar” y luego regresarlo a los bienes Sigfrido Reyes.

Esposa realizó 34 depósitos a plazo
En el caso de su esposa, Susi Rodríguez, se determinó que ella realizó 34 depósitos a plazo, con montos entre $1,000 a $50,000, que sumaron un total de $593,797.04, de los cuales, $91,704 eran de origen desconocido.

También abrió 14 cuentas de ahorro, de las cuales cinco fueron canceladas, dos cuentas corrientes, una tarjeta de crédito y un préstamo por $13,491.00

Dentro de los $91,704, se descubrió que $34,127 supuestamente provenían de la venta de acciones de un banco, según la declaración jurada de la imputada. Sin embargo, ella no presentó la documentación que respaldara esa situación y además es “incongruente la cantidad del depósito a plazo con el reparto de utilidades que realizaba la institución financiera en años anteriores”, según el ente fiscal.

Otro de los depósitos cuestionados, por $19,200, no tenía respaldo y lo disfrazaron como un préstamo, pero que no existe ningún documento que respaldara esa operación financiera.

Los análisis financieros hechos por técnicos de la Fiscalía con respecto a los 34 depósitos a plazos se determinó que algunos de los cuales fueron contratados con ingresos propios de la procesada y con dinero que se desconoce su origen.

Hay cuatro depósitos que se realizaron con dinero de Reyes Morales con un monto total de $69,877, según la Fiscalía.

“La señora Rodríguez Hernández efectuó mediante generosos e inusuales movimientos de dinero, efectuado a través de cheques, transferencias electrónicas y dinero en efectivo, así como la creación de depósitos a plazo, lo que se confirma con el informe de análisis financiero”, señala el ente fiscal.

Agrega que también Reyes libró cheques y le realizó transferencias de dinero a favor de su esposa, algunos de los fondos de origen desconocido. Consta en la acusación fiscal que Rodríguez Hernández le libró cheques y realizó transferencias a favor de Sigfrido Reyes; así como a socios y sociedades vinculadas a su esposo, sin existir justificación respecto a dichas transacciones.

“El patrón común en estas cuentas bancarias es el depósito y retiro de fondos en cantidades similares, lo que constituye uno de los patrones constitutivos de una de las etapas del lavado de dinero, como lo es la colocación y estratificación”, señala el ente fiscal.

Compra de nueve inmuebles por parte de Sigfrido Reyes
Entre el uno de enero 2006 y el 31 de mayo de 2019 adquirió nueve propiedades con un valor total de $346,000, aunque Reyes solo invirtió $222,833, es decir, que algunas de las propiedades fueron adquiridas en asocio con otras personas, entre ellas su amigo, Byron Larrazábal.

Estas propiedade están en Río Taquio de Chiltiupán, Eco residencial Las Violetas, finca El Carmen, Santa Tecla, La Palma de Chalatenango y condominio Los Ángeles El Carmen San Salvador.

“El señor Reyes Morales, adquirió inmuebles con dinero de origen desconocido, posteriormente las vendió, pero no ingresó ese dinero a ninguna de las cuentas bancarias que posee”, de acuerdo a la acusación fiscal.

Detalla que en el año 2013, Reyes incrementó la adquisición de inmuebles en el orden del 208.70 por ciento. Como pago por la inversión realizada en Eco residencial Las Violetas, el expresidente de la Asamblea recibió dos apartamentos. Además adquirió junto a Byron Enrique Larrazábal y Earle Rene Reyes, dos inmuebles que están localizados en la Finca el Carmen y el segundo en el Cantón el Gramal.

Además en el 2015 compró junto a su esposa, Susy Rodríguez Hernández, un condominio con dos apartamentos en Condominio Los Ángeles en San Salvador.

Además adquirió cinco propiedades vendidas por el Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA) a precios más bajos del mercado inmobiliario. Reyes y su socio, Byron Larrazábal, quien era el representante legal de la empresa Terrenos e Inversiones (Terrein S.A.), pagaron $440,501 por los inmuebles.

Sin embargo, la Corte de Cuentas determinó que la referida empresa tuvo que haber pagado $545,849 por los inmuebles, por lo que el IPSFA dejó de percibir $105,348 por la venta de los mismos.

El ente fiscal señala que el IPSFA fue estafado en esa operación, ya que la compraventa fue realizada por medio de engaño generado por empleados de IPSFA al Consejo Superior de dicho instituto. Por esa razón es que René Antonio Díaz Argueta, gerente general del IPSFA, es procesado por estafa en perjuicio de esa institución y por incumplimiento de deberes.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad