El Kiwi queda en libertad pero seguirá procesado

El defensor presentó ayer las constancias de las telefónicas que prueban que los celulares decomisados al Kiwi son de su propiedad.

El gremio de payasos junto a niños que entrenan en la escuela de fútbol, y sus madres, gritaban “queremos al Kiwi, queremos al Kiwi”. Foto EDH / yessica hompanera

Por Jaime López

Mar 06, 2020- 20:00

Minutos antes de la audiencia inicial, a la que no fue llevado, un grupo de payasos se concentró en las fueras del Centro Judicial Isidro Menéndez para exigir la libertad del Kiwi.

Queremos que liberen al Kiwi”, con megáfonos y carteles, los cómicos pedían al juez que liberara a su colega.

Timoteo León Zelada, conocido como el payaso Kiwi, enfrentará en libertad el proceso en su contra por el delito de receptacion, así lo decretó el Juzgado 5o. de Paz este 6 de marzo.

“Creemos en su inocencia y tenemos confianza en él, pedimos que le quiten esa mala imagen que se le creó con su captura; él ha sido parte de nuestro gremio desde 1998 y últimamente se dedica a vender recargas -telefónicas”, afirmó Miguel Morales, del Sindicato Salvadoreño de Payasos.

Al igual que los payasos, llegaron los niños y las madres de estos, a los que el Kiwi entrena en una escuela de fútbol en el centro de San Salvador.

El abogado que tomó su caso sin cobrarle dinero, afirmó que presentó al juez la certificación de tres compañías que prueban que los celulares y los $260 decomisados a la hora de su detención no eran del pago de extorsión a los vendedores ambulantes, como lo afirmó la Policía, sino propiedad del payaso.

El payaso Kiwis, Timoteo León Zelada, podrá seguir vendiendo recargas en el centro de San Salvador, porque el juez lo procesará como sospechoso de receptación pero en libertad. FOTO EDH/Archivo.

Agregó que el dinero que la Policía le confiscó era de la venta de recargas y que lo remesaría a las 6:00 de la tarde del lunes. “El no es un delincuente si no una persona trabajadora”, afirmó Morales.

El defensor Santos Ruiz afirmó, minutos antes de la audiencia, que con las mismas evidencias que Fiscalía presente defendería su inocencia, al igual que con las constancias emitidas por las telefónicas.

El abogado manifestó que en sus 55 años, el Kiwi no tiene historial delictivo en su contra; a pesar de que la Policía afirmó que lo había detenido por el delito de extorsión y que el dinero decomisado era del cobro de la “renta” a los vendedores informales.

Sin embargo, la Fiscalía no lo acusó de extorsión si no de receptación por la supuesta compra de celulares robados.

Curiosamente, la fiscal del caso tanto en la presentación de la acusación como en la audiencia inicial ha evadido dar declaraciones a los periodistas sobre el caso del payaso quien es aficionado del equipo Alianza.

El abogado reconoce la situación que vive el país, y que la Policía está llamada a combatir la extorsión. “La Policía dice que recibió una llamada y esta mal llamada ‘renta’ hay que combatirla, sin embargo, faltó más diligencia para establecer su participación, si había un ofendido que dijera que le acababa de entregar algún dinero”.

“Yo vendo recargas telefónicas. Lo hago desde hace 13 años. Soy payaso, lo hago vendiendo las recargas en el centro de San Salvador”, afirmó el Kiwi el miércoles cuando fue llevado a los juzgados.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad