Sujetos que robaron 23 computadoras en escuela de San José Guayabal cortaron los barrotes de la ventana para cometer el delito

En total, la suma de lo robado podría ascender a unos 20 mil dólares, dijo la directora.

Sandra Anzora, directora de la escuela. Fotos EDH / Jorge Beltrán

Por Jorge Beltrán Luna

Jul 18, 2019- 09:31

Sucedió entre la noche del domingo y la madrugada del lunes anterior. No hay certeza de la hora pero es un hecho que decenas de niños que asisten a clases al centro escolar del cantón Palacios, del municipio de San José Guayabal, se quedaron sin la mayoría de computadoras que hacía pocos meses les había entregado el Ministerio de Educación.

Tampoco eran computadoras Lempitas, como se informó inicialmente en algunas redes sociales. No. Los ladrones se llevaron 23 computadoras laptop, 21 de las cuales son de a marca Lenovo, que el centro escolar había recibido el pasado 29 de abril, de parte del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, según informó la directora de la escuela, Sandra Anzora.

De acuerdo con la maestra directora, el lunes cuando llegaron a la escuela se percataron de que una parte de los barrotes de hierro de una ventana habían sido cortados y al ingresar a la sala que funciona como bodega, se percataron que no estaban las 21 computadoras que eran utilizados por todos los alumnos para sus clases.

Además, también se robaron otras dos computadoras portátiles que utilizaban la directora y maestros para realizar su trabajo diario.

Pero además de las laptop, los delincuentes también se llevaron un retroproyector o cañón, dos micrófonos inalámbricos, una bocina y dos regletas. Todo eso estaba en la misma habitación donde se guardan los alimentos para los refrigerios escolares.

Extrañamente, en el mismo mueble donde estaban las 21 ordenadores en uso y dentro de su respectivo maletín, también había otras nueve computadoras, en sus respectivas cajas selladas, pero no se las llevaron. Tampoco se llevaron una licuadora.

Los hampones intentaron llevarse un televisor de 32 pulgadas pero, según la directora, lo dejaron porque por el tamaño no lo pudieron sacar por el hueco que hicieron en los barrotes.

Robaron una bolsa de dulces

Otro curiosidad en ese robo es que en el mismo lugar había dos bolsas de dulces que serían utilizados en una próxima celebración a los estudiantes, pero los ladrones se llevaron solo una y dejaron la otra.

De la oficina que ocupa la directora se robaron diez dólares y algunos documentos estaban en desorden, como si buscaran algo más, indicó Anzora.

A pesar de que había bastante azúcar en bolsas de cinco libras, varias cajas que contenían galones de aceite comestible y bebidas fortificadas, nada de eso se robaron.

El lunes mismo, las autoridades del centro escolar informaron sobre el robo a la Policía y llegó un equipo de investigadores a inspeccionar el lugar y a levantar huellas dactilares que podrían haber dejado los ladrones cuando retiraron los cristales de las ventanas.

De acuerdo con estimaciones de Sandra Anzora, la directora, la suma de todo lo robado podría acercarse a los 20 mil dólares.

Ya hay sospechosos

El alcalde de San José Guayabal, Mauricio Vilanova, se mostró indignado por el robo.

“Este robo no es para el Centro Escolar o el MINED; aquí se le ha robado a tantos niños y jóvenes la oportunidad de tener una mejor educación. Gracias a Dios ya cuento con alguna información para que se pueda recuperar lo robado y meter a la cárcel a los responsables, la cual mañana mismo trasladaré a los investigadores”, dijo el edil.

Debido al acercamiento del alcalde con la población, el funcionario dice que ya tiene indicios fuertes de quiénes podrían estar implicados en el saqueo de la escuela, aunque no quiso revelar más detalles para no entorpecer las pesquisas y echar a perder la posibilidad de recupera los equipos.

Hace diez años, según la directora escolar, esa misma escuela sufrió otro robo; los ladrones abrieron un boquete en el techo y se robaron alimentos escolares y un televisor.

La escuela solo cuenta con un cerco de alambre en algunos tramos, en otros simplemente no hay nada que impida entrar a los delincuentes, por lo que tanto padres de familia como el cuerpo docente hicieron un llamado a la Dirección de Infraestructura del Ministerio de Educación para que les puedan construir un muro perimetral que permita hacer más seguras las instalaciones y evitar más robos.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad