Putin cumple 20 años en el poder en pleno declive de su modelo

La economía de los rusos aprieta y los jóvenes están cansados de las confrontaciones con Occidente

Boris Yeltsin (der.), primer presidente democrático de Rusia, saluda a su sucesor Vladimir Putin en agosto de 1999Foto/AFP

Por Agencias

Ago 15, 2019- 20:10

El presidente ruso, Vladímir Putin, cumple hoy 20 años desde que llegara al poder de la mano del antiguo KGB, aniversario que coincide con un aumento del descontento popular, una imparable involución democrática y la erosión de su imagen como líder infalible.

Putin “podrá unir a quienes tendrán que renovar la Gran Rusia en el siglo XXI”, dijo por televisión Boris Yeltsin, primer presidente democrático de Rusia, al proponerlo en agosto de 1999 como sucesor.

En cuestión de días, un auténtico desconocido para la gran mayoría de los rusos y la comunidad internacional se convirtió, primero, en heredero del trono del Kremlin; una semana después, en primer ministro y, cuatro meses más tarde, en presidente de la Federación Rusa.

Muchos pensaban que no duraría mucho, pero se equivocaron. Putin logró afianzarse en el poder con una mezcla de imperialismo trasnochado, mano dura, fe religiosa y recetas autoritarias.

La Duma o congreso de los diputados le ratificó como jefe del Gobierno el 16 de agosto de 1999 y poco después el Ejército ruso dio el cañonazo de salida a la segunda guerra chechena, conflicto que disparó su popularidad y le granjeó la victoria en las elecciones presidenciales de marzo de 2000.

El sociólogo Lev Gudkov, director del Centro Levada, cree que la llegada al poder de Putin fue la consecuencia de un proceso “lógico” que comenzó con el cañoneo de la Casa Blanca, sede del Parlamento ruso, decisión de Yeltsin que él apoyó en su momento y que ahora reconoce fue un “grave error”.

“Los demócratas comenzaron a utilizar métodos no democráticos. Los reformadores se intentaron perpetuar en el poder apoyándose en viejas estructuras de tipo totalitario -Ejército y policía secreta- y se volvieron rehenes de ellas. Si juegas con el demonio, no esperes ganarle”, comenta Gudkov.

La reforma democrática pasó a un segundo plano y ahora la prioridad era retener el poder. Putin, para quien la lealtad es dogma, dio garantías a Yeltsin de que nunca sería objeto de persecución judicial y, de hecho, el primer decreto que firmó fue la inmunidad de su antecesor.

Dos décadas después algunos aún creen que el meteórico ascenso de Putin al poder fue resultado de una conspiración de las fuerzas vivas vinculadas con el KGB y que se oponían a las reformas democráticas en marcha en Rusia.

“La instrucción número uno, lograr el poder total, ha sido cumplida”, dijo Putin en una reunión de la plana mayor de los servicios secretos en el célebre edificio de Lubianka tras ser investido presidente.

Y es que en los años siguientes, con la inestimable ayuda de sus antiguos compañeros del KGB, Putin erigió una vertical de mando donde todo el poder emanaba del Kremlin con la excusa de poner orden en el caos postsoviético, acabar con la amenaza terrorista y poner cerco a los excesos de los oligarcas.

Veinte años después, Gudkov cree que el sistema creado por Putin está “anquilosado”, se encuentra en pleno proceso de degradación y no soportará ni una nueva crisis económica ni una drástica caída de los precios de los hidrocarburos.

“La indignación popular se centra en el primer ministro, Dmitri Medvédev, el Gobierno y la Duma, pero el régimen es tan personalista que Putin también comienza a sufrir la erosión de su figura”, dice.

Agotado ya el fervor patriótico que trajo consigo la anexión de Crimea (2014), la popularidad de Putin no deja de caer y en el último año ha aumentado en once puntos el porcentaje de rusos que no quiere que siga en el Kremlin.

Según el sociólogo, las actuales protestas opositoras, las mayores desde 2012, serían consecuencia del “descontento popular crónico” que se ha instalado en la sociedad rusa debido a que las nuevas generaciones no ven futuro en la Rusia de Putin y los rusos están hartos de la “confrontación” con Occidente.

El contrato social firmado entre Putin y los rusos -estabilidad y crecimiento a cambio del recorte de las libertades- expiró hace mucho, ya que los ingresos reales de la población se han desplomado y los rusos viven cada vez peor, pero Putin se niega a reformas.

Sea como sea, Gudkov no ve posible una revolución como la ucraniana, ya que considera que las ciudades pequeñas y el campo siguen imbuidos en la nostalgia soviética y son reacios a los cambios.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 3 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones