El secuestrador del empresario Cromeyer estuvo prófugo 19 años

Jorge Ignacio Portillo Salazar se encuentra detenido en Perú en espera de ser extraditado al país. Fiscalía tramita su extradición.

Jorge Ignacio Portillo Salazar fue detenido en el aeropuerto de Lima pues era requerido por la Interpol por secuestro. Foto Cortesía / Perú21

Por David Marroquín

Feb 28, 2020- 20:40

La Fiscalía General entregó a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) la petición de extradición de Jorge Ignacio Portillo Salazar, quien estuvo prófugo durante 19 años por el secuestro y asesinato del empresario Herbert Raúl Molina Cromeyer, ocurrido en agosto de 2000.

Portillo Salazar se encuentra detenido en una división de la Policía de Perú, en espera de ser extraditado a El Salvador para que enfrenta la justicia por el plagio y crimen de Molina Cromeyer.

Su arresto ocurrió a mediados de febrero cuando llegaba procedente de Estados Unidos al aeropuerto internacional Jorge Chávez, en Lima.

La detención del salvadoreño, a quien las autoridades peruanas lo identifican como ciudadano estadounidense, se produjo cuando pasaba el control migratorio en la terminal aérea peruana.

El jefe de Asuntos Legales Internacionales de Fiscalía, Jaime Cruz, explicó que El Salvador tiene 60 días para enviar la solicitud de extradición a las autoridades peruanas, de lo contrario se corre el riesgo de que el reclamado sea puesto en libertad.

En ese sentido, Cruz urgió a la CSJ que agilice el trámite de extradición para ser enviada al país sudamericano a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El salvadoreño era buscado por Interpol y la Policía salvadoreña desde 2001, después de que se confirmara que había participado en el secuestro y asesinato de Molina Cromeyer, en complicidad con otras personas.

Fuentes de la Fiscalía explicaron que el ente fiscal gestionó anteriormente la extradición de Portillo Salazar a las autoridades estadounidenses, a través de la Corte Suprema de Justicia, pero se le fue denegada porque le concedieron el asilo político en ese país.

Medios peruanos como el periódico digital Perú21, señalan al salvadoreño como un ex miembro de la guerrilla salvadoreña, solo que la identifican con las siglas EFLN.

También señala ese medio que Portillo Salazar guarda prisión en las bartolinas de la División de la Policía de Requisitorias, en espera de ser extraditado a El Salvador, previa coordinación con las autoridades salvadoreñas.

Molina Cromeyer fue secuestrado el 16 de agosto de 2000 por un grupo armado con fusiles que lo interceptó en el paso a desnivel del bulevar Venezuela, en el barrio Candelaria de San Salvador. El 2 de septiembre de 2000, su familia pagó 350,000 colones por su liberación, pero sus secuestradores no lo liberaron.

El cadáver de Molina Cromeyer fue encontrado enterrado el 2 de marzo de 2001 en la hacienda Montepeque de Suchitoto, Cuscatlán. En esa ocasión fue enterrado como desconocido en el cementerio de San Vicente.

En mayo de ese mismo año, la Fiscalía reveló que el cadáver localizado en marzo pertenecía a Molina Cromeyer. Se pudo comprobar que las piezas dentales del cuerpo coincidían con las del empresario.

El hallazgo del cuerpo del empresario se pudo lograr con la declaración de un testigo criteriado (con beneficios penales) que se separó de la organización criminal que lo secuestró. En el sitio hallaron un tarjetero con el nombre de la víctima, una billetera, un trozo de tela de camisa, un maletín negro, un NIT y restos de cabellos.

El Juzgado Segundo de Sentencia de San Salvador condenó a Matilde Quezada Ponce, Carlos Gavidia Ventura y Dionisio Contreras; mientras que el Cuarto de Sentencia a Sergio Antonio Lucero Alas y a Jesús René Cerna Ayala.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad