Gobierno rompió el buen clima de negocios con el 9F, dicen analistas

Las actitudes de confrontación oscurecieron el buen clima de inversiones que generó al inicio de su gestión el presidente Bukele, dicen economistas. Gremiales resienten el poco apoyo.

La falta de un plan económico claro, actitudes confrontativas y abandono de sectores clave como la pequeña empresa y el agro, son algunas de las críticas al Ejecutivo. Foto EDH / Archivo.

Por Guadalupe Hernández

Jun 03, 2020- 06:50

El análisis crítico de los aciertos y desaciertos económicos del actual gobierno se dificulta porque no existe un plan que permita trazar las métricas, sostiene un documento elaborado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) .

El documento añade que en los primeros meses de la actual gestión, los empresarios manifestaron tener una percepción de un clima de inversión más favorable en comparación con el Gobierno anterior.

Sin embargo, todo se vino abajo cuando ocurrió la militarización de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero pasado. A eso se sumó los abusos de poder en el manejo de la crisis de la COVID-19.

TAMBIÉN: Bukele: Un año de mucho pleito y poco liderazgo político

Para Fusades, son dos hechos que inducen una erosión democrática y también crean un deterioro en la imagen del país que puede causar un efecto negativo en los inversionistas extranjeros.

El analista económico Luis Membreño, coincide en que el presidente Bukele, comenzó haciendo “bien las cosas”. “Había buenas expectativas, y tuvo una buena relación con el sector privado, eso generó confianza y fue reflejado en un mayor nivel de inversión al que había antes”,afirmó.

“Con el 9F se empezó a deteriorar la confianza, el presidente había demostrado que tenía la intención de respetar el sistema democrático y la institucionalidad del país”

Luis Membreño, analista económico

Además en el gobierno de Bukele se resolvió una serie de trabas burocráticas que existían en el sector de la construcción, como los permisos de factibilidad que dieron paso a proyectos que se habían mantenido estancados.

Membreño concuerda con Fusades, cuando afirma que el panorama cambió el 9 de febrero cuando el mandatario comenzó a tener actitudes dictatoriales y de enfrentamiento con la Asamblea Legislativa y la Sala de lo Constitucional.

Bajo el mismo enfoque, un balance del primer año de Bukele, realizado por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), sostiene que la gestión está caracterizada por la “carencia de un plan” y tampoco existe un plan anticrisis.

El economista sénior del ICEFI, Ricardo Castañeda, destacó que en 2019 la economía de El Salvador cerró con un 2.3 %, sin embargo este año será el más afectado (por la pandemia) de Centroamérica, con una caída hasta de un 6 %. En su opinión, será la mayor caída de la era democrática, la cual podría provocar la pérdida de 220,000 empleos y que 800,000 personas entren en pobreza.

A esto se suma, que este año arrancó con una deuda pública en relación al PIB que rondaba el 70% y se estima que podría llegar a casi un 90% si se colocan todos los préstamos solicitados por el Ejecutivo, más de 3,000 millones.

“Estamos ante la tormenta perfecta, porque además las remesas están cayendo y las exportaciones también, y son malas noticias porque somos una economía dolarizada”.

Ricardo Castañeda, economista del ICEFI.

Pequeños negocios resienten poco apoyo
Representante de gremiales de pequeñas empresas también resienten el poco apoyo que el Gobierno les ha brindado.

Guillermo Guidos, presidente de la Unión Mipyme, considera que las acciones del gobierno hacia dicho sector han sido casi nulas, sobre todo durante la crisis que ha provocado la pandemia por la COVID-19.

ADEMÁS: Lo bueno, lo malo y lo feo del primer año de gobierno de Nayib Bukele 

“El gobierno prometió ayuda para el sector y hasta el momento no hemos visto nada, y ya llevamos más de dos años y medio sin poder trabajar.Por eso creo que no podemos poner nuestras esperanzas en el Ejecutivo. Tenemos que seguir ingeniándonos para salir adelante y resolver solos nuestros problemas”, dijo Guidos.

Según datos de la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE) se calcula que en El salvador hay poco más de 3,000 pequeñas y medianas empresas. Siete de cada diez negocios que operan en El Salvador se encuentran dentro de este bloque.

Estas generan unos 350,000 empleos, de acuerdo a datos de la Cámara de Comercio. El representante de Union Mypime insiste en que urgen de mayor apoyo del Ejecutivo ya que son clave para sostener la economía del país.

TAMBIÉN: Asamblea condena la toma militarizada de la institución y exige a Bukele desistir de amenazas

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad