Los parques mejoran cuando los vecinos se organizan

La alcaldía capitalina explicó que el personal de limpieza y ornato es rotativo y que la seguridad le compete al gobierno central.

Parque Centroamérica, es el undécimo parque más grande de San Salvador con 11,527 metros cuadrados. Foto EDH / Lissette Monterrosa

Por Lilian Martínez

Mar 02, 2020- 22:40

Los parques mejor cuidados y con mejor ambiente en San Salvador son aquellos donde los vecinos, organizados o no, se involucran en la limpieza y el mantenimiento del parque. Eso es evidente, por ejemplo, en el complejo deportivo de la colonia Miramonte.

Este espacio cercano a la parroquia San Óscar Arnulfo Romero (otrora La Resurrección) cuenta con casa comunal, juegos para niños y canchas de básquet, tenis y fútbol.

Los vecinos se sienten seguros al visitarlo. Ahí, en una gradería de cemento frente a la cancha, un grupo de padres de familia observa a sus hijos jugar fútbol. Entre los juegos para niños y la cancha de básquet, dos mujeres con el cabello entrecano dejan que dos niñas, quizá sus nietas, corran y jueguen mientras ellas hablan tranquilamente sentadas en una banca. Dicen que el parque es administrado por una directiva y que la alcaldía no tiene nada que ver ahí. Pero en este punto se equivocan.

Al ser cuestionado sobre si este y otros parques son privados, el director de Desarrollo Municipal de la alcaldía, Juan Carlos Montes, explicó: “Hay una administración que es parte de la organización ciudadana, en el caso de la Miramonte, como cientos de casos más, los vecinos se organizan, conforman una junta directiva, legalmente constituida con la alcaldía y ellos ya tienen ciertos beneficios, como junta directiva legalmente constituida, y uno de ellos es poder coadministrar los espacios públicos en su propio beneficio”.

De esta forma la directiva de vecinos se involucra en el mantenimiento, sostenimiento y cuido, y tiene una comunicación más fluida con la alcaldía. “Ellos mismos si ven a alguien externo que llega a dañar algo, ellos mismos se encargan de frenar, de arreglar, eso es parte del fortalecimiento ciudadano que se logra a través de esta penetración de las juntas directivas de los diferentes sectores poblacionales del municipio”, aseguró Montes.

En el parque El Roble la grama está seca. Aquí no hay una junta, pero sí vecinos y visitantes interesados en cuidar el parque. De lunes a viernes, entre 8:00 y 8:30 de la mañana, Elsy Galeas de Perla y Carlos Milceades Perla llegan con aproximadamente 12 galones de agua para regar los arbustos y arbolitos que, con dificultad, crecen en el parque. A veces, la pareja llega junto a su nieto de dos años, quien con una pichinga casi vacía imita a sus abuelos y riega algunos arbolitos. Despúes de regar el parque, los Perla caminan durante una hora y luego desayunan.

Una pareja de esposos cuida de las instalaciones de el Parque El Roble de San Salvador.

Como ellos, otros vecinos llegan al parque a caminar y, de paso, a regar. La alcaldía, asegura, no lo hace. Reconocen que el cuidado de los parques no solo compete a la municipalidad y lamentan que no todos piensen así y que, incluso, tiren la basura fuera de los basureros y hasta hayan llegado a tirar ropa y una colchoneta.

¿Por qué hay basura en los parques?

Si los capitalinos no se interesan por mantener limpios sus parques, por regar los arbustos y por recoger el excremento de sus mascotas, deben saber que la alcaldía de San Salvador no tiene personal suficiente para hacerlo todos.

Montes explicó que la poda, chapoda, limpieza y barrido no solo se hace en parques y zonas verdes, sino también en arriates, cunetas, aceras, pasajes, residenciales y comunidades. El personal no da abasto para hacerlo todos los días. Así que estas labores son coordinadas y planificadas desde cada uno de los seis distritos y desde las unidades descentralizadas de la alcaldía. Cada semana, distintas cuadrillas recogen la basura, riegan y podan de acuerdo a un plan de visitas rotativo.

¿Y la seguridad?

Si usted ve personas consumiendo bebidas alcohólicas o distribuyendo droga, como aseguran los vecinos que ocurre en el parque San José cerca del colegio Cristóbal Colón, no llame al CAM, llame a la PNC.

Al respecto, el director de Desarrollo Municipal de la alcaldía de San Salvador recordó: “La seguridad es un tema del gobierno central y no de los gobiernos locales. Claro, los gobiernos locales trabajan el tema de seguridad desde la prevención de la violencia. No atacan el crimen, sino que previenen el crimen”.

El CAM, añadió Montes, no puede esposar a un delincuente ni a un vecino, pues sus agentes “son más una figura conciliadora que represiva”. Si, por ejemplo, encuentran a una persona delinquiendo en un parque, pueden detenerlo pero no esposarlo ni remitirlo: “Tienen que retenerlo en el lugar y esperar que la autoridad competente (la PNC) llegue”.

¿Qué más pueden hacer los usuarios para contribuir al mantenimiento y buen uso de los parques?, pregunta El Diario de Hoy. Montes responde: “Involucrarse. Yo creo que el gran deber del ciudadano justamente es ese. No solamente en el tema de parques. Sino, yo creo que el tema principal es la organización ciudadana. No sé usted, pero en mi caso donde vivo habrá unas 40 casas, pero yo si acaso conozco 3 o 4 vecinos. Eso es lo que nos pasa. Por el mismo sentir de inseguridad que teníamos, uno se aísla en su casa y ya no convive y parte de los proyectos del alcalde ha sido dinamizar la convivencia entre vecinos, a través del programa San Salvador Convive, y llevar diferentes actividades de sano esparcimiento, de convivencia a los centros poblacionales para que haya una mayor relación entre los mismos vecinos”.

Así, con mayor involucramiento de los vecinos, hay una mejor comunicación con la alcaldía, sostiene Montes.

Un ejemplo de ello, asegura, es el parque Cuscatlán: “El parque Cuscatlán ha sido un proyecto emblemático del alcalde que ha logrado involucrar no solo al gobierno local, sino que hemos tenido apoyo del gobierno central, apoyo de oenegés, una fundación y las cuatro, cinco comunidades que están alrededor del parque Cuscatlán están involucradas. Y esos son los proyectos que tienen éxito”.

Parque Mompegón, La avenida Monseñor Romero, adyacente, es usada como parqueo de autobuses. Los vecinos creen que por eso permanece sucia y maloliente. Foto EDH / Lissette Monterrosa

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad