Zona turística tiene siete años sin un puesto policial

Autoridades dicen que no tienen fondos para instalar un puesto y prefieren atacar a la delincuencia con “otra estrategia”. Puesto fue cerrado en 2103 tras el asesinato de un marero que era testigo. Los delincuentes se metieron al puesto policial.

San Salvador, 05 de abril de 2013 La subdelegaci—n del 911 de la PNC de Los Planes de Renderos donde asesinaron a un testigo criteriado fue cerrada, dejando sin seguridad la zona tur’stica. Foto Lissette Lemus

Por Milton Rodríguez

Mar 01, 2020- 05:30

Los Planes de Renderos, considerado la principal zona turística de la zona sur de San Salvador, no tiene un puesto policial desde hace siete años y, según las autoridades, no lo tendrá por mucho tiempo, según lo confirmaron a El Diario de Hoy los jefes policiales.

Esa debilidad en el tema de seguridad en la zona es, a juicio de los propietarios de negocios y pupuserías, la razón principal de la espiral de asaltos que se han cometido en los últimos años en la zona turística, situada a 10 kilómetros al sur de la capital de San Salvador.

En el lugar, el cual es reconocido como uno de los mejores sitios para degustar las pupusas, así también por sus parques y cafeterías, se benefició de una subdelegación del Sistema de Emergencias del 911 durante muchos años pero culminó la primera semana de abril de 2013.

En esa fecha, las autoridades de la Policía ordenaron que la subdelegación tenía que ser cerrada por cuestiones administrativas, sin embargo, fuentes policiales en aquella época, afirmaron que el cierre se debió al homicidio de un testigo con beneficios penales, a quien lo asesinaron semanas atrás en una de las habitaciones de la casa que funcionaba como bartolina.

Este rótulo evidencia el abandono en que está el puesto policial de Los Planes de Renderos. FOTO EDH/ARCHIVO.

La madrugada del 2 de marzo de 2013, un comando de pandilleros de la 18 ingresaron, a las 2:00 de la madrugada, al puesto policial y con ayuda de un policía que daba seguridad al testigo de clave “Jaguar”, le asestaron 28 disparos.

Otros policías que estaban asignados al puesto policial fueron sacados con engaños minutos antes simulando una emergencia; otros estaban dormidos.

La muerte del testigo Jaguar reveló la vulnerabilidad y penetración de los pandilleros en la corporación policial, ya que lograron comprar al policía Ronald Edenilson Mena Mena, quien fue condenado dos años después a 13 años de cárcel por la complicidad con los pandilleros.

Mena Mena se defendió y dijo que los pandilleros lo habían amenazado si no les colaboraba.

El puesto policial del Sistema del 911 funcionaba en la Quinta San Jorge, una casa con diseño antiguo, con chimenea, parqueo para varios vehículos y zona verde muy amplia. Hoy, funciona una pupusería.

El subcomisionado Oswaldo Portillo, jefe del departamento de Seguridad Pública de la Delegación Sur (San Marcos) y encargado de la seguridad de la zona, coincide en que la subdelegación fue cerrada por situaciones administrativas.

“El cierre del puesto policial fue por razón administrativa. Según la Ley Orgánica de la Policía, las subdelegaciones, delegaciones y puestos policiales deben estar en las cabeceras departamentales, entonces había un problemita digamos legal, y por cuestiones operativas y de conveniencia del local, la subdelegación se fue para Panchimalco, porque al ver el problema, lo tenemos en la zona rural y de hecho el esfuerzo se ha hecho ahí, hay una serie cantones y lugares donde hay bastante presencia de pandillas pero con el tiempo se ha disminuido ese problema”, argumentó el jefe policial.

Desde hace siete años, los vecinos advirtieron que la criminalidad en la zona iba aumentar, ya que quedaban desprotegidos en el tema de seguridad. Y así fue, el incremento de asaltos va en aumento, según lo constató un equipo de periodistas de este periódico.

“Con solo el hecho de que el puesto policial estuviera cerca de las viviendas servía como disuasivo para los delincuentes. Ahora que no hay nada y estamos a la intemperie en la seguridad, con una caseta nos conformamos, la presencia sería las 24 horas del día”, opinó un vecino de la zona.

En este lugar funcionaba el puesto policial de Los Planes de Renderos. FOTO EDH/ARCHIVO.

El subcomisionado Portillo agrega que por hoy no es viable un puesto policial o una unidad policial, ya que cree que no resolvería el problema, mejor le apuesta a una especie de ensayo que podría iniciar para junio, teniendo en cuenta que se pueda hacer una evaluación y rendición de cuentas para ver cómo funcionó.

“No sabemos hasta qué nivel han hecho una gestión para la instalación de un puesto, pero les damos una alternativa y les pedimos a la comunidad un periodo de confianza porque estamos haciendo un esfuerzo. Mantener un puesto en un lugar determinado es a veces más complicado para atender el problema delincuencial, porque en el puesto se tiene que pagar agua, luz, instalar computadoras, personal para estar pendiente del local. Si el propósito es disminuir la incidencia lo vamos a atender de manera más integral el problema”, concluyó el jefe policial.

Por ahora la seguridad es liderada por patrullas de la Policía de Turismo, quienes recorren la zona, sobre todos los fines de semana, y se encargan de agilizar el tráfico vehicular.

De ahí, el puesto policial de Panchimalco está a siete kilómetros del Mirador de Los Planes y a ocho de San Marcos. Además, en el parque Balboa, situado a un costado de la zona turística, funciona la Unidad Canina Policial, pero esta no tiene ninguna operatividad en temas de seguridad pública.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad