País debe atraer $1,500 millones en inversión para alcanzar a Centroamérica

Más infraestructura, capital humano preparado y capacidad de innovación son claves.

Según los analistas, El Salvador debe aprovechar sus bajos costos de energía y que tiene el segundo mejor aeropuerto de Centroamérica, después del de Tocumen en Panamá. Foto CORTESÍA / CEPA

Por Vanessa Linares

May 04, 2019- 06:00

La economía salvadoreña debe esforzarse para lograr que $1,500 millones de inversión extranjera lleguen cada año al país y así poder, al menos, alcanzar a sus pares de Centroamérica, aseguró este viernes el profesor del INCAE Business School, Niels Ketelhöhn.

El académico, que participó en el foro organizado entre INCAE y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) denominado “Retos y Oportunidades para la prosperidad en El Salvador”, explicó que la inversión no llega al país debido al bajo crecimiento económico.

La situación, dijo, es parte de un ciclo vicioso en el que sin crecimiento económico hay pocas oportunidades de empleo. Sin trabajo, cada vez más personas migran y, con familias fragmentadas y sin supervisión parental, los jóvenes son más tentados a involucrarse en actividades ilícitas y de violencia que a su vez provocan una imagen de país poco atractiva para los inversionistas.

El Banco Mundial ha destacado con anterioridad que en ocho de los últimos 13 años, el país ha sido el que menos crecimiento reportó. Además, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) reportó que El Salvador es el que atrae la menor cantidad de inversión extranjera en la región. De hecho, en uno de sus últimos reportes, el organismo internacional alertó que, incluso, El Salvador solo logró un tercio de lo que llegó a Honduras, el segundo con menor atracción de capital extranjero y por ahora parece que sus resultados solo estarán por encima de los de la convulsa Nicaragua.

Así, aunque atraer más y mejor inversión extranjera es un reto compartido de toda Centroamérica; para la nación cuscatleca, que en la última década ha estado a la zaga, significa toda una proeza.

Quizá le interese:

Proponen más incentivos para atraer inversión

Al fin de gestión analizan propuesta para diversificar incentivos y que abarquen más allá del ámbito fiscal.


Ketelhöhn insistió en que parte del problema salvadoreño es que se ha establecido una meta errónea, pues aunque $300 millones parecen bastante dinero, no son suficientes para dar un salto de calidad al desarrollo y la prosperidad.

“Para estar a la par de los países vecinos, la meta debería ser entre $1,000 y $1,500 millones. No para superar, para empezar a alcanzarlos. Si quieren dejar de perder o por lo menos mantenernos al mismo ritmo de nuestros vecinos deberíamos de crecer entre 1 y 1.5 mil millones al año; que significaría para el próximo gobierno unos $7,500 millones en cinco años”, apuntó el profesor de INCAE.

Esta no es la primera vez que se recomienda elevar la meta de atracción de inversión extranjera. A principios de 2017, Fusades sugirió buscar al menos $1,200 millones al año. Con eso, estimó la entidad en ese momento, la tasa de inversión significaría el 18 % respecto al Producto Interno Bruto (PIB), lo cual permitiría un crecimiento económico de más de 5% y posibilitaría generar unos 60,000 empleos formales cada año.

Durante su intervención en el evento de este viernes, Felipe Pérez, también profesor INCAE, señaló que para tener un país competitivo hacen falta apuestas claras en temas como el desarrollo de la agricultura, la salud y el medio ambiente, la educación, y el crecimiento económico con inclusividad. Asimismo, impulsar la profesionalización del poder judicial, tratar la migración y, sobre todo, trabajar en aminorar la inseguridad y criminalidad, el principal lastre hasta ahora.

Como las empresas extranjeras llegan a un país porque les es rentable, no por caridad; El Salvador, además de trabajar en las que hasta hoy han sido su Talón de Aquiles, necesita aprovechar sus ventajas respecto a sus vecinos centroamericanos y las naciones de donde proviene la inversión, coincidieron los representantes del INCAE.

Ketelhöhn señaló dos factores que pueden ayudar al país a destacarse: el bajo costo de la energía residencial, comercial e industrial; y el Aeropuerto Internacional como el segundo que más carga y pasajeros mueve en la región, después del de Tocumen en Panamá.

Lea también

El Salvador atrae solo un tercio de la inversión que logra Honduras

A nivel de Centroamérica, hasta el cierre de 2016, El Salvador siguió ubicándose en el último lugar del ranking regional.


Sin excusas para ser competitivo

El director del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (Clacds) de INCAE, Octavio Martínez, dijo por su parte que ni el tamaño del país ni lo limitado de sus recursos naturales deben ser obstáculos para que su economía sea competitiva y transite con éxito a la llamada cuarta revolución industrial.

Empero, todo esfuerzo requiere ser consiente de la importancia de apostarle a las que ahora son señaladas como debilidades. Por ejemplo, la institucionalidad, el desarrollo de la infraestructura digital y la adopción de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). De igual manera, las claves incluyen impulsar la capacidad de innovación y procurar la formación adecuada del capital humano , pues a su juicio ahora la gente está capacitada para actividades básicas y por tanto en riesgo latente de ser desplazadas por la tecnología.

“¿Cómo lograrlo? Con una agenda de nación con metas definidas, el trabajo colaborativo entre diferentes sectores y un seguimiento de la implementación para lograr mejoras continuas”, sostuvo Martínez.

En el evento, el director de Energía del Pacífico, Alejandro Alle, y la representante país de Walmart, Claudia de Ibáñez, coincidieron no solo en un panel de opinión sino en que el sector privado está dispuesto a seguir invirtiendo por ello reiteraron la petición expresa de mejorar la logística para facilitar los negocios en el país.

“Ni el tamaño del país ni lo limitado de sus recursos naturales deben ser obstáculos para ser competitivo (...) hay que trabajar en la institucionalidad, talento humano, adopción de TIC e innovación”.

Octavio Martínez, Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible

La titular de la cadena de supermercados, que también representa a la Cámara Americana de Comercio (Amcham), recordó que una de las propuestas de la gremial, por ejemplo, era obtener los trámites en línea y con ello reducir en un 70 % los tiempos de espera para los proyectos de inversión.

El rector de INCAE, Enrique Bolaños consideró que al faltar menos de un mes para el inicio de la nueva administración ejecutiva y estar a las puertas de la celebración del bicentenario de independencia de Centroamérica, “este es el momento oportuno” para que El Salvador analice y evalúe sus oportunidades de mejora.

“Este es el momento oportuno para que pensemos en qué es lo que hemos hecho bien, qué es lo que necesitamos mejorar y cómo cambiar para tener un mejor futuro, porque les garantizo que haciendo lo que siempre hemos hecho nos dará el mismo resultado”. reflexionó Bolaños.

Foto EDH/ Archivo

Recomiendan crear estrategia de atracción de inversiones y “desarmar” CEPA

Los académicos del INCAE recomendaron al nuevo gobierno salvadoreño que trabaje en una estrategia de atracción de inversiones y haga algunos cambios en la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) para hacerla más eficiente.

El plan para ser atractivo para los inversionistas debe incluir apuestas específicas como la búsqueda de industrias que sea intensas en mano de obra, en energía, y productos de alta densidad de valor (vender cosas pequeñas y valiosas). También sugirieron cuidar a los inversionistas que ya llegaron al país y fortalecer las instituciones y el clima de confianza para incentivar los negocios.

Por otro lado, para que el Aeropuerto Internacional logre brillar y destacar aún más, Ketelhöhn sugirió que no se le incluya en la misma entidad que el ineficiente Puerto de La Unión. Según el representante, las utilidades de CEPA son de apenas $3 millones porque aunque el Aeropuerto y el puerto de Acajutla reporten ganancias, las pérdidas ocasionadas por el puerto de La Unión son mayores.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad