Profesores alertan de alta deserción escolar y de promoción automática de alumnos

Los profesores se han visto obligados a extender tiempos para entrega de tareas, para que no se desmotiven. Aseguran que el Ministerio de Educación ha ordenado no aplazar estudiantes entre 1o. y 3er. grados

Gracias a su interés y estudio constante Karla asegura que ya puede hacer cuatro tipos de soldadura: TIG, MIG, eléctrica, la MAG esta en proceso de perfeccionarla. Foto EDH/ David Martínez

Por Susana Joma

Ago 28, 2020- 22:05

Durante los últimos cinco meses, marcados por la pandemia del coronavirus, muchos docentes están preocupados y hacen malabares para lograr que sus alumnos lleguen al final del curso, dados los problemas económicos y acceso a la tecnología que estos y sus familias enfrentan.

Cristian Lovos, docente que atiende primer grado así como las asignaturas de ciencias con alumnos del tercer ciclo del Centro Escolar Elisa Carrillo de Mendoza, de Panchimalco, San Salvador, comentó que en las últimas semanas tanto él como sus colegas han visto disminuir el número de alumnos que atienden sus estudios.

Según detalló, el centro educativo en donde labora está limítrofe con Rosario de Mora y generalmente los residentes se dedican a la agricultura, albañilería o tareas domésticas.

→ Clases presenciales se mantendrán suspendidas durante el resto del año

“Debido a la pandemia, esta gente no ha trabajado. Al inicio de la pandemia sí tuvimos buena aceptación con los cipotes vía internet, pero a medida fue avanzando la cuarentena ya no pudimos comunicarnos con los jóvenes. A estas alturas, de un promedio de veinte cipotes que tiene cada aula, estamos con cuatro, con cinco que van al día. Los demás llevan un cierto retraso”, explicó.

Para atender a los alumnos de tercer ciclo, el profesor Cristian usa la plataforma Google Classroom, mientras que para mandar las guías a los padres de los niños de primer grado echa mano de la aplicación WhatsApp.

Sin embargo, sostiene que la situación es compleja con los mayores, porque ante la falta de dinero tampoco pueden disponer de conexión a internet todo el tiempo.

En el caso de los pequeños, los padres de familia, que suelen salir a trabajar desde las 5:00 a.m. y regresar hasta las 7:00 p.m., no siguen las indicaciones.

De 28 alumnos que tiene en primer grado, estima que solamente unos cinco a siete son constantes y están trabajando.

→  “Preocupa, hay más riesgo”. Docentes con dolencias crónicas temen contagio tras regreso a clases

Sostiene que sus compañeros maestros que enseñan en kínder son los que en este momento están todavía más complicados.

Al consultar al docente sobre cómo harán en ese caso para calificar a los alumnos y promoverlos, advirtió que “estamos siendo bastante flexibles en ese sentido, porque ya tenemos alguna experiencia de que cuando el padre de familia se siente agobiado, la solución de ellos es decir ‘ya no lo voy a mandar profesor’ ”.
Ante el hecho de que la ministra de Educación, Carla Hananía de Varela, ha afirmado en varias ocasiones a través de redes sociales que no se promoverá de grado a los alumnos de forma automática, el educador detalló que a raíz de eso ellos están siendo flexibles en cuanto el tiempo de presentación de las tareas, diciéndoles que los van a esperar:

“Ahí los vamos chineando, porque no nos conviene que los alumnos se retiren”, comentó.

Para este año, el calendario oficial del Ministerio de Educación (MINED) marcó el 13 de noviembre como fecha de finalización de clases con los escolares.

La preocupación de los profesores va en dos sentidos: la primera es que los alumnos no aprenderán lo que corresponde a su nivel y quedarán rezagados; y la segunda, que en la medida que las matrículas de sus escuelas bajen también se verá reducido el ya poco presupuesto que el gobierno les asigna.

→ Hermanas en busca de señal en medio del cerro de Ahuachapán

Para el Centro Escolar Elisa Carrillo sería un duro golpe que su matrícula se reduzca, dado que tiene múltiples necesidades que no ha podido cubrir con lo que hasta ahora les asignan, entre ellas la de construir un muro perimetral y disponer de acceso a agua potable.

El educador externó que, en su caso, cuando va a la escuela para colaborar en las tareas de distribución de los alimentos que les dona una organización internacional, trata de ayudar a sus estudiantes.

“Lo que yo hago es ofrecerle a los alumnos mi internet (Wifi), para que ellos lleguen a la escuela, se conecten, bajen las guías o la suban como sea, si es que les toca entregar. Esto es a manera de motivarlos y apoyarlos, a no solo tirarles la pedrada de ‘ahí vean ustedes cómo hacen para conectarse’, porque si es así ya no vemos a esos cipotes”, citó.

El docente reconoció que el aprendizaje que están teniendo los alumnos no es igual como cuando se da enseñanza presencial, lo cual para él necesariamente significa que tendrán un aprendizaje deficiente, y que aprenderán acorde a las posibilidades económicas que ellos tengan.

“Nosotros tenemos excelentes alumnos pero sus papás, debido a sus trabajos, que son albañiles o se dedican a la ganadería, se han quedado rezagados, porque ahí es el factor económico el que está liderando ese aprendizaje prácticamente”, ilustró.

Aprendizaje irregular

Juana Silvia Flores, otra educadora que fue consultada sobre cómo enfrenta la situación con sus alumnos, también confirmó que hoy en día no todos los estudiantes están cumpliendo con las tareas.
La maestra, quien labora en una escuela del área rural del volcán de San Salvador, señaló que al principio, a excepción de los padres que no tienen teléfono inteligente, la mayoría enviaba las tareas.

Paz Zetino Gutiérrez, secretario general de la gremial Bases Magisteriales y también subdirector del Complejo Educativo Walter Soundy, de Santa Tecla, expresó que pese a la situación que viven docentes, alumnos y padres sería subjetivo hablar de deserción, pero advirtió que los reportes que le han dado varios profesores indican que tras el alargamiento de la cuarentena los alumnos han caído en una especie de rutina y aburrimiento.

“Yo hablaba con la gente de una institución educativa y me decían: nosotros tenemos ya casi un 40 % de estudiantes que no responden, que ya no nos envían trabajos. Entonces los maestros lo que han hecho es flexibilizar”, externó.

→ VIDEO: Ceci, la profesora que viaja en cuatrimoto para entregar y revisar tareas de sus estudiantes en Armenia

Zetino Gutiérrez detalló que hay maestros que incluso hacen lo posible por dejar las tareas lo más sencillas que se puede para que los escolares continúen, esto porque según han notado los alumnos tendieron a acomodarse más luego de que la ministra Hananía de Varela anunció que la educación iba proseguir a distancia, virtual o con plataformas como radio y TV.

Afirmó que es una situación que ocurre en todos los niveles, desde kinder hasta bachillerato, en un panorama complicado, porque  faltan prácticamente tres meses para terminar el año lectivo y si los alumnos con los padres de familia no están respondiendo, consideró que va a ser un trimestre perdido, al sumar todas las falencias que han tenido este año.

El educador sostiene también que el problema de desatención se marcó cuando los papás empezaron a salir a trabajar en la primera fase de apertura económica, pues entonces los niños y jóvenes quedaron solos, sin guía, sin acceso a tecnología para poder investigar y hacer tareas, porque en muchos hogares no tienen más recurso tecnológico que un teléfono del padre o de la madre que sale a trabajar y llega por la noche.

De acuerdo a lo externado por el dirigente gremial, en este contexto “lo que vamos a tener es una tragedia académica”, en donde el mayor impacto recaerá en los niños de los primeros grados de estudio con los cuales se trabaja algo clave, como es la lectoescritura y los cálculos matemáticos básicos.

Pese a los esfuerzos que hacen muchos docentes, incluso aquellos que bajo riesgo de contagio optan por ir a las casas de los alumnos a dejar guías de trabajo, Zetino Gutiérrez sostuvo que llenar vacíos en los primeros grados implicará a los maestros del siguiente curso, el 2021, hacer esfuerzos extremos para nivelarlos una vez se vuelva a la educación presencial.

En cuanto a la promoción de los escolares el profesor Paz Zetino Gutiérrez, señaló que si bien la ministra de Educación ha dicho que no habrá progreso automático hacia el siguiente nivel por cada estudiante, “lo que se está diciendo a los profesores es que la nota mínima es de cinco, lo cual quiere decir que un niño que no alcance cinco tiene que ponérselo y eso tiene nombre, eso es promover automáticamente”.

Y es que, según Gutiérrez, desde hace mucho tiempo el MINED emitió un reglamento que no permite aplazar a los estudiantes, por lo menos los que son atendidos entre  primer y tercer grado de Educación Básica; así que al alumno que tiene problemas se le debe someter a una batería de refuerzo en periodo extraordinario.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones