Estado recaudó $121 millones extra en 2019 pero los gastos son más

Los ingresos tributarios de 2019 tuvieron un incremento de $121.5 millones comparados con lo recolectado el año anterior. La erradicación de cobro por operaciones financieras fue uno de los rubros que presentó bajas en los ingresos para el Gobierno.

Foto EDH / Archivo

Por Magdalena Reyes

Ene 28, 2020- 05:45

En 2019, las arcas del Estado recibieron un incremento del 2.4 % de ingresos provenientes de los impuestos y contribuciones especiales que pagan los salvadoreños, comparado con la recaudación de 2018, revelan los datos oficiales del Ministerio de Hacienda, a diciembre pasado.

Pero estos ingresos son insuficientes para los gastos que requiere el aparato del Estado, afirman economistas consultados.

A pesar de que el año pasado se registró un alza de $121.5 millones, para el economista Rigoberto Monge, esto aún es muy poco para los gastos estatales.

“Realmente los ingresos tributarios y fiscales del Gobierno, aún cuando fuese una tasa de crecimiento mayor que la que efectivamente está reportando el Ministerio de Hacienda, normalmente son insuficientes para atender los gastos públicos”, afirma Monge.

Sin embargo, como economista Monge esperaría que el incremento de los fondos tributarios se destinen al pago de los gastos corrientes del Gobierno, como pago de salarios y pago de intereses de la deuda pública.

“El manejo de la política fiscal constituye uno de los enfoques prioritarios acerca del desempeño de la economía, porque en la medida que no seamos razonables, entonces las perspectivas de endeudamiento público van a estar apareciendo con mayor frecuencia”, destaca Monge.

El también economista Romel Rodríguez coincide con que a pesar del incremento en la recaudación ésta aún es baja para las necesidades globales de todo el aparato estatal.
Destaca además que aunque se dio un leve crecimiento éste no alcanzó la meta del prepuesto votado para 2019.

Según los datos de Hacienda, el Presupuesto votado para 2019 fue de $5,169.9 millones y la recaudación alcanzó los $5,146.2 millones, es decir $23.7 millones menos de lo proyectado.

“Usualmente, e independientemente de quién esté en el Gobierno hace algarabía de que mejoró la recaudación con respecto al año anterior, pero realmente cuando uno tiene que ver el financiamiento es respecto al presupuesto que se aprobó y si realmente se logró cubrir esa brecha, y si no se logró cubrir se tuvo que recurrir a Letes (Letras del Tesoro, un financiamiento a corto plazo para el Gobierno)”, concluyó Rodríguez.

Recaudación
El comportamiento de la recaudación tributaria durante 2019 sorprende a los economistas, pues destacan que el país viene de enfrentar una economía estancada o, hasta cierto punto, contraída.

“En realidad, en el año 2019 en lo que son los ingresos tributarios esperábamos una tasa de crecimiento no muy alta, especialmente si recordamos que en buena parte de 2018 hubo unas facilidades tributarias que otorgó el Gobierno y, a partir de eso, el Gobierno tuvo incrementos bastante importantes”, analiza Monge.

La partida de impuestos selectivos al consumo, es decir a la cerveza, cigarros, armas, entre otras, fue una de las que tuvo la tasa de crecimiento más alta con un alza anual de $14.3 millones, es decir 8 % más que en 2018.

“En cuanto al consumo, en el 2019, el consumo de las familias tuvo una tasa de crecimiento moderada, eso también se refleja en aquellos impuestos relacionados con al consumo de los hogares”, agrega Monge, quien dice que son gastos relacionados al consumo que se hace en fin de año, ya sea por ingresos extra o por el aguinaldo recibido.

En cuanto al alza de la declaración del IVA, Rodríguez considera que también está amarrado a la dinámica del consumo, que es uno de los que marca el ritmo de la economía.

Las contribuciones especiales, donde está la Contribución Especial para la Seguridad (CESC) que se carga tanto a la telefonía como a grandes contribuyentes, sumadas ambas incrementaron $10.7 millones. En esta partida también están los impuestos al impulso del turismo y al Fovial, que todos en conjunto alcanzaron un incremento de $16.2 millones.

Mientras que los que sufrieron las caída más estrepitosas fueron los impuestos a operaciones financieras, donde hubo $80.8 millones menos de ingresos. En este rubro se refleja los gravámenes al cheque y a las transferencias electrónicas.

Cabe recordar que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró inconstitucional el decreto mediante el cual se creaba el impuesto del 0.25 % a las operaciones financieras de $1,000 en adelante.

La medida fue ordenada en junio 2018 y entró en vigor en enero 2019, lo que incidiría en la caída de esos ingresos. El tributo se dejó de cobrar por transferencias entre cuentas o pagos por cheque.

Otro de los rubros en los que cayó la recaudación es el de contribuciones no tributarias, como el pago de Documentos Únicos de Identidad (DUI), donde hubo $7.6 millones menos de ingresos.

La partida que incluye ingresos financieros; tasas y derechos; venta de bienes y servicios; y transferencias corrientes también presentó una reducción de $22 millones.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad