México inicia plan de beneficio para agricultores y jóvenes en El Salvador

Se trata de dos programas pactados por los presidentes de México y El Salvador en junio. Se han registrado unos 600 beneficiarios, de un total de 20,000 que se pretende apoyar con sembradíos y empleo en El Salvador.

Laura Carillo, directora ejecutiva de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID). FOTOS EDH Cortesía Embajada de México

Por Luis Andrés Marroquín

Nov 21, 2019- 20:40

La histórica rivalidad entre El Salvador y México cuando se enfrentan sus selecciones de fútbol parece que no se saldrá de la cancha, porque en el ámbito de cooperación internacional ambos gobiernos han comenzado ya a implementar el “Plan de desarrollo integral”, con el que los mexicanos esperan hacer “historia” y por el que han destinado $30 millones para apoyar a los salvadoreños.

“Esto viene a cambiar la rivalidad que pudiéramos haber tenido no nada más en nuestras vidas más allá del deporte”, asiente Laura Carillo, directora ejecutiva de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), administradora de los dos proyectos que se están llevando a cabo para El Salvador.

La agencia tiene registrado a por lo menos 300 beneficiarios del plan “Sembrando vida” y otros tantos en el proyecto “Jóvenes construyendo el futuro”, a la espera que la Asamblea Legislativa dé el aval a los dos programas para que se otorguen de inmediato los primeros desembolsos.

La aprobación en el congreso se espera sea otorgada en breve.

“Sembrando vida” busca beneficiar a unos 10,000 agricultores del país, que cuenten con una parcela que necesiten trabajar, por la que se les entregará 250 dólares mensuales por los siguientes 10 a 12 meses.

En “Jóvenes construyendo el futuro” la idea es que también 10,000 beneficiarios consigan un empleo tanto en la empresa privada como en el gobierno, pero no serán estos patronos los que les pagarán su salario, sino la agencia mexicana será la que les dará en los siguientes diez meses un aporte mensual de 180 dólares.

De lo que se trata es que las compañías capaciten para el empleo a los que entren al programa y los certifiquen, para que se les sea más fácil conseguir un trabajo. Está destinado para personas de entre 18 y 29 años que no trabajan ni estudian.

“Idealmente consigan el empleo allí mismo o puedan aprender un oficio y montar su propia empresa, su propio taller”, dice la alta ejecutiva del gobierno mexicano.

Laura Carrillo se encuentra por estos días en el país para precisamente poner en marcha de una vez por todas este par de planes.

“Vengo de parte del presidente Andrés Manuel López Obrador y del canciller Marcelo Ebrard Casaubón, traigo la encomienda de operar acá (estos) programas como parte de las acciones que se derivan del Plan de desarrollo integral que firmamos los cuatro países de la región, que son México, Honduras, Guatemala y El Salvador”, explica la Directora Ejecutiva de AMEXCID.

Añade que, por decreto presidencial, López Obrador destinó $100 millones al Fondo México para este plan de desarrollo en los tres países, de los cuales, como se dijo antes, $30 millones se invierten en El Salvador. En el resto de países se comenzarán el año que viene.

Es parte también del acuerdo pactado en junio en Tapachula, Chiapas, cuando el presidente Nayib Bukele visitó al presidente mexicano.

Desde Tapachula, Chiapas, el presidente Andrés Manuel López Obrador (centro) y el canciller Marcelo Ebrard (izquierda), ambos de México, cuando recibieron al mandatario salvadoreño Nayib Bukele.

Desde junio a octubre, desarrollaron los instrumentos que les han permitido comenzar con los dos proyectos para los salvadoreños.

La peculiaridad de este programa es que el dinero del Fondo México va a llegar directamente a los beneficiarios mensualmente.

“El Fondo México le instruye al Banco Mexicano de Bienestar que haga un deposito particularmente a cada persona que está inscrita en el programa. Es decir, el dinero no va a llegar a las arcas del gobierno salvadoreño, no llega a Hacienda, no llega a Tesorería, llega directamente al beneficiario”, destaca Laura Carrillo.

“Eso nunca se había hecho. En el mundo, vaya, no hay esquemas así. Vamos a hacer historia”, se jacta la Directora Ejecutiva de la agencia mexicana y reflexiona que Estados Unidos, la Unión Europea o Asia podrían retomar este modelo para replicarlo en sus planes de cooperación internacional que tienen alrededor del planeta.

“Vamos a ser un ejemplo mundial de cómo plantear la cooperación internacional, que asegure el beneficio a la gente. No se nos va a ir el tiempo ni el dinero en pláticas ni reuniones. Se nos va a ir en actuar porque así nos lo han pedido tanto el presidente Nayib Bukele como el presidente Manuel Andrés, que cuanto antes echemos manos a la obra y podamos empezar a dar respuestas”, subrayó.

Para ella, tanto El Salvador, Guatemala, Honduras y México cuentan con “un gran bono” que es su juventud y gente que trabaja en el agro, pero por una u otra razón han dejado tiradas sus tierras.

“Son personas que están en una etapa crítica que necesitan saber que tienen una esperanza, tener identidad, necesitan querer su tierra, necesitan querer su pueblo”, afirma Laura Carrillo.

“Esos programan generan precisamente eso, generan un orgullo, una identidad, un amor por lo propio, que creemos que se puede traducir más adelante en muy buenas oportunidades de desarrollo, en donde todos vamos a salir ganando”, agrega. Como en un partido de fútbol, pero donde ganan todos.

¿Qué es Sembrando vidas?

Es un programa que ya tiene resultados y éxito probado en México. Por eso se replicará en El Salvador. Genera empleo, auto alimentación y comercio, además de recuperar el medio ambiente.

En El Salvador sus beneficiarios tienen que ser agricultores, con una parcela para trabajar. El Fondo México les otorga 250 dólares al mes para que puedan dedicarse a trabajar sus tierras.

Se dará acompañamiento técnico para ver cuál es la naturaleza de esa tierra y cuál es su vocación en un afán por aprovechar mejor los recursos. Qué sería lo mejor que podrían sembrar, lo mejor que saben hacer y también lo que pueden aprender.

Ya hay unos 300 beneficiarios inscritos que esperan el desembolso de fondos.

La convocatoria sigue abierta y se dará a conocer en breve. Por ahora, el Ministerio de Agricultura está dando a conocer a la población cuáles son estos programas cuáles son los requisitos, y quiénes van dar acompañamiento técnico, los que van a estableces los compromisos de cada beneficiario para que sean evaluados mes con mes.

Un agricultor salvadoreño durante el registro al programa “Sembrando vida”.

¿Qué es Jóvenes construyen el futuro?

En México este programa tiene un millón de beneficiarios, a diez meses que arrancó. Tiene la misión de ayudar a los jóvenes que se encuentran atrapados en un círculo vicioso: Cuando buscan trabajo, no tienen experiencia porque no les dan empleo, pero no les dan empleo porque no tienen experiencia.

En El Salvador será el Fondo México el que durante diez meses va a ser el aval de estos jóvenes para que las empresas les den un empleo, les den una oportunidad de aprender.

Las empresas no tienen que pagarles su jornada, pero sí se comprometen a darles un entrenamiento, de manera que después de diez meses, donde los jóvenes estarán recibiendo 180 dólares mensuales, estarán listos en el oficio y los certificarán.

Hay 300 beneficiarios inscritos de 10,000 que se buscan en El Salvador. La convocatoria está abierta para jóvenes de entre 18 y 29 años. En breve se dará a conocer la plataforma electrónica a la cual pueden acceder para optar a un cupo. Por ahora está siendo manejado por el Instituto Nacional de la Juventud (Injuve).

Te recomendamos

Movistar FOTOS: Las curiosas figuras de barro del centro de San Salvador que salvadoreños incluyen a su Nacimiento
Movistar LO MÁS VISTO: ¿Qué fue de Mary Austin, el gran amor de Freddie Mercury?
Movistar Yris Palmer, la empresaria salvadoreña que ofreció horchata a su amiga Kylie Jenner

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad