Memorias de una prisionera política revelan detalles de la clandestinidad guerrillera en El Salvador

El libro se titula "Díganle a mi madre que estoy en el paraíso” y visibiliza la vida de Ana Margarita Gasteazoro, alias Mónica, la joven de clase alta que optó por sumarse a la lucha armada en los años 80.

Ana Margarita murió víctima de cáncer en 1993, rodeada de su familia y en el país que tanto amó. En la portada de EDH del 22 de mayo de 1981, se documentó la captura de la integrante del MNR. Fotos EDH / Cortesía Mupi y Archivo EDH

Por Rosemarié Mixco

Nov 06, 2019- 08:21

A Ana Margarita Gasteazoro nadie la relaciona con el conflicto armado de El Salvador. Y muy pocos recordarán el importante rol que cumplió desde la trinchera de la oposición política, en esos años de dinastías militares.

Carlos Henríquez Consalvi, director actual del Museo de la Palabra y la Imagen (Mupi) y uno de los protagonistas de ese intenso capítulo de la historia nacional, no sabía de quién se trataba; hasta el día de su disertación en un congreso de historia en Austin, Texas, hace ya más de dos años, cuando Judy Blankenship se le acercó a saludarlo.

“Ella me pregunta si conozco a Ana Margarita, yo le digo que no. ‘Fue una mujer extraordinaria’. Me aseguró”, recordó el venezolano que adoptó a El Salvador como suyo, tras fundar y liderar la Radio Venceremos en los años 80

Sí, Ana Margarita Gasteazoro fue una pieza vital en la construcción de la historia de El Salvador de hoy, una mujer valiente, curiosa, inteligente y llena de vida, que heredó a su país un gran legado.

Pero es hasta mayo de 2019, a 26 años de su muerte —el 30 de enero de 1993, víctima de cáncer—, que su herencia ve la luz en un libro que recoge casi 40 años de memorias.

Lanzamiento del libro en el Mupi, el pasado 10 de octubre de 2019. Foto EDH / Cortesía Mupi

El 10 de octubre pasado, en el marco del 68 aniversario de su nacimiento —el día 15 del mismo mes—, el Mupi lanzó Díganle a mi madre que estoy en el paraíso. En un acto muy significativo que reunió a representantes de diferentes sectores de la sociedad salvadoreña, el museo subió un peldaño más en su cruzada de darle a las voces femeninas de El Salvador su espacio en la memoria histórica.

Ana Margarita, o Mónica —como se le conocía en la clandestinidad—, se insertó en la historia del conflicto armado desde la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), en donde conoció a Guillermo Ungo, el socialdemócrata que lideró el Movimiento Nacional Revolucionario (MNR).

En poco tiempo, la apasionada joven de clase alta se convirtió en el rostro de la política internacional del MNR y en la mano derecha de Ungo. Por años, lidió con una doble vida que la llevó a una diversidad de encuentros estratégicos en países como España, Noruega, Canadá, Cuba y Nicaragua.

Tras convertirse en testigo de masacres, exterminios e injusticias contra el pueblo, la idea de unirse a la lucha armada la fue empujando hacia la clandestinidad. Pero sería el secuestro, la tortura y el asesinato de uno de sus amigos más cercanos dentro del MNR, Enrique Barrera —junto a los líderes del Frente Democrático Revolucionario (FDR)—, lo que terminó de convencerla.

 

Publicación de El Diario de Hoy sobre el asesinato de los líderes del FDR, en noviembre de 1980.

 

En la época en la que dirigía el sistema de propaganda de los grupos armados, Ana Margarita fue capturada por la Guardia Nacional. Después de ser recluida por dos años en la cárcel, salió exiliada con estatus de refugiada a Costa Rica, donde sus amigos Judy Blankenship y Andrew Wilson la convencieron de contar al mundo sus memorias.

Esos fieles amigos de la época de ambientalista de la Gasteazoro cumplieron su última voluntad, logrando que Carlos Henríquez Consalvi se incorporara al proceso de edición y posterior publicación del libro Díganle a mi madre que estoy en el Paraíso. “Para mí el texto es la narración de la intimidad de su vida, y mientras cuenta el descubrimiento de su sexualidad y sus amores, ella va narrando la historia de esa época en El Salvador. Hechos importantes”, manifestó el director del museo.

En sus memorias, Ana Margarita describe la vida de las familias acomodadas, las manifestaciones populares en el centro de San Salvador que terminaron en masacres, la doble vida de los que vivían en el anonimato, la relación fraternal entre los compas y sus familias, la vida en la prisión y cómo se sobrevive en el exilio. “Su vida es un canto a la libertad, porque rompió con todos los esquemas de la sociedad conservadora de esos años”, concluye Henríquez Consalvi.

El libro está a la venta en el Mupi y en las librerías de la UCA.

Portada del libro con las memorias de Ana Margarita, un libro que detalla parte de la historia contemporánea de El Salvador. Foto EDH / Cortesía Mupi

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones