Medicamento que compró Salud por COVID-19 aumenta riesgo de muerte

Un amplio estudio realizado por la revista The Lancet advirtió sobre los riesgos de usar hidroxicloroquina en pacientes con COVID-19.

Francisco Alabí, ministro de Salud, y Carolina Recinos, comisionada presidencial, con un donativo del medicamento. Foto EDH / Presidencia de la República

Por Xenia Oliva / Agencias

May 24, 2020- 22:55

El pasado domingo 17 de mayo, durante una cadena nacional, el presidente de la República, Nayib Bukele dijo que: “en medicina para COVID se ha invertido un total de casi 575 millones en azitromicina e hidroxicloroquina.

El uso de dichos medicamentos se ha destacado como parte de la estrategia del gobierno para atender la pandemia por COVID-19.

Sin embargo, el 22 de mayo, la revista científica The Lancet publicó los resultados del estudio más importante que se ha realizado sobre el tratamiento a pacientes con COVID-19 con el fármaco antipalúdico cloroquina o su análogo hidroxicloroquina.

 

 

En El Salvador está vigente la tercera edición de los lineamientos técnicos para la atención clínica de personas con COVID-19, publicada por el Ministerio de Salud, y contempla el uso de la hidroxicloroquina en distintas facetas del tratamiento, tanto en uso profiláctico, es decir como preventivo, como en la atención de personas que ya presentan síntomas graves.

El autor principal de la investigación de The Lancet, Mandeep R. Mehra, explicó que “este es el primer estudio a gran escala que encuentra pruebas estadísticamente sólidas de que el tratamiento con cloroquina o hidroxicloroquina no beneficia a los pacientes con COVID-19”.

En cambio, “sugiere que puede estar asociado con un mayor riesgo de problemas cardíacos graves y un mayor riesgo de mortalidad”.

En el estudio, se analizaron datos de casi 15,000 pacientes con COVID-19 que recibieron cloroquina o su análogo, la hidroxicloroquina (ingeridos con o sin los antibióticos azitromicina o claritromicina), y datos de 81,000 pacientes control.

Los pacientes son de más de 600 hospitales. Los investigadores indicaron que estos regímenes de tratamiento no deben utilizarse para tratar la COVID-19 fuera de los ensayos clínicos en marcha.

En El Salvador, en abril Salud informó que distribuyó 30,000 unidades de hidroxicloroquina a los distintos hospitales de la red. Estos fueron parte de un donativo de la empresa Novartis de 55, 800 unidades de hidroxicloroquina.

El gobierno también compró 2,002,000 unidades a China. Pero no se dio a conocer el monto invertido.

Médicos urgen a cambiar lineamientos de tratamiento

El presidente de la Asociación de Infectología, Mario Gamero, consideró urgente que se reúna la comisión técnica que elaboró los lineamientos técnicos para que cambien la estrategia del tratamiento. Gamero expuso que él nunca estuvo de acuerdo en masificar su uso. “Desde un principio vengo diciendo que esos medicamentos no son dulces que se pueden entregar a la ligera”.

LEA ADEMÁS: Hidroxicloroquina: La Evidencia y la Ética

Cuestionó además que, pese a que no había estudios concretos y que ya habían recibido donativos, el gobierno decidiera hacer una inversión considerable con estos fármacos. “Lo ideal es que se llame al comité que elaboró eso y que recomienden un nuevo tratamiento. Que eliminen de una vez eso, ya está desfasado”, dijo.

El jefe del servicio de infectología del Hospital Rosales, Rolando Cedillos, señaló que él tampoco aprobó su uso para los lineamientos técnicos y que siempre aconsejó prudencia al momento de hacer la compra de dichos medicamentos.

“En el momento que se decidió hacer la compra no había ningún estudio que demostrara eficacia ni seguridad, esto debió haber sido suficiente para que no se compraran esos volúmenes de medicamentos”.

El infectólogo Jorge Panameño dijo que, desde un inicio, se planteó que los resultados científicos irían cambiando con el tiempo. Dijo que no solo El Salvador inició su uso, pero ahora que hay distintos estudios que demuestran lo contrario es momento de cambiar las estrategias de tratamiento clínico.

Señaló que, en cuanto a la masiva compra que se hizo, siempre debió haber criterios técnicos, incluso en administración, para considerar que tenían que estar pendientes de los cambios que podrían ocurrir.

El infectólogo de adultos Iván Solano Leiva además señaló que el uso que se está dando de la hidroxicloroquina no es el más adecuado pues en algunos casos se entrega hasta 12 días después del inicio de la enfermedad. “Eso es todavía mucho más cuestionable”, dijo.

Los médicos dijeron que ya se habla de otros fármacos pero también con estos hay que tener precaución.

“Ningún experto virólogo en el mundo cree que de la pandemia vamos a salir a punta de tratamientos, los virus nunca han sido fáciles de tratar, ni siquiera los curamos, por lo cual aconsejaba prudencia al gobierno en la compra de medicamentos que no habían demostrado eficacia ni seguridad”, reiteró Cedillos.

OMS suspende temporalmente los ensayos clínicos de hidroxicloroquina por seguridad

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este lunes la suspensión “temporal” de los ensayos clínicos con hidroxicloroquina que realizaba en varios países, como medida de precaución.

Esta decisión se debe a la publicación de un estudio el viernes en la revista médica The Lancet que considera ineficaces y hasta contraproducentes la cloroquina y sus derivados como la hidroxicloroquina para luchar contra la covid-19, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El autor principal de la investigación de The Lancet, Mandeep R. Mehra, explicó que “este es el primer estudio a gran escala que encuentra pruebas estadísticamente sólidas de que el tratamiento con cloroquina o hidroxicloroquina no beneficia a los pacientes con COVID-19”.

VEA EL ESPECIAL: El Salvador contra la pandemia

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad