Los mitos sobre los antidepresivos

Por décadas, tanto la sociedad como los mismos médicos han considerado que estos fármacos no son necesarios en algunos casos. Pero de acuerdo a un nuevo estudio, se reafirma la exigencia del uso de este medicamento, el cual debe variar según cada paciente.

Cada paciente debe recibir un tratamiento que sea adecuado para su caso. / Foto Por EDH / Shutterstock

Por EFE

Oct 19, 2019- 20:20

Los medicamentos antidepresivos son completamente seguros y bien utilizados tienen muchos más beneficios que riesgos; ni crean adición, ni sustituyen la fuerza de voluntad ni causan suicidios, según el estudio de un equipo de investigadores de varias instituciones y organismos de Europa, Estados Unidos, Canadá y Asia. Ellos analizaron y cruzaron los datos de 45 grandes estudios y comprobaron que no existe ninguna evidencia sólida de efectos sobre la salud asociados al consumo de ese tipo de fármacos.

El doctor Eduard Vieta, director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam) y catedrático de la Universidad de Barcelona (España), subrayó que esta investigación destierra de una forma definitiva la sensación que se ha extendido durante las últimas décadas acerca de la inseguridad de los medicamentos antidepresivos.

El médico atribuye la mala reputación de estos fármacos a la creencia “absurda” de que la fuerza de voluntad lo puede todo cuando el órgano afectado es el cerebro; “nadie espera que alguien con una pierna rota se ponga a correr, pero sí que una persona con depresión se vaya al cine para animarse”.

Las conclusiones del estudio se publicaron en la revista Jama Psychiatry, de acuerdo a Cibersam, que recordó que los antidepresivos ocupan el tercer lugar como grupo de medicamentos más vendidos en el mundo, y que se utilizan para combatir la depresión, la ansiedad, el estrés postraumático, el trastorno obsesivo-compulsivo o diferentes trastornos alimentarios.

El autor principal de la investigación, Evangelos Evangelou, de la Universidad de Ioannina (Grecia) y del Imperial College de Reino Unido, señaló que “aunque hemos demostrado que los antidepresivos son seguros, debemos tener en cuenta que los efectos adversos se deben controlar clínicamente durante el tratamiento”.

Vieta destacó que se trata del estudio más extenso que se ha realizado hasta la fecha sobre esta materia, añadió que las enfermedades psiquiátricas, “y por extensión los tratamientos y los profesionales que los prescribimos”, están sujetos a un estigma social “que es fruto del miedo a lo desconocido”.

Insistió en que los fármacos —los antidepresivos también— no están exentos de efectos adversos, “pero en general son más bien molestias que se ven superadas por los beneficios en la mayoría de los pacientes cuando la medicación está bien indicada”.

La mala reputación y el “estigma social” que tienen este tipo de enfermedades y fármacos dificulta además el tratamiento de muchas dolencias psiquiátricas —declaró Vieta—, ya que muchos de los pacientes sufren las consecuencias de sus propios prejuicios o los proyectan sobre sus seres queridos dificultando la correcta administración del tratamiento.

Unos prejuicios que, aunque con menor frecuencia, comparten también en ocasiones algunos médicos y farmacéuticos.
A su juicio, quedó demostrado de una forma definitiva que este tipo de fármacos tienen más beneficios que riesgos, pero es necesario individualizar el tratamiento en función de las características y las necesidades de cada paciente.

Los científicos se refieren en el estudio a una “confusión por indicación”, y el doctor Eduard Vieta precisó que cuando se analiza la incidencia de un problema (por ejemplo los intentos de suicidio) y se comparan las personas que toman antidepresivos y las que no los toman, resulta que las que los consumen realizan efectivamente más intentos de suicidios.

“Lo que demuestra esta importante investigación es que la causa de realizar más intentos de suicidios no es la toma de antidepresivos, sino el hecho de que quienes los toman tienen en muchos casos depresión; es la depresión y no el tratamiento, lo que se asocia al suicidio”, explicó el doctor.

El director científico del Cibersam indicó que los antidepresivos no están solo indicados para combatir la depresión, sino que se emplean también en trastornos de ansiedad o en patologías como el dolor, las migrañas, la enuresis o la eyaculación precoz.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones