La Fiscalía reduce de $18 a $12 millones demanda por lavado

Recálculo está basado en peritaje financiero. Defensa alega que acusados tienen empresas en EE.UU. y Perú.

La familia Flores Batres antes del inicio de la audiencia preliminar. Reisdencias y vehículos son parte del patrimonio que hizo la familia con los $12 millones, según la Fiscalía.

Por Jaime López

Oct 18, 2019- 04:30

Ocho miembros de una familia originaria de Morazán acudieron este jueves a la audiencia preliminar en la que el Juez Tercero de Instrucción de San Salvador valorará si hay suficientes pruebas en su contra para enviarlos a juicio por el delito de lavado de dinero y activos al no justificar el origen de $12 millones.

La acusación inicial contra los imputados era por $18 millones pero la pericia financiera solo sustentó $12 millones, justificó el fiscal.

Los imputados que gozan de libertad condicional fueron sometidos a un proceso judicial para demostrar que esa suma millonaria tenía origen lícito y según la Fiscalía hasta la fecha, no lo han podido hacer.

El supuesto ilícito surgió en 2016 cuando Jaime Alberto Flores Batres, viajaba a Perú con más de $195,000 en efectivo en la maleta que llevaba en mano.

Tras ser chequeado por agentes de la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil en el Aeropuerto Internacional de El Salvador le preguntaron el porqué llevaba esa alta suma de dinero y porqué no utilizó mecanismos más seguros como vía transferencia cablegráfica bancaria.

Flores Batres en ese momento alegó que era inversionista y que tenía una empresa en Perú donde construía el proyecto habitacional Roble II, el viaje no le fue interrumpido pero se inició una investigación en ese caso.

“No se sabe dónde proviene ese dinero pero hasta donde se puede sustentar es que no es de fuente lícita porque hay muchas señales de alerta: depósitos a terceras personas, transferencias inmediatas a otros bancos, retiros de depósitos en efectivo de un día para otro, una persona distinta saca el dinero y otra lo lleva a Perú”, afirmó el fiscal.

La pericia financiera contable ordenada por la Fiscalía reveló que el sistema tributario salvadoreño no tiene registros de los ingresos millonarios de la familia Flores Batres.

El abogado defensor alega que sus clientes son una familia que se radicó en Estados Unidos desde los años 90, cuando empezaron a trabajar en construcción y a generar dinero. Crearon empresas legales en ese país y declararon sus impuestos y que ahorraron y aprovecharon las caídas de precios de inmuebles.

Por ejemplo, dijo el abogado compraron una casa en $120,000 y la vendieron en $380,000. Además, trasladaron sus ahorros a El Salvador donde incrementar sus ahorros por “las buenas tasas de interés” que paga la banca nacional.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad