Jornaleros fueron asesinados en La Unión y La Libertad

Los crímenes de las dos víctimas, de 45 y 33 años, han sido atribuidos a pandilleros

Marcelino Guzmán Amaya, de 33 años, fue acribillado cerca de su casa, poco antes de que saliera a trabajar a una finca. El crimen fue en el cantón Nazareth, de Huizúcar. Foto EDH/ Jorge Reyes

Por Insy Mendoza- Gadiel Castillo- Gerardo Orellana

Ene 03, 2020- 04:30

Con pocas horas de diferencia, este jueves fueron asesinados dos jornaleros, uno en el municipio de Anamorós, en La Unión, y otro en Huizúcar, en La Libertad.

El primer crimen fue contra Jovel Isaías Torres Alfaro, de 45 años. Él fue asesinado a balazos por varios hombres que le salieron al paso en el caserío El Achote, del cantón Terrerito, de Anámoros.

Las autoridades no lograron determinar por qué fue ultimado. Fuentes policiales revelaron que la víctima subsistía de hacer trabajo agrícola.

Alrededor de las 7:00 de la mañana, también fue abatido a balazos José Marcelino Guzmán Amaya, de 33 años. El crimen fue registrado en el caserío El Chumpe, del cantón Nazareth, de la jurisdicción de Huizúcar.

“Ya estaba listo para iniciar el día cuando me dieron esa mala noticia. Tuve que dejar todo y venirme a corroborar y así fue. Me mataron a mi hijo”, expresó acongojado el padre de la víctima.

El doliente relató que Guzmán Amaya trabajaba en la finca Las Carmelitas desde hace dos años, ahí realizaba oficios varios.

El reporte policial detalló que la víctima estaba fuera de su vivienda cuando fue interceptada por varios hombres con apariencia de pandilleros, quienes se le aproximaron y sin decirle nada le dispararon.

“Chalino”, como era conocido en el caserío, murió de inmediato por la gravedad de las lesiones.

En este caso tampoco se logró determinar el móvil del asesinato, pero la Policía Nacional Civil no descarta que las pandillas estén involucradas con el homicidio. En esa zona delinque la pandilla 18.

Los lugareños han quedado alarmados tras el asesinato, pues manifestaron que la situación de seguridad se había tranquilizado desde el 2015. Antes, cuatro familias huyeron del caserío ante las amenazas de pandilleros que delinquían ahí.

En esa ocasión, agentes policiales de Huizúcar aseguraron que en total 15 familias tuvieron que abandonar la zona, la mayoría habitaba en el caserío El Cajón, que está dividido por una calle del caserío El Chumpe.

Los asesinatos de los jornaleros se suman a otros cuatro homicidios cometidos el miércoles en San Salvador, La Libertad, Sonsonate, San Miguel y San Salvador.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad