Investigación Especial: Cerro El Afate en Coatepeque, zona de peligro volcánico

De acuerdo al estudio de suelo y de zonificación hecho por el Ministerio de Medio Ambiente esa es un área de máxima protección por su riqueza natural.

El Afate , una de las principales áreas verdes de la cuenca de Coatepeque, alberga más de 65 especies vegetales y 13 especies de reptiles. Foto Óscar Portillo

Por Nancy Hernández / Evelia Hernández

Ene 11, 2020- 21:15

Desaparición de peces, cangrejos, tala de árboles, destrucción del hábitat de aves nativas y migratorias, corte de árboles de especies en peligro de extinción y contaminación del agua son algunos de los daños que se avecinan para el ecosistema del Cerro El Afate, según pobladores del lago de Coatepeque y expertos en ecosistemas.

El Afate es una colina situada a la orilla del lago de Coatepeque, específicamente en el caserío Agua Caliente, jurisdicción de Santa Ana. El nombre del lugar se debe a las fumarolas que hay en el cerro y porque es el único punto de agua termal en todo el lago, mantiene una temperatura que oscila entre los 40° a 45° centígrados.

Los pobladores manifiestan que el lugar es utilizado por adultos mayores como zona para curar sus males, además es una zona bastante turística. El cerro es propiedad privada y actualmente construyen un proyecto habitacional, cuyo acceso está restringido.

 

Es un Área de Máxima protección por su riqueza natural, la intervención humana podría causar grandes daños a los ecosistemas.

Víctor Aguilar tiene 68 años, toda su vida ha transcurrido en las cercanías del cerro y se siente parte de él. Desde los 5 años empezó a nadar en las aguas termales, a partir de los 12 años se dedicó a pescar y extraer cangrejos de las orillas del cerro, pero esas actividades llegaron a su fin.

Don Víctor, como es conocido por los habitantes del caserío, lamenta que los viveros de cangrejos de las orillas de El Afate hayan desaparecido y asegura que este es el primer impacto negativo de una cadena de males que puede desencadenar el proyecto habitacional.

“Aquí nací y aquí voy a morir, pero es triste que todo lo bonito que conocemos y tenemos sea destruido. Están acabando con los árboles, la construcción de la calle ha soterrado y destruido todas las cangrejeras, los animalitos quedaron ahí bajo el cemento”,

Víctor Aguilar, habitante de comunidad.

“Aquí nací y aquí voy a morir pero es triste que todo lo bonito que conocemos y tenemos sea destruido. Están acabando con los árboles, la construcción de la calle ha soterrado y destruido todas las cangrejeras, los animalitos quedaron ahí bajo el cemento”, describe.

Además del impacto ambiental, la situación también afecta la economía de cerca de 300 familias, pues ya no podrán pescar en esta zona ni extraer cangrejos para comercializarlos.

Ernesto Guardado, de 39 años de edad, también lleva toda su vida viviendo en la misma comunidad y le preocupa la tala desproporcionada que se empieza a percibir en la colina, sobre todo porque es el hábitat de muchas especies.

“Aquí en la noche vienen y cortan los árboles para que nadie se dé cuenta. Hay muchos animales que están quedando sin hogar y se están yendo para otras partes. Es lamentable que ante nuestros ojos nos vengan a contaminar y destruir nuestro lago porque el lago nos da vida”, dice.

Arrastra y pulsa los iconos para leer la información.

En El Afate hay 65 especies vegetales diferentes, seis están en estatus de amenaza y una en peligro crítico de extinción, entre ellas están los árboles de: Sangre de Chucho, Polvo de Queso, Caoba, Cedro, Cedro de Bellota, según la Evaluación Ecológica del Área de protección forestal “Cerro Afate” del lago de Coatepeque hecho por la Fundación Coatepeque.

65

Especies vegetales, seis están en estatus de amenaza y una en peligro crítico de extinción.

13

Especies de reptiles como sapos, tortugas, lagartijas y culebras; más de 10 especies de mamíferos entre ellas cusucos, mapaches, zorrillos, conejos, gato soto, venado, ardilla, zorra y otros.

Mientras que la zona tropical es la vivienda de 13 especies de reptiles como sapos, tortugas, lagartijas y culebras. En la zona hay más de 10 especies de mamíferos entre ellas cusucos, mapaches, zorrillos, conejos, gato soto, venado, ardilla, zorra y otros.

Víctor asegura que antes estas especies eran más frecuentes, pero su número ha disminuido a partir de la deforestación que se está dando en ese cerro.

“Aquí en la noche vienen y cortan los árboles para que nadie se dé cuenta. Hay muchos animales que están quedando sin hogar y se están yendo para otras partes. Es lamentable que ante nuestros ojos vengan a contaminar y destruir nuestro lago porque el lago nos da vida”,

Ernesto Guardado, habitante de la comunidad.

El Afate es una reserva de recursos genéticos de flora y fauna para el país por la diversidad de vegetación que tiene y la adaptabilidad de las especies, según el documento de la Evaluación Ecológica del Área de protección forestal “Cerro Afate”.

El Afate no está declarada como Área Natural Protegida, ni patrimonio natural a pesar de encontrarse dentro de la cuenca del lago de Coatepeque, ser parte de la cadena volcánica del departamento de Santa Ana y estar contemplado en el mapa Geomorfológico (muestra información topográfica de los accidentes geológicos de la superficie) de El Salvador.

Área de Máxima Protección

El Decreto Ejecutivo N° 9 clasificó a El Afate como área de “Máxima protección” por su riqueza natural, publicado en el Diario Oficial el 4 de enero de 2019, páginas 57 y 58.

En agosto de 2018 Lina Pohl, entonces ministra de Medio Ambiente, firmó el decreto ejecutivo temporal N° 6 para suspender la emisión de permisos ambientales para la ejecución de proyectos urbanísticos y de construcción en la cuenca del lago de Coatepeque.

El decreto mandaba a la institución hacer una zonificación ambiental para determinar regulaciones y directrices de conservación y protección de la cuenca para garantizar que futuras construcciones no impacten de forma negativa la sostenibilidad ambiental de los ecosistemas.

Comunidades cercanas denuncian la tala ilegal de árboles en el cerro El Afate, sobre todo porque hay especies vegetales que están en “peligro crítico de extinción”. Foto Jorge Reyes

El resultado de este proceso fue el Decreto Ejecutivo N° 9: “Directrices para la zonificación ambiental y los usos del suelo de la Cuenca del Lago de Coatepeque”, documento que establece cuál es el punto de partida o la normativa que garantiza la protección de los diferentes ecosistemas en la zona.

En el documento se identifican las zonas de: conservación, máxima protección, protección estricta, protección y aprovechamiento, protección y aprovechamiento acuática, protección y restauración, zona edificada condicionada, zona edificada condicionada y zona edificada condicionada próxima al espejo de agua.

Sin respuesta

Se solicitó entrevistas con el Marn a través de la unidad de comunicaciones sobre los trámites y permisos de construcción que están en proceso en la cuenca de Coatepeque pero no se obtuvo respuesta.

El Afate se encuentra dentro de la zona de máxima protección, por ello mantiene restricciones de construcción.

¿Por qué es zona de máxima protección?

Tiene recursos genéticos de flora y fauna:, estos son “todo material genético, de valor real o potencial, incluido el de las plantas, animales y microorganismos”. Son considerados patrimonio de la humanidad y base de la seguridad alimentaria de los seres del planeta; por lo que su pérdida supone una grave amenaza para la estabilidad de los ecosistemas, el desarrollo agrícola y la alimentación mundial, según el Convenio sobre Diversidad Biológica, 1992. Las Zonas de Máxima Protección son bosques naturales con poca intervención humana, y se manda a su protección para preservar la función ambiental integral del área.

Según la zonificación ambiental esta es una zona con alta susceptibilidad de deslizamientos y abundancia de bosques mixtos, además de tener una recarga hídrica potencialmente alta.

Los habitantes de la zona esperan que no se lleve a cabo la construcción porque además del daño en los ecosistemas, se sumaría la contaminación del agua y se estarían irrespetando los lineamientos de la zonificación, puesto que esta establece que el terreno no es apto para construcción de viviendas, proyectos urbanísticos e infraestructura para el saneamiento de aguas residuales.

Conexión volcánica

El cerro El Afate está dentro de la zona de amenaza volcánica del volcán Ilamatepec y tiene una conexión directa con él, esto lo convierte en una zona de alta peligrosidad y multiamenazas en caso de erupciones, deslizamientos de tierra y actividad sísmica, así lo explicó Luis Castillo, profesor del departamento de geofísica de la Universidad Nacional de El Salvador (UES).

Castillo asegura que es una zona muy susceptible debido a la conexión que existe entre el Ilamatepec y la caldera volcánica del lago de Coatepeque.

Cerca de El Afate está el Cerro Pacho donde hay fumarolas que forman parte del sistema volcánico del Ilamatepec. Foto Jorge Reyes

“Es un sistema muy activo, hay actividad hidrotermal, agua caliente, fumarólica y todo eso hace que sea una zona muy activa. Es probable que en un futuro por la actividad y zona estructural pueda formarse un nuevo cráter en los puntos de debilidad que se encuentran”,

Luis Castillo, profesor del departamento de geofísica de la Universidad Nacional de El Salvador (UES).

“Es un sistema muy activo, hay actividad hidrotermal, agua caliente, fumarólica y todo eso hace que sea una zona muy activa. Es probable que en un futuro por la actividad y zona estructural pueda formarse un nuevo cráter en los puntos de debilidad que se encuentran”, explicó.

Él considera que las fumarolas, aguas termales y temperatura del subsuelo que están en la zona solo muestran que es un área con bastante potencial para la generación de energía, pero dado a la peligrosidad e inestabilidad del terreno los proyectos no serían viables.

El componente geológico es otro elemento que se suma a la riqueza natural que tiene El Afate, pero también es un factor que refleja la alta peligrosidad del terreno y el riesgo que pueden corren los habitantes que están alrededor.

En la orilla del lago se están llevando a cabo trabajos de acceso, esto ha destruido viveros naturales de cangrejos. Foto EDH / Jorge Reyes

Arrastra y pulsa sobre las categorías para identificar los tipos de suelos de la cuenca de Coatepeque.

#SalvemosCoatepeque

Te puede interesar

Investigación especial: ¿Cuánto tiempo de vida le queda al lago de Coatepeque?

En el lago, desembocan las aguas residuales domésticas de 8,000 habitantes, más de 33 restaurantes y 430 quintas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad