10 veces que los artistas salvadoreños retrataron el COVID-19 en el país

Son creadores de una memoria histórica al salvaguardar detalles de la realidad actual a través de sus obras y documentan etapas sociales, económicas y políticas que la población está viviendo.

Por Diana Orantes

May 26, 2020- 04:00

Desde sus estudios, varados en el exterior o en la intimidad de una habitación de su casa muchos artistas plásticos y visuales salvadoreños se dedican a dejar su propio testimonio de esta época pandémica a causa del COVID-19.

Crear tiene un efecto “curativo”, terapéutico, emocional y cautivador. Además, el artista deja un objeto de valor que ayudará a mirar hacia el pasado y entenderlo.

“Lo que para mí es uno de los servicios más grandes que ofrece el arte en este sentido, es reconocer que en las historias de los demás contadas por otras personas nos vemos reflejados”, confesó en una ocasión el actor argentino Ricardo Darín y con este brote creativo, a veces más inclinado a lo abstracto, conceptual o político, ayuda a humanizar.

TE PUEDE INTERESAR: Artistas escénicos a Micultura: “no dejen fuera a la cultura de la reactivación económica”

“El arte no puede forzosamente cambiar comportamientos. No es una pastilla o una clase. La empatía no se produce con tan solo mirar un cuadro: implica un trabajo, trabajo para el cual el arte entrega lúcidos materiales (…) No puede ganar una elección o derrocar a un presidente; no puede detener la crisis climática, curar un virus o resucitar a los muertos. Pero sí es un antídoto en tiempos de caos, una hoja de ruta para mayor claridad, una fuerza de resistencia y reparación, creando nuevos registros, nuevos lenguajes, y nuevas imágenes con las cuales pensar”, expone la investigadora especializada en memoria cultural María Victoria Guzmán.

Esta es una muestra de las piezas que fotógrafos, pintores, grabadores y dibujantes quieren compartir bajo la temática de COVID-19 y que reflejan sus vivencias como las de otros.

TAMBIÉN LEE: El COVID-19 pausó proyectos y sueños de bailarines salvadoreños de ballet

1. “El triunfo de la naturaleza sobre el hombre” es un dibujo de Mauricio Mejía. Se refiere a cómo el hombre ha sido depredador y contaminador de la naturaleza. La pandemia ha vuelto a la ciudad a los animales y toda la atmósfera es más limpia ahora. “Hay tanto ruido sobre quién tiene la culpa”, indica.

2. Edwin Soriano presenta “La era de las bacterias, animales prehistóricos. La lucha del terror con la bondad”, un arte objeto creado con la técnica de piedra basáltica que consiste en una roca de mar medianamente afectada con una pieza de hierro. Refleja cómo las bacterias, virus y gérmenes prácticamente fueron el inicio de la vida y siguen dominando. “Tenemos que tratarlos con mucha precaución y respeto”. También representa a una especie de tótem, una figura venerada por bien o el mal.

3. El dibujo de la pintora Cristina Alfaro representa a un joven usando una mascarilla. La obra se divide en dos partes: la primera tiene una casa con el hashtag #Quedateencasa y la otra la imagen de una señora vendiendo frutas para sobrevivir y que emula a las personas de escasos recursos. También hay un mapa del mundo con manchas rojas en la cara y la cabeza del sujeto que ilustran a la gente mal informada y a las vidas perdidas a causa del COVID-19 en el mundo.

4. El 5 de marzo de este año Salvador Llort viajó a Ipanema, Brasil. Desde entonces no ha podido regresar a El Salvador. “Desde los primeros días comencé a trabajar en esta serie llamada ‘Imágenes del Corona exilio’. Esta pieza es la novena”, comentó el nacional. A esta fecha ha publicado otras 16 en sus redes sociales y faltan otras por nacer o publicar. “Limitado en materiales, decidí utilizar el humilde y noble lápiz sobre papel, esto me permitió reflejar instantes de la figura humana sombreada, resultante del contraste del fuerte sol y arena blanca de la playa de Ipanema, un lógico blanco y negro de la obra y del momento actual”, indicó. Con ello refleja optimismo con el mundo, gozo, amor, libertad y paz.

5. El artista Ronald Morán ha creado una serie titulada “La marca de los días en un confinamiento + distancia social hacinados…”. “Es la documentación de una acción repetitiva y constante hasta dejar una huella en una mancha formada por una densa trama que, a partir de una retícula de puntos unidos entre sí por líneas, testifican, como una terapia, el paso del tiempo de una espera”, menciona Morán.

6. El trabajo del fotógrafo Omar Carbonero inició hace más de un mes cuando empezó a pensar cómo la estaban pasando sus amigos, familia y también en lo que viviría él mismo en cuarentena. ¿Cómo asimilar eso? ¿Qué hacer ahora, y qué ya no? ¿Qué hacer con nuestro insomnio, con nuestra mente, con nuestra ansiedad, esa que luego se convertiría en angustia?, se preguntaba. Y luego cómo lidiar con los ataques de pánico. “Mi idea era retratar, no una máscara, no trajes especiales, no gel, nada de eso; mi idea era captar algo más conceptual y personal. Era ingresar a la intimidad de mi gente y estar más cerca para retratar el drama, la soledad, el miedo y la incertidumbre ante esta pandemia”, explicó.

TE PUEDE INTERESAR: Grandes obras han surgido en tiempos de encierro y aburrimiento

7. “Del Encierro/incertidumbre” se trata de un grabado hecho por Giovanni Gil con la técnica de cromoxilografía sobre papel, impresa a mano. “La obligatoriedad de aislarse y de prescindir de la libertad bajo la norma del encierro, generan incertidumbre, acompañada del miedo y de la muerte, generando un panorama sombrío”, explica el artista plástico respecto a su obra.

8. Óscar Pérez creó “Desarrollo de una distopía”, cuyas piezas están hechas con la técnica de ‘assemblage’ de objetos encontrados e intervenidos. Su obra retrata el advenimiento de una nueva era condicionada por el colapso de una especie que reacciona ante las contradicciones de un modelo capitalista y su gestión extractiva en sus relaciones con la naturaleza, entonces la colectividad presa de la incertidumbre y el miedo traza sus planes para consumar la huida. “La serie es, para mí, un comentario o cita artística sobre las nociones de escape a la realidad a nivel histórico citadas brillantemente por el autor Mark Dery en su libro ‘Velocidad de escape…’. Me parece muy pertinente en este momento cuyuntural de supresiones a la libertad ambulatoria y confinamiento colectivo”, indicó.

9. En esta pieza, “Realidades”, hecha con la técnica de carboncillo sobre papel, Saulazar García representa el sentimiento actual de la población por el COVID-19 y los cambios que ha provocado. “Estamos repentinamente en una cuarentena global o al menos imaginábamos que no le tocaría a nuestra generación. El aislamiento social, el confinamiento obligatorio, el cierre de fronteras por todo el mundo y tantas prohibiciones nos parecían algo imposible apenas el año pasado”, dice el autor. El retrato tiene una mascarilla de tela hecha por la gente trabajadora y con dibujitos para que un niño pueda usarla sin sentir tanto temor, “eso me parece una idea muy sensible y consciente”, expresa. La mirada del niño ve hacia el horizonte y tiene un brillo que denota esperanza y fuerza.

10. “Durante los días de encierro obligatorio, cuando no hay más opción que limitar las experiencias sensoriales, comienza una búsqueda de alternativas por mantener lo vivido lo que nos hace sentir libres”, describe la santaneca radicada en Nueva York Dacxilia S. Deras. “Mi pincel deja de lado lo abstracto y se orienta por la composición y estética paisajista, así como por plasmar sutilmente los efectos colaterales de la pandemia COVID-19. Observo desde mi rincón de cuarentena, impotente hasta cierto punto, la situación tanto local como la de mi bello país”, agrega. Su pintura tiene una mezcla de su entorno presente, inicios de la primavera, con un sabor a sufrimiento. No es una primavera cotidiana, hay dolor y limitada libertad de interactuar, razón por la cual la niña “disfruta” en total soledad y con ropa de protección.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad