“Una llamada nos devuelve el alma”, familia de paciente con COVID agradece a enfermero por facilitar comunicación

El enfermero Robín Herrera, del hospital Zacamil, ha decidido ayudar a que los pacientes de COVID-19 puedan comunicarse con su familia a través de una videollamada o una carta.

Enfermeros del Hospital Zacamil recomiendan a familiares enviar cartas a pacientes. La iniciativa fue publicada en la fan page de Guerreros de la salud contra el COVID-19.

Por Evelia Hernández

Ago 13, 2020- 21:20

Con la frase “una llamada nos devuelve el alma al cuerpo”, la familia Henríquez agradeció al enfermero Robín Herrera, el haberle facilitado una videollamada a su pariente ingresado con COVID-19. Incluso los familiares pudieron cantar el Feliz Cumpleaños al enfermo.

El enfermero, de 50 años de edad, nunca pensó que un minuto de su tiempo le devolvería la calma a la familia Henríquez, quienes en ese momento desconocían del estado del paciente de 56 años, ingresado en el área restringida de COVID-19, del Hospital Zacamil.

Menos consultas y muertes por COVID-19

Herrera, quien tiene más de 15 años de experiencia en el área hospitalaria, lidera la iniciativa de acortar la distancia entre pacientes con COVID y sus familias, a través del uso de la tecnología.

“Miles de familias viven en la incertidumbre y desconocen el estado de salud de los pacientes”, dijo Herrera.

El propósito de llevar salud emocional a los pacientes ingresados con COVID-19 impulsó al enfermero a entrar a una área restringida, donde hay circulación de una alta carga del virus y por lo cual tuvo que usar el Equipo de Protección Nivel 3.

“Sé que muchos tenemos temor de entrar al área de mayor riesgo de contagio, pero me dije: ‘tengo que hacer algo en esta vida por alguien’. Nosotros como personal de enfermería, en este momento histórico, podemos ayudar a tanta gente que está afuera, que necesita información de su paciente ingresado. Está (servicios médicos) tan lleno que es difícil cumplir con esta medida (dar información de estado de salud). Para mí es hoy cuando podemos dar el ejemplo de lo importante que somos como personal de enfermería y aportar a la salud emocional del paciente”, expresó Herrera.

El personal de salud escribe mensajes que dan aliento a los pacientes. FOTO EDH/CORTESÍA DE GUERREROS DE LA SALUD.


El enfermero no está designado para trabajar en el área restringida, sino en Medicina Interna, en el área de curaciones, sin embargo está dispuesto a ayudar o facilitar el enlace entre el paciente ingresado y su familia.

Expertos en la materia de Cuidados Paliativos han insistido, desde que inició la pandemia, la importancia de cuidar la salud mental, el estado emocional del paciente.

¡Sobrevivimos! Sin ingresos de pacientes con COVID-19 por 24 horas, el personal del policlínico Zacamil celebra con fotografía

El paciente debe ser sometido a medidas de aislamiento físico, pero no debe afrontar solo la enfermedad, advierten especialistas en Cuidados Paliativos, quienes aconsejan que las personas hospitalizadas con el virus permanezcan en contacto con sus familiares.

“El contacto con la familia tiene sentido porque es el soporte emocional que puede tener el paciente, y en esa situación hay que pensar en los mecanismos necesarios para poderlo mantener de alguna forma siempre el contacto vía telefónica o vía videollamada con sus familiares, no (hay que) olvidarnos de eso”, recomendó Mario López Saca, miembro de la Asociación de Cuidados Paliativos.

En el mes de mayo, López Saca especificaba que el aislamiento no era sinónimo de lejanía y recomendaba a los profesionales de salud encontrar mecanismos para suplir esa necesidad de comunicación con la familia, no solo por salud emocional, sino porque habría que consultar e informar sobre los tratamientos y la evolución del paciente. Sin embargo, esa estrategia ha faltado durante estos cuatro meses; y los familiares de los ingresados solo son llamados cuando los pacientes son dados de alta o en última instancia para informar sobre el deceso de sus parientes.

Robín Herrera, enfermero del hospital Zacamil, incentiva a sus colegas que ayuden y motiven en estado emocional de pacientes que sufren COVID-19. FOTO EDH/ CORTESÍA GUERREROS DE LA SALUD.


En 15 años de experiencia trabajando en el hospital Zacamil, Herrera ha logrado tener satisfacciones profesionales y personales, sin embargo, el pasado martes tuvo una de las más gratificantes.

“Lo bonito de la primer videollamada es que sin querer, justamente que estábamos realizando la videollamada, la familia le dijo – ¡Felicidades papá! – Y yo le pregunté ¿Está cumpliendo años? Entre sollozos les dije: ‘hagamos algo, canten el Feliz Cumpleaños’. Fue algo muy bonito, fue una experiencia que me provocó un gran nudo en la garganta, me puse a llorar de alegría, fue una gran bendición tanto para la familia como para mi, porque uno no sabe si es el último cumpleaños que le está cantando”, relató Herrera, aún emocionado.

La acción de acercar a la familia Henríquez tomó pocos minutos, y llenó de esperanza al paciente y sus parientes.

“Mi familia está eternamente agradecida con usted por esa acción tan hermosa que nos llenó de plena felicidad al poder verlo y poderle cantar en su día, créame que a pesar de la tormenta siempre hay un rayito de luz que nos llena de esperanza … Bendito sea Dios y todo el personal médico que contribuyó en la recuperación de mi padre, este día me le dieron el alta y ya está con nosotros de nuevo en casa… Espero que cada paciente que sigue en una cama de un hospital tenga la misma bendición de mi padre, de volver a su hogar ya recuperado, Dios bendiga a estos héroes que se están sacando la casta por salvar vidas”, fueron parte de los mensajes de agradecimiento que recibió Herrera.

El emotivo reencuentro entre la familia Henríquez provocó la satisfacción personal del enfermero, quien comenta que la situación de pandemia pone al límite las emociones de los trabajadores de salud.

Según declaraciones de Herrera, los turnos del personal de salud son de 24 horas y hay rotación de grupos para trabajar durante seis horas continuas en las áreas de COVID. “Tener seis horas en esos trajes es bien traumático porque queda uno ceñido de la cara, cuesta respirar. Seis horas de no poder ir al baño; porque no se puede quitar el traje”, relató.

Añadió que hubo compañeros que no soportaron e traje y sienten asfixia con el equipo de protección personal, han vomitado, otros se han desmayado, “es parte de los sacrificios que el personal de salud hace dentro de las áreas COVID”, expone Herrera.

A pesar del riesgo que implica entrar a una área donde hay circulación del virus, Herrera asegura que seguirá haciéndolo para escuchar, hablar y dar ánimos a los pacientes que sufren COVID-19.

“Las videollamadas se realizan con los pacientes que se encuentran conscientes, entonces mi idea es entrar una vez a la semana para orar, escucharlos, hablar con ellos, porque ellos se sienten solos. Esa videollamada es emotiva para ellos hasta para su recuperación da ánimo. El paciente con el que se hizo la videollamada ya le dieron de alta”, dijo Herrera.

El enfermero explicó que tiene otra alternativa para que los familiares se comuniquen con sus parientes que están hospitalizado por COVID-19 en el Zacamil y en la cual revive la correspondencia por medio de cartas.

Los parientes de personas hospitalizadas por Covid-19 se han ingeniado con carteles y mensajes para dar ánimo a sus familiares.

“Los familiares pueden llevar a la entrada del hospital cartas dando palabras de aliento o ánimo y se le hace llegar al paciente”, explicó Herrera.

Sin embargo dejó claro que la alternativa solo es con destino al paciente, no habrá respuesta, debido a que la zona donde se encuentra hospitalizado hay alta circulación del virus.

Las personas pueden llegar a dejar su carta a la entrada del hospital con el nombre completo del paciente, servicios donde está ingresado y número de cama.

Robín Herrera incentivo a la población a seguir realizando las medidas sanitarias para evitar el contagio y emitió un mensaje al personal de salud para que la acción de acercar al paciente con su familia sea replicado en los demás centros asistenciales.

“El mensaje es para todo el personal de Salud de todos los hospitales para que realicemos esto por nuestros pacientes, yo estoy tocando el corazón y al momento que yo me quite el traje pensé que puedo morir en paz porque he realizado algo en mi vida por alguien y la idea es que cualquier personal de salud, sea médico, enfermería, personal de limpieza destinemos un momento para dar ánimo al paciente”, aconsejó.

Herrera indicó que ayudar a los pacientes que se encuentran solos, “es una acción que nace, no es algo obligatorio, si podemos hacerlo, ayudemos al paciente, nada nos quita un momento bonito que lleva luz al paciente, es un momento que llena de satisfacción profesional”, destacó.

El enfermero es apoyado por la jefe del área COVID, quien se encarga de indicarle en el uso adecuado del Equipo de Protección Personal y orienta al enfermero para tomar las precauciones y evitar el contagio.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones