Enfermera salvadoreña fue despedida con honores en Estados Unidos antes de que donara sus órganos

La trabajadora de la salud sufrió una muerte cerebral mientras estaba de vacaciones en EE.UU. y donó tres órganos vitales de la región de tórax. En El Salvador ella no hubiese podido ser donadora porque aún no hay una ley al respecto.

Sandra Guadalupe Pérez de Barrientos trabajó en el hospital San Rafael durante 14 años. También lo hizo en el hospital Benjamín Bloom. Foto cortesía hospital San Rafael

Por Evelia Hernández

Ene 15, 2020- 06:15

Hasta el último momento de su vida, Sandra Guadalupe Pérez de Barrientos, enfermera salvadoreña, ayudó a salvar vidas en Estados Unidos, por medio de la donación de sus propios órganos.

“Miss” Barrientos, como era conocida en el Hospital Nacional San Rafael, en Santa Tecla, fue despedida con honores en el hospital Overlook Medical Center, en New Jersey, de Estados Unidos. Tenía 51 años.

“Ella donó órganos, porque entró en una muerte cerebral, yo no permití que la desconectaran. Le hicieron dos tipos de honores porque ella donó a una fundación y el otro porque ella fue una enfermera. El hospital puso a todo su personal médico completo, enfermería y de otras especialidades. Cuando ella pasó por el pasillo hacía el quirófano, todos salieron a hacer una valla y aplaudirle para despedirla”, sostuvo Wilson Edgardo Barrientos, esposo de Sandra Guadalupe.

La enfermera fue diagnosticada con muerte cerebral, conocida como muerte legal, el 3 de enero de 2020, por lo cual donó a una fundación tres órganos vitales de la región del tórax y abdominal. Sandra Guadalupe se encontraba vacacionando en Estados Unidos cuando su salud se complicó y perdió la vida.

“Ella fue tratada como se lo merecía, ella siempre se sacrificó para mitigar el dolor de sus pacientes”, argumentó Barrientos.

Según comentó el doliente, Sandra Guadalupe siempre fue muy altruista y siempre acordaron como familia sobre la acción de donar. “Como familia tenemos ese espíritu altruista, pensamos que ella seguirá viviendo, no solo en nuestros corazones sino salvando otra vida”, explicó Barrientos.

“Miss” Barrientos fue declarada con muerte cerebral en el Overlook Medical Center, de Nueva Jersey, Estados Unidos. Foto / Cortesía

Sandra Guadalupe falleció en Estados Unidos tras un fuerte dolor de cabeza, en el hospital. “Los médicos la trataron bien, ha sido muy ágil el servicio para ella. Ella sufrió una hernia a nivel del encéfalo, ella sentía una presión intracraneal”, relató Barrientos.

Sandra Guadalupe Pérez de Barrientos, ejerció durante 28 años la Enfermería y trabajó durante 14 años en el hospital de Santa Tecla en el área de Consulta Externa, también trabajó en el Hospital de Niños Benjamín Bloom.

Según el esposo, la enfermera recibió una atención humana. “Ahí la atendieron de lujo, hubo gente muy humana, las doctoras en el hospital, los médicos se acercaron llorando, nos dieron no solo un servicio de salud, sino un servicio muy humano, como ella se lo merecía”, comentó.

El cuerpo de Sandra Guadalupe de Barrientos llegará a El Salvador, ahora a las 12:00 del mediodía. Los compañeros de trabajo han preparado muchas actividades en honor a su memoria y por su altruismo al salvar vidas aún después de fallecida.

En El Salvador Guadalupe Barrientos no hubiese podido ser donadora porque aún no hay una Ley de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células Humanas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad