Conferencista Sara Winter: “No creo que el movimiento feminista ayude a conquistar logros”

La ex activista feminista dará hoy testimonio sobre el impacto de este movimiento. Hoy lucha en favor de la familia.

A dos días de haberse conmemorado el Día Internacional de la Mujer, la conferencista internacional pro vida, Sara Winter, de visita el país como parte de una gira por Centroamérica y México, señaló que la agenda feminista no está en favor del desarrollo de la mujer.

Por Susana Joma

Mar 10, 2020- 04:30

A dos días de haberse conmemorado el Día Internacional de la Mujer, la conferencista internacional pro vida, Sara Winter, de visita el país como parte de una gira por Centroamérica y México, señaló que la agenda feminista no está en favor del desarrollo de la mujer.

“Yo no creo que el movimiento feminista nos ayude a conquistar logros”, afirmó Winter, quien hoy a las 6:00 p.m., en el hotel Crowne Plaza, brindará la conferencia “Desenmascarando la ideología de género. Destrucción de la familia”.

La actividad es impulsada por la Fundación Sí a la Vida y la entrada general tiene un valor de $10.00 y para estudiantes con carné $5.00.

Durante una entrevista previa al evento, sostuvo que el pensamiento radical y autoritario de las feministas pone a las mujeres en contra de los hombres.

Winter, de 27 años, lideró entre 2011 y 2015 el grupo Femen en su natal Brasil, una extensión del movimiento feminista del mismo nombre que tiene sede en Ucrania, en el cual se mantuvo hasta que salió embarazada pues, según sus palabras, “por presión de mis amigas feministas cometí un aborto que casi me costó la vida”.

Subrayó que el aborto le dejó secuelas físicas y psicológicas y el hecho de que sus amigas feministas la dejaron sola en medio de esa situación decidió salirse del grupo, al igual que lo hicieron otras compañeras de ella. Sin embargo, dice que hubo otras personas ajenas a eso que la ayudaron.

La también activista política y profamilia manifestó que entró al feminismo porque buscaba una forma de ayudar a la mujer, luego de que ella sufriera una adolescencia difícil, marcada por hechos como la expulsión temprana de su hogar, la prostitución y la violación.

Sin embargo, más allá de las protestas callejeras, los desnudos, las conferencias universitarias, las acciones de estos grupos no cambian la situación de violencia que afecta a las mujeres.

Foto EDH / Roberto Molina

“Cuando yo era feminista, durante cinco años, yo no logré ayudar a nadie. Hoy que soy católica manejo instituciones en donde ayudamos a madres solteras, a mamás embarazadas en situación de riesgo y vulnerabilidad social”, citó.

Al consultarla sobre la lucha que las feministas están llevando en Argentina para que se legalice el aborto seguro, Winter aseguró que “el aborto es una tontería de primera categoría, que no existe aborto seguro, que eso es matar a un niño indefenso en el vientre de su madre”.

Expuso que hay estadísticas del Instituto de Psiquiatría del Reino Unido que evidencian que las mujeres que se hicieron aborto tienen un 30 % más probabilidades de suicidarse. Opinó que la mejora de la mujer y la familia puede llegar a través de crear políticas públicas e inteligentes, basadas en la naturaleza, principalmente de Educación y Seguridad Pública.

En esa línea, explicó que el año pasado laboró durante seis meses con el gabinete del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, como coordinadora de políticas para la maternidad y logró desarrollar programas de gobierno basados en los derechos humanos de los bebés y las mujeres embarazadas.

Para ella, los retos que enfrentan las familias no solo están en lograr un balance con el tema de la tecnología y la unidad familiar, sino en educar a sus hijos en el tema de la sexualidad.

De ahí que es del criterio que intentar poner una ley de educación sexual integral en las escuelas es un error: “la sexualidad debe ser abordada por la familia y no por la escuela, en el mejor tiempo que la familia elija”. Hoy , según detalló, solo está dedicada a dar consultorías, asesoría política, participa en giras como la que la trajo a El Salvador, y continúa con el manejo de tres hogares para ayudar a madres solteras y vulneradas en donde les brindan atención médica, psicológica para que se desarrollen como personas, que puedan tener a sus hijos y alcanzar un empleo.

Sara Winter se dice hoy una mujer feliz y al consultarla sobre cómo se visualiza en los próximos años en su lucha personal y profesional comentó que “en diez años yo me veo casada con otros hijos. Si Dios quiere como empresaria y que pueda con los logros de mi propio servicio poder hacer más fundaciones de caridad”.

Explicó que la ponencia que brindará hoy está dirigida a padres de familia, jóvenes, feministas y a toda persona que esté dispuesta a aprender un poco más y escuchar diferentes opiniones. Luego de su participación en el país informó que viajará a México, siempre para abordar allá temas de vida familiar.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad