General Vargas reclama a ministro de Defensa por “desnaturalización de Fuerza Armada”

Ministro dijo en tuit que mujeres cadetes se unieron a la institución sólo para apoyar planes de Bukele. Esto le agenció al ministro una andana de críticas y reproches en redes sociales de civiles y militares.

El ministro Merino Monroy recibió una serie de reclamos y reproches en redes sociales por este tuit. Foto archivo

Por Mario González

Jun 28, 2020- 21:50

La Fuerza Armada sufre la “desnaturalización” de sus funciones en la medida que se subordina al gobernante de turno y no a la institucionalidad, advirtió el general Mauricio Ernesto Vargas, diputado por el partido ARENA.

El militar retirado reclamó específicamente al Ministro de la Defensa, Francis Merino Monroy, quien en un tuit anunció la juramentación de “49 valientes mujeres que juraron ante el pabellón nacional servir a la patria aun a costa de su vida”.

“Ellas decidieron formar parte de la @FUERZARMADASV con el único propósito de apoyar todos los planes que el Sr. Pdte. @nayibbukele está desarrollando en beneficio de la población”, dijo Merino.

El general Vargas advirtió que decir que “el único propósito de apoyar todos los planes que el Sr. Pdte. @nayibbukele está desarrollando” es una “desnaturalización de las funciones de la Fuerza Armada” por cuanto se subordinan exclusivamente al gobernante de turno y no a la Constitución y la institucionalidad.

LEA: Defensa confirma que 40 militares están contagiados de COVID-19 y que 161 permanecen aislados

“Es un riesgo, una amenaza a la democracia la posición del ministro, que está al servicio del presidente”, subrayó el militar y veterano de la guerra de los años 80.

Vargas, quien fue uno de los negociadores de la firma de los acuerdos de paz en 1992 y conoce bien el espíritu de los mismos, le recordó al Ministro que la Fuerza Armada “es obediente, apolítica y no deliberante” y está al servicio del Estado.

Los acuerdos de paz persiguieron precisamente que la Fuerza Armada se profesionalizara y no volviera a ser instrumento de partidos ni dictaduras, como se le había acusado hasta ese momento y fue una de las causas de la guerra interna de 12 años que vivió El Salvador.

La declaración de Merino Monroy en Twitter le agenció una andanada de reproches, entre ellos del diputado democristiano Rodolfo Parker, también le advirtió que “quienes trabajamos por una Fuerza Armada renovada, lo hicimos para que como institución permanente esté al servicio de la Nación”.

En seguida, Parker le indicó: “Lea la Constitución, Ministro”.

Otro militar retirado, el capitán y abogado Luis Parada le espetó. “Sea arrastrado si no tiene vergüenza, pero no arrastre a la Fuerza Armada con usted”.

En el ámbito externo, el director ejecutivo de la organización humanitaria Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, opinó que al ministro Merino “hay que explicarle que en democracia los militares no están para hacerle los mandados al presidente de turno. Sólo deben fidelidad a la Constitución”.

En seguida, invitó a Merino a ver las recientes disculpas públicas del general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, por aparecer apoyando a Trump tras la disolución de una protesta pacífica fuera de la Casa Blanca.

ADEMÁS: Director de la Policía Nacional Civil aparece con uniforme de tipo militar después de 28 años de Acuerdos de Paz

Milley consideró que eso fue un error y que su presencia “creó una percepción del involucramento de los militares en la política interna”.

El abogado constitucionalista Enrique Anaya declaró a El Diario de Hoy que “el primer deber de la Fuerza Armada es cumplir con la Constitución”.

“Como cualquier institución pública, el compromiso de la Fuerza Armada no es con el gobernante de turno, sino con las reglas constitucionales y la institucionalidad… no hay compromisos personales”, sentenció.

“El propósito de la Constitución es que se trate de un gobierno de leyes, no de un gobierno de hombres”, remarcó.
Que sea gobierno de leyes, no un gobierno de hombres

El general Vargas consideró que es “peligroso” que se esté produciendo una subordinación incondicional al gobernante de turno al amparo del covid, sobre todo con la experiencia del 9F, la toma de la Asamblea Legislativa por un contingente militar encabezado por Bukele el de 9 de febrero.

El resultado de hechos como ese es que las fuerzas armadas se vuelven guardianes de Estados policiales, como ha sucedido en Venezuela y Nicaragua, ejemplificó el militar, porque sirven a individuos y no a sus países. “Las instituciones son permanentes, las personas somos aves de paso”, sentenció.

“No nos hemos olvidado del 9F… hay una interpelación pendiente y debemos estar atentos”, advirtió Vargas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad