Rodolfo González: “Los partidos no entienden otro lenguaje más que el costo político”

Asegura que los institutos políticos han olvidado su rol de capacitar y formar a sus líderes, desde ahí se puede prevenir el nepotismo.

Exmagistrado de la Sala de lo Constitucional, Rodolfo González.

Por Magdalena Reyes

Ene 15, 2020- 06:25

El costo político es el principal temor hoy día de los partidos políticos, dejando de lado las sanciones económicas y la presión social que acarrean practicas nocivas y cuestionables como el nepotismo.

Pero, ¿hay mecanismos de prevención? ¿Se debe legislar e incrementar las sanciones? Esas son algunas de las interrogantes que responde el ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rodolfo González.

¿Qué opina de la situación que enfrenta el Legislativo por nepotismo?

Con respecto a la situación actual (de nepotismo en la Asamblea) lo que han dicho algunos diputados es que van a apoyar la realización de una auditoría para ver las plazas que tiene la Asamblea, sobre todo las que no son institucionales, sino las que están asignadas para los partidos, para ver si son personas que cumplen con el perfil del cargo o si han sido nombramientos prácticamente sin evaluar el perfil.

Eso está bien como una acción inmediata, pero creo que también es importante analizar la situación de la legalidad, si el problema es de la Ley de Servicio Civil vigente, bueno hay un proyecto de Ley de la Función Pública, que está en manos de la Asamblea y que está siendo consultado con los sindicatos y diferentes organizaciones.

¿Cree que se debería de abordar de nuevo la Ley contra Nepotismo o se debería incluir un capítulo sobre el nepotismo en la nueva Ley de la Función Pública?

En ambos casos se prevé y se percibe como necesario, efectivamente sea una ley aparte o un capítulo dentro de la Ley de la Función Pública, es importante para dejar claras las cosas.

Mientras no está en una sentencia de un Tribunal o de una ley, pues estamos en el mundo de las opiniones. Pero al estar claro la forma con la que se va a tener exclusivamente acceso a un cargo público de todos los funcionarios, pues se reduce la arbitrariedad porque la autoridad competente para hacer el nombramiento tiene que verificar si esta persona cumple los requisitos legales para ser contratado.

¿Qué sanciones cree que debería imponerse con la nueva legislación?

Hasta ahora siendo una infracción ética, se habla de una multa por parte del Tribunal de Ética, pero sí es un problema de que la herramienta (legal) no tiene suficientes dientes.

El establecimiento de una nueva ley da el margen para establecer sanciones más graves o más leves que una multa que se mantiene ahora en la Ley de Ética Gubernamental, como han dicho algunos diputados con la posibilidad de destitución o deposición del cargo de quien hubiera nombra o incidido en el nombramiento de un pariente.

También se habla sobre la devolución de los salarios recibidos, ahí tiene un margen la Asamblea, dependiendo de la gravedad que se considere, porque es una practica grave. No se debe desechar la sanción política de la no reelección.

¿Los recientes casos de nepotismo podrían fracturar a los actuales partidos políticos?

Pues no debería, pero la opción de voto por rostro hace que las decisiones no se puedan meter todos detrás la bandera, diciendo es el partido el que carga con la culpa, al que se le pasa la factura, no ahora también es de tipo individual.

Ahora los medios nos permiten saber quién hizo qué, quién dejo de hacer qué, de atender peticiones de la ciudadanía y pasar la factura.

No debería generar fracturas dentro de los partidos, pero sí puede verse ya que algunos diputados salen señalando, dando iniciativas a título personal o señalando a algunos disidentes. Es importante que los funcionarios sepan que están expuestos al escrutinio ciudadano.

¿Qué mecanismos de prevención se pueden usar?

Los partidos políticos han perdido uno de sus roles principales, de formar cuadros, capacitar, no seleccionar a figuras por el simple hecho de que son figuras mediáticas para meterlas a su lista de candidatos, si no seleccionar desde jóvenes a líderes que van entendiendo el funcionamiento público.

Tristemente algunos partidos no entienden otro lenguaje más que el costo político que les puede tener un error en una decisión, nada más que eso ¿esto me va a hacer ganar más votos o menos votos? Ni sanciones económicas, ni reproche social, ni la indignación en las redes sociales, no tiene mayor incidencia.

Por eso es importante que los ciudadanos podamos emitir un voto informado, de manera que cuando volvamos a ir a las urnas, tengamos mapeado a quiénes nos están proponiendo los partidos o quiénes van de candidatos no partidarios, qué trayectoria tienen, qué cosas han hecho bien o han hecho mal, a juicio del ciudadano, quien va a decidir.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad