¿Existe la mala suerte?

Es martes 13, el único que tiene registrado el calendario de 2019. Para muchos, este es un día que anuncia calamidad y tragedia, raíz de una diversidad de supersticiones.

El yacimiento arqueológico de Pompeya, la ciudad de la antigua Roma sepultada por la erupción del Vesubio en el 79 d.C, sigue revelando sorpresas, como el hallazgo de un botín de joyas y amuletos contra la mala suerte anunciado esta semana. Foto EDH / EFE

Por Rosemarié Mixco

Ago 13, 2019- 07:15

Si pensaste no salir de casa este martes 13 o simplemente decidiste permanecer en “zona segura”, cometes un gran error.

Eso de la buena o mala suerte es materia irreal, sin fundamento, como lo afirma el sacerdote Samuel Bonilla, mejor conocido en las redes cociales como el padre Sam.

Para él, las creencias populares de la suerte, el karma y la magia tienen su origen en la superstición.

En nota publicada por el sitio de ACI Prensa, el religioso define este concepto como “una creencia que no tiene fundamento racional y que consiste en atribuir carácter mágico o sobrenatural a determinados sucesos, o en pensar que determinados hechos proporcionan buena o mala suerte”.

Pero al margen de la religión, profesionales como Marc Rodríguez Castro, graduado en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona, con posgrado en Intervención Clínica y máster en Psicología de la Salud, consideran que la idea de la suerte es bien difícil de fundamentar.

Casa persona es responsable de su suerte. Foto EDH / Shutterstock

En análisis publicado en psicologiaymente.com, Rodríguez Castro plantea que la realidad de las personas depende casi en su totalidad de las decisiones que toma.

Para él, tres son las claves para vivir al máximo enfrentando los ciclos normales de la vida con la mejor actitud, y lejos de supersticiones como la del martes 13 — en países anglosajones es el viernes 13 y en Italia, el viernes 17— , los gatos negros y las patas de conejo.

Primero, el especialista recomienda eliminar la idea de que los períodos de abundancia y felicidad son eternos. El psicólogo enfatiza que este es un principio físico contra el que nada se puede hacer, nada dura para siempre. La vida es cíclica y los seres humanos deben estar preparados para esa realidad con la mejor de las disposiciones. Elimina el pesimismo, lo bueno y lo malo se alterna.

Dos, no evadas tus responsabilidades. Las personas tienden a echarle la culpa a la mala suerte cuando enfrenta situaciones difíciles y dolorosas, cuando la verdad es que el ser humano tiene libre albedrío o libre elección sobre las circunstancias que vive. En resumen, asume las consecuencias de tus acciones y aprende de las lecciones diarias.

Y tres, acostúmbrate a darle valor a todos esos momentos felices y gratificantes que has vivido. Las personas tienen la fea costumbre de conmiserarse y solo destacar los momentos dolorosos y negativos de su historia personal. Es tu elección. Tú decides si disfrutas esos bellos recuerdos o te hundes en las experiencias desagradables. Pero no le eches la culpa a la mala suerte.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Julia Haydeé Mora, la Miss El Salvador de 1985 que nunca envejeció
Noticias Cinco hermosos lugares que te pagan por vivir y trabajar en ellos
Noticias Las caricaturas del prófugo Mauricio Funes, nacionalizado para evitar extradición y ser juzgado por corrupción

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad