Estos son los alimentos que debes consumir si padeces enfermedades hormonales

Ovarios poliquísticos, hipoglucemia e hipotiroidismo son afecciones que urgen de un tratamiento integral, donde los alimentos juegan un rol esencial.

Por Sara Castro

Oct 05, 2019- 21:10

Los alimentos aportan al cuerpo nutrientes esenciales para el mantenimiento de la salud y la prevención de enfermedades, pero cuando hay una errónea selección se podrían desarrollar padecimientos crónicos.

La nutricionista y dietista Carmen Zúniga abordó tres enfermedades que se han vuelto comunes, pero que necesitan de una atención holística: medicamentos, actividad física y una alimentación balanceada y sana.

Según la especialista, en el cuerpo puede existir una crónica “inflamación de bajo grado” que se da por el exceso de grasa alrededor de los órganos, que desencadena enfermedades como: ovarios poliquísticos, hipoglucemia reactiva e hipotiroidismo.

Y estas afecciones, casi siempre, están acompañadas por colitis y gastritis; es por ello que las dietas para controlarlas deben estar enfocadas en alimentos antiinflamatorios.

“Lo ideal es que se coma lo más natural posible y evitar el azúcar industrial, los derivados lácteos y el alcohol”,

Carmen Zúniga, nutricionista y dietista.

“En estas dietas ya no se ve el alimento como grasa, proteína, carbohidrato; se observa el impacto que tienen en las hormonas. La base del abordaje nutricional está en el intestino, porque ahí hay neurotransmisores importantes”, detalló Zúniga.

Conoce los alimentos que ayudan a no alterar estos tres padecimientos.

Ovarios poliquísticos:

Esta enfermedad es causada por un desorden endocrino y está vinculado con la resistencia a la insulina. Ello causa la inflamación de bajo grado y provoca problemas como:menstruaciones irregulares, dolor pélvico e infertilidad.

“La mayor parte de estas enfermedades tienen un componente emocional: no hay un buen manejo del estrés por lo que se eleva el cortisol, la hormona del estrés, y esta eleva la insulina y el azúcar en sangre, y esto mantiene el cuerpo en un estado de inflamación constante”, detalló Zúniga.

Ante este cuadro clínico, la especialista sugiere una dieta “paleo”, es decir, alimentos que provienen de la tierra: papa, plátano, yuca y camote. A estos pilares se añadirán las proteínas, como el huevo, pescado, pollo y carne, pero sin aditivos.

Zúniga hace énfasis en tener una alimentación lo más natural posible:añadiendo vegetales y frutas de temporada; suprimiendo en su totalidad los azúcares industriales (bollería, dulces, sodas), los derivados de la leche y las bebidas alcohólicas.

Según la dietista, el licor repercute en la salud menstrual porque se metaboliza como toxina en el hígado y luego como azúcar, ello mantiene una resistencia a la insulina. Asimismo, el alcohol hace que el cuerpo no sea eficiente hormonalmente.

Foto EDH / Shutterstock

Hipoglucemia: 

Esta afección es todo lo contrario a la diabetes: los niveles de azúcar bajan drásticamente, pero ello no significa que se deban consumir alimentos altos en azúcares, mucho menos los industriales.

Esta enfermedad causa mareos, vómitos, ataques de ansiedad, desmayos y puede llevar, incluso, a un estado de coma cuando se ingiere una comida alta en azúcar. Lo que hace el páncreas, automáticamente, es liberar insulina.

Para Zúniga, los hipoglucémicos deben comer cada tres horas, las meriendas son esenciales y siempre deberá tener cerca fuentes de azúcar cuando llega un ataque: dulces, una cuchara de azúcar con agua, un jugo de naranja o dos cuadros de chocolate con 80 % de cacao.

El chocolate negro estimula la conversión de azúcar en la sangre en grasa para almacenamiento a largo plazo.

En esta dieta se debe incluir en cada tiempo de comida carbohidratos de absorción lenta: cereales integrales, granos, legumbres, tubérculos, “todo lo que no sea harina refinada”.

Según la nutricionista, los carbohidratos deben estar acompañados por una “barrera” para que no causen ningún daño, incorporando en el plato una proteína o un alimento cocinado con aceite en cantidad moderada.

El menú debe incluir vegetales, frutas y semillas (maní, almendras, pistacho, marañón).

Hipotiroidismo:

Esta enfermedad autoinmune es una inflamación crónica en la glándula de la tiroides (ubicada en el cuello), la cual controla energía que usa el ser humano, regula su temperatura, el ritmo cardiaco y el sueño.

“Si falla la tiroides, fallan todas las hormonas”, aseveró Zúniga. Por lo que un cuadro de tiroides tiene como síntomas: cansancio, depresión, fatiga y dolor de articulaciones.

Para esta especialista, la dieta de un paciente con hipotiroidismo no debe tener alimentos con gluten, ni derivados lácteos. Y a ellos se suman aquellos que tienen compuestos que provocan bocio (bociogénicos) y trastornos en la glándula tiroides, pero que son vegetales y semillas, como: coles de Bruselas, coliflor, repollo, brócoli, en menor cantidad espinacas, zanahoria, rábanos, yuca, maní y nueces.

“Las personas con hipotiroidismo tienen mucho estrés y mucha fatiga, por eso ya no son conscientes de las opciones para alimentarse. Están tan cansados que no cocinan, solo consumen comida rápida o no están interesados en lo que comen”, apunto la dietista.

Lo recomendado para ellos es consumir vegetales y frutas de color rojo (tomate y chiles morrones) y naranja (mango y calabaza), cereales integrales, abundantes nueces y carnes y pescados en su forma más biodisponible.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad