Yamil Bukele alerta a Fiscalía por posible corrupción en el Instituto Nacional de los Deportes

El presidente del Instituto Nacional de los Deportes, informó que giraron un aviso para que el Ministerio Público investigue indicios de violaciones a la ley, desde adjudicaciones irregulares de proyectos, problemas en infraestructura deportiva hasta deudas a proveedores

Yamil Bukele, presidente de Indes. / Foto Por Menly Cortez

Por César Najarro / Twitter: @cjnajarro

Sep 20, 2019- 06:00

El Instituto Nacional de los Deportes (Indes) avisó al Ministerio Público sobre indicios de violaciones a la ley que habrían ocurrido en la administración pasada. La solicitud a Fiscalía la hizo el martes.

Durante una conferencia de prensa, el presidente de Indes, Yamil Bukele, habló en relación al “posible cometimiento de delitos descritos y sancionados” por el Código Penal, en particular referentes a la administración fraudulenta; falsedad ideológica; falsedad documental agravada; incumplimiento de deberes; revelación de hechos, actuaciones o documentos secretos por empleado oficial; peculado; negociaciones ilícitas; malversación e infidelidad en la custodia de registros o documentos públicos, todo al interior de Indes.

 

El Presidente del INDES, Yamil Bukele, declaró que ha interpuesto una denuncia en la Fiscalía General de la República luego de haber encontrado indisios de corrupción en dicho instituto.

Sin dar nombres en específico, durante la conferencia quedó claro que los hechos ocurrieron en la administración pasada presidida por Jorge Pérez Quezada.

Yamil dijo que era su responsabilidad informar de estos hallazgos para cumplir con el artículo 14 de la Ley de Procedimientos Administrativos, que señala que “… cuando un funcionario, empleado público, agente de autoridad… tenga conocimiento de la posible comisión de delitos de acción pública o de delitos oficiales cometidos por funcionarios, lo deberá comunicar al Fiscal General de la República remitiendo la documentación pertinente”.

 

Después de tomar posesión del Indes el 2 de julio, Yamil ordenó a su equipo una auditoría externa para determinar en qué condiciones asumía la administración del Indes. Esta reveló una serie de indicios que fueron comentados de manera parcial a la prensa, debido a que se seguirá el debido proceso de investigación a través de la Fiscalía y de la Corte de Cuentas.

Los indicios tienen que ver con 7 aspectos descritos en un punteo.

Bukele dio ejemplos que consideró “emblemáticos” para los medios sobre los indicios. Mencionó que se adeudan entre 400 mil a 500 mil dólares a proveedores, pero que no podrán liquidar hasta que el Ministerio Público determine que se contrató de forma legal.

Para el caso, el titular del Indes ejemplificó la deuda de 71 mil dólares por unas camisetas para la carrera anual. “Casualmente ya no la hicieron en mayo (este año) y la dejaron para la nueva administración (que preside). La suspendí porque ese dinero se puede utilizar mejor. En la Unidad de Adquisiciones de Contrataciones Institucional (UACI) no hay un verdadero proceso de esto, no se le dio un contrato ni una orden de inicio”.

Según Bukele, “la persona presentó un documento que es de resguardo privado y que solo la Institución puede tener, de los comparativos de todos los proveedores. Adujo que vía telefónica se le informó que se le adjudicaría el contrato y con eso quiere venir a cobrar”.

Añadió que, de comprobarse que este caso, como los restantes relacionados con deudas a proveedores, está apegado a ley, “vamos a honrar esa deuda. Pero si yo giro pago por estos bienes o servicios (cuando no se siguió el debido proceso), yo estaré infringiendo la ley. Pido paciencia, tengo que esperar la luz verde de la Fiscalía o Corte”.

Mencionó también que han desaparecido algunos documentos y lo calificó de “punto muy grave”. “Un folder no aparecía y, de repente, el lunes (15 de mes) estaba y contenía el caso del estadio Barraza ( el de San Miguel)”.

La fianza de la obra vencía este miércoles pasado, por lo que el martes, el Indes envió a sus especialistas de ingeniería a analizar la obra y “se encontraron daños severos. Gracias a Dios rescatamos la fianza y el miércoles logramos colocar la denuncia. Sino, hubiera afectado el bien público. Ya tenemos el respaldo para que la compañía que desarrolló nos responda”.

Esa contratación fue inicialmente por millón 248,637 dólares y se aumentó casi en 188 mil. “La ley permite que haya aumentos hasta por 20%, pero resulta que no hay orden de eso, no existe autorización alguna”, dijo Bukele.

Además, también hay problemas con otros estadios. En el Jiboa (San Vicente), la garantía suscrita en el contrato fue por “buen servicio, pero estamos hablando de una obra, sistema de drenaje, no de un servicio. Terminaba en octubre de 2016 y se recepcionó hasta enero de este año, y no hay multas, no hay informes, no hay nada”, acotó.

Así mismo, se aprobó un acta de que “todo estaba bien” con los graderíos y muro perimetral del estadio de Pasaquina, cuando previamente hubo un informe “que hay deficiencias en la obra, que no iba con buen proceso”.

El titular de Indes también señaló que los alimentos del hotel de Merliot “se compraban a diestra y siniestra” cuando debía de seguirse un proceso de licitación ya que, anualmente, el monto superaba los $200 mil.

Por otro lado, muchos servicios y suministros se contrataban sin seguir el proceso adecuado. Y, una vez adquiridos, se iniciaban los procesos administrativos de compra hasta un año después. “Queda en manos de la Fiscalía y de la Corte de Cuentas”, sentenció Yamil.

Indicios encontrados

1. Compraban a quien fuera sin seguir el proceso debido.

Según Bukele, no existen documentos o procesos que cumplan con la ley LACAP. “Aquí se compraba a quien se quisiera. Si bien puede ser que llegaban los productos, no existe, en la mayoría de casos, ingresos a las bodegas de la institución, y o sabemos a dónde iba todo ese material porque no hay registro” de las compras.

2. Había un multiproveedor.

Según el presidente del Indes, existe una única persona que, curiosamente, proveía de todo. “Es un multiproveedor, todo lo proporcionaba esa persona”. Además, dijo que el inventario registrado no coincide con lo encontrado en las bodegas. “Por ejemplo, decía que habían 500 balones número 5, vamos a ver y no están. Y así se mantenía un inventario que no es consistente”.

3. Contrataciones con deficiencia.

Empleados del hotel de Indes (Merliot), Villa Cari y de las piscinas que ya llevaban más de un año laborando no estaban con plazas fijas y no recibían las prestaciones de ley. Les renovaban contratos cada tres meses y a algunos actualmente no se les ha podido pagar por esa deficiencia. La actual administración los contratará fijo.

4. Deudas con proveedores.

El monto adeudado de la administración pasada de Indes, según la actual, está entre los $400 y los $500 mil. Solo en camisetas para una carrera el monto era de $71 mil. Se señaló que el Indes pasado no hizo un proceso adecuado ya que no hay contrato ni orden de inicio. La carrera finalmente no se efectuó y el proveedor está cobrando.

5. Gastos que no pasaron por licitación.

Los gastos por alimentación del hotel de Merliot sobrepasan los 200 mil dólares anualmente. Pese a ello (la ley establece que debe licitarse a partir de 72 mil dólares), la compra de la comida se hacía sin licitación. “No se puede hacer por contratación directa. Se compraba a diestra y siniestra. Y no existe en la planificación ni en el presupuesto asignado”, dijo Yamil.

6. Primero compraban y luego hacían proceso.

Otro de los indicios tiene que ver con que, cuando se contrataban servicios y suministros sin proceso, luego de que ya se adquiría el producto se iniciaba la documentación de compra. Hay un caso por $88 mil en hospedajes y boletos aéreos de 2018, pero que el proceso para respaldar las erogaciones inició este año, lo que viola los debidos mecanismos para liquidar.

7. Obras mal hechas.

El remodelado estadio Barraza tiene “daños severos” según el actual Indes. La documentación estaba extraviada y apareció el lunes, con lo que lograron reclamar la fianza a tiempo. La obra aumentó de costo en su ejecución, pero no hubo nunca una autorización para ello. La garantía del sistema de drenaje del Jiboa fue elaborado por buen servicio, no por la obra, y se entregó 2 años después de lo estipulado en el contrato. Y las reformas al estadio de Pasaquina debían ser entregadas en 2016. A la fecha, la obra no ha sido recepcionada por parte de Indes.

Te recomendamos

Movistar La instagramer Amber Luke quedó ciega después de tatuarse los ojos de azul
Movistar En “Al rojo vivo”, María Celeste Arrarás resalta la belleza e inteligencia de Miss El Salvador
Movistar Fallecida actriz Edith González se habría contactado con médium y esto fue lo que le dijo

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad