El Guarumal, el mayor cementerio clandestino de la pandilla 18 R en Lourdes, Colón

La loma en la cual esta semana recuperaron un cadáver era ocupada para ritos satánicos de la mara. Según lugareños, las autoridades podrían hallar muchos restos humanos más.

Sector de la finca El Guarumal, donde nuevamente han encontrado restos humanos, victimas de la pandilla 18 que opera en el sector, según autoridades. Foto EDH

Por El Diario de Hoy

Sep 19, 2019- 06:20

El Guarumal es una finca y también un asentamiento humano precario. Este último se llama Santa Fe El Guarumal. Hablar de ambos lugares es hablar de historias de muerte y de pandilleros que controlan de día y de noche la vida de los lugareños.

Algunos vecinos dicen que pertenece a Lourdes y otros a El Limón, ambos cantones del municipio de Colón, en el departamento de La Libertad.

Lo cierto es que la finca El Guarumal está situada al costado poniente de las urbanizaciones Villa Lourdes y Campos Verdes y al lado sur de la urbanización Nuevo Lourdes. De finca cafetera ya solo quedan como vestigios, algunos cafetos muy crecidos; lo demás son cultivos de maíz, frijol y arbustos.

Algunos vecinos dicen que pertenece a Lourdes y otros a El Limón, ambos cantones del municipio de Colón, en el departamento de La Libertad.

 

Aparentemente no se ve que sea difícil cavar tumbas en esos terrenos. A pesar de eso, las pandillas no entierran bien a sus muertos en ese lugar; hay gente que cuenta que ha visto perros tirando de un zapato o un pantalón enterrado y que cuando se aproximan a ver el afán del animal, se dan cuenta de que es un cadáver humano.

Otras veces, afirman los lugareños, cuando alguien anda cultivando se topa con huesos que a simple vista parece que son humanos; o encuentran tirados documentos de identidad, licencias de conducir o tarjetas de circulación de vehículos.

“Imagino que son de gentes que vienen a enterrar a estos lugares”, dice un lugareño.

Y es que la Finca El Guarumal, incluyendo el asentamiento del mismo nombre, podría ser el mayor cementerio clandestino de la Pandilla 18 Revolucionaria que delinque en ese lugar así como las urbanizaciones Villa Lourdes, Campos Verdes y Nuevo Lourdes, según fuentes policiales y civiles entrevistados.

Hallados 34 cadáveres

A finales de 2013 y principios de 2014, en una parcela cercana del asentamiento Santa Fe El Guarumal, las autoridades fiscales y policiales encontraron 28 cadáveres.

“Y ahí porque la Fiscalía ya no quiso seguir escarbando, no porque ahí hay más gente enterrada”, aseguró una persona que reside en esa comunidad.

Uno de los últimos hechos de violencia que se dieron en ese asentamiento fue el asesinado de dos hombres, durante la madrugada del 20 de mayo de este año cuando un grupo de hombres vestidos con ropas oscuras sacaron de su vivienda a Miguel Ángel Víchez Saravia, de 42 años, y José Ángel Alcántara Amaya, de 18 (hijastro del primero) y después de torturarlos, los mataron.

Para algunos vecinos de Santa Fe El Guarumal no hay duda que los verdugos de esos dos hombres fueron los mismos pandilleros de esa comunidad, ya que días antes, pistola en mano Miguel Ángel había perseguido a uno de los cabecillas de la pandilla (Tainis Locos Six Bony Brea) conocido como Elías o Molino, por haberle violado a una hija menor de edad. Días después, el grupo de hombres de negro llegaron a matarlo, pero preguntaban dónde tenían la pistola.

Un altar satánico

El lunes anterior, la Fiscalía informó que, nuevamente, en El Guarumal habían encontrado un cementerio clandestino donde podrían haber unos seis cadáveres.

Sin embargo, el Fiscal General, Raúl Melara, presente en el lugar, dijo que de momento solo se tenía la certeza de un cadáver pero que se había protegido con cinta otros lugares donde podría haber más restos humanos. Tenía planes de excavar en al menos, siete puntos.

El fiscal general, presente en el lugar, dijo que se tenía la certeza de un cadáver pero que se había protegido otros lugares donde podría haber más restos humanos. Foto EDH/ FGR

Melara afirmó que el hallazgo se produjo por una denuncia de la ciudadanía.

Junto al cadáver desenterrado el martes, encontraron un documento único de identidad y una factura emitida por el Ministerio de Hacienda a nombre de Raúl Antonio Vásquez López, residente en el cantón El Capulín, también del municipio de Colón.

Sin embargo, ese supuesto cementerio clandestino está en un sector diferente a donde encontraron los 28 cadáveres. Entre ambos lugares hay aproximadamente un kilómetro y medio de distancia.

Este último cementerio ha sido localizado en la cima de un colina con abundantes matorrales y sembradíos de maíz y frijoles, pero siempre en es parte de la llamada finca El Guarumal.

De acuerdo con lugareños, en ese lugar donde la Fiscalía ha dicho que podría haber unos seis cadáveres, los pandilleros tenían un altar satánico. Por lo menos, afirman, las fuentes, eso es lo que se sabe en la comunidad por lo que los mismos delincuentes hablan sin temor a que los escuchen.

Las fuentes indican que es muy probable que en ese mismo sector sean mucho más de seis cadáveres los enterrados, pues es bastante frecuente que los perros descubran restos humanos pero que la gente prefiere callar por temor a los mismos pandilleros.

El Chicote, pandillero asesinado por su misma pandilla

El 6 de septiembre, la policía capturó a José Raúl Chicas Monterrosa, alias Chicote, a quien señaló de ser un peligroso cabecilla de la pandilla 18.

El 15 de septiembre fue asesinado por sus propios compinches en el interior de una bartolina policial, por considerar que estaba colaborando con las autoridades.

Fuentes policiales y lugareños aseguran que la casa donde Chicote fue capturado, pertenecía a un familiar de los dos hombres asesinados el 20 de mayo, y que días antes había sido reportado como desaparecido. “Lo que se dice por aquí es que lo enterraron en su misma casa”, afirmó una fuente.

El Guarumal, según las fuentes, tanto en la comunidad como la finca, es un territorio controlado por la misma clica que opera en las urbanizaciones Villa Lourdes, Campos Verdes y Nuevo Lourdes. Es su patio trasero, aseguran lugareños.

Sector de la finca El Guarumal, donde nuevamente han encontrado restos humanos. Foto EDH/ FGR

Fotos: en el interior de El Guarumal, el más grande cementerio clandestino de la pandilla 18

El Guarumal es una finca de Lourdes donde esta semana las autoridades recuperaron un cadáver donde los pandilleros realizan ritos satánicos. Se presume que hay restos de más personas en el lugar.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad