En un mes de cuarentena el país ha perdido $515 millones en remesas y exportaciones

b Las estimaciones de Fusades indican que 1.1 millones de salvadoreños han dejado de trabajar debido a las restricciones estatales para frenar el COVID-19.

Carolina Franco de Alas, Álvaro Trigueros y Pedro Argumedo, de Fusades. Foto EDH /cortesía
Carolina Franco de Alas, Álvaro Trigueros y Pedro Argumedo, de Fusades. Foto EDH /cortesía

Por Karen Molina

May 31, 2020- 05:44

El gasto en el que está incurriendo el Gobierno es similar a las pérdidas que ya se cuentan en algunos indicadores importantes para la economía salvadoreña.

Solo entre remesas y exportaciones (que generan divisas al país y, por lo tanto, dinamizar el consumo y la producción) suman una pérdida de $515 millones solamente en abril, lo que significan dos puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB).

De ellos $228 millones son una pérdida de exportaciones y otros $287 millones son pérdida en remesas. “Esto nunca antes se había dado en la historia del país”, señaló el analista del departamento económico de Fusades, Pedro Argumedo.

Fusades ha hecho el cálculo solo con los datos de abril, un mes completo, por lo que la cifra sería mayor si se toman en cuenta 11 días de marzo (cuarentena comenzó desde el 21 de marzo) más los días transcurridos de mayo.

Pedro Argumedo, analista del departamento económico de Fusades, afirma que con base en los datos de la última Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM), en estos momentos hay más de 1.1 millón de Personas en Edad Productiva (PEA) que están sin trabajar, lo que representa una pérdida de ingresos de ese número de hogares que repercute en la economía nacional.

“Esto confirma que uno no puede separar la salud de la economía. Las banderas blancas nos están mostrando que debe haber un equilibrio estratégico para atender las necesidades de la gente”, señala Argumedo.

Y las perspectivas para lo que resta del año no son favorables. Aunque el país comience a reactivar su economía en el próximo mes, Argumedo señala que la recuperación no será inmediata.

En una simulación de datos para hacer la estimación del costo económico de la pandemia, considerando que no trabajan los sectores no esenciales, el número de empleos que se habrían perdido a la fecha superan los 65,000. “Y a partir de julio se nos viene otro fenómeno”, que lo vamos a comenzar a ver en los balances del Sistema Financiero más adelante”, advirtió Argumedo.

Se refiere a que si indicadores como las remesas o las exportaciones ya cayeron significativamente en abril, cuando no se había aplicado la cuarentena estricta, al terminar mayo los datos serán mucho más desalentadores.

El Banco Central de Reserva aún debe cerrar los datos de exportaciones y remesas de mayo, pero Argumedo afirma que estos serán mucho más desfavorables que los que ya se tenían en abril.

En un análisis respecto al PIB anual ($27,000 millones) la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador estimó que cada semana el país pierde $600 millones, que traducidos por día significan una pérdida de $100 por la paralización económica.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad