INFOGRAFÍA: Sigfrido Reyes realizó 225 viajes como funcionario, 26 en aviones privados, según Fiscalía

Desde que asumió como diputado de la Asamblea Legislativa en 2006 hasta culminar como presidente de PROESA en 2019 recibió $426,461 en viáticos para “misiones oficiales”

Sigfrido Reyes fue presidente de la Asamblea Legislativa 2012-2015. Fiscalía le cuestiona que él pedía viáticos y él mismo se los autorizaba. Foto EDH / Archivo

Por David Marroquín

Feb 19, 2020- 21:20

El expresidente de la Asamblea Legislativa y expresidente del Organismo Promotor de Inversiones y Exportaciones de El Salvador (PROESA), Sigfrido Reyes Morales realizó 225 viajes a 43 países y decenas de ciudades en el mundo como funcionario público en el período del 19 de marzo de 2006 al 7 de mayo de 2019, según el requerimiento fiscal en su contra y de otras 13 personas por lavado de dinero, peculado y estafa.

Según la Fiscalía 26 de esos viajes fueron realizados en aviones de Alba Petróleos y del prófugo Enrique Rais.

 

 

Las investigaciones fiscales apuntan a que 167 de los viajes fueron catalogados como misiones oficiales, lo que significó una duración de 868 días, es decir, un aproximado de dos años con cinco meses se los pasó de viaje, asimismo realizó 58 viajes en concepto de turismo o negocio, los cuales sumaron 235 días, es decir un aproximado de ocho meses.

Los datos anteriores difieren con las misiones oficiales reportadas por la Asamblea Legislativa de El Salvador y la Dirección General de Migración debido a que el período reportado por el Órgano Legislativo corresponden del 2006 a 2015, mientras que Migración de 2006 a mayo de 2019 porque incluye el período de Reyes como presidente del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones (PROESA).

Como cosa curiosa, los viajes hechos por Reyes que la Asamblea Legislativa los designaba como “misiones oficiales”, la Dirección de Migración los reportaba como viajes de “turismo o negocios”.

Los 225 viajes realizados por el prófugo Reyes como funcionario le significó una erogación estatal de $426,461 en viáticos, de los cuales $106,080 fueron obtenidos de manera irregular, según las disposiciones que regulan los viáticos en la Asamblea.

Como diputado y como presidente de ese Órgano Legislativo realizó 108 viajes en el período del junio de 2006 a mayo de 2015, según las investigaciones fiscales (ver infografía).

Modifican tabla de viáticos
En mayo de 2010, la Junta Directiva de la Asamblea, de la cual Reyes era vicepresidente, modificó la tabla de viáticos para viajes al exterior para funcionarios, de acuerdo al país a visitar, época del año y el costo de vida del país a visitar.

Esta tabla fijaba de $312 a $500 diarios para los diputados directivos. Para los diputados sin cargo directivo de $262 a $425, y para los empleados de $225 a $343 diarios.

El informe detalla que del uno de junio de 2006 al 31 de enero de 2011, Reyes realizó 39 viajes en misiones oficiales como diputado. Esto le significó una erogación de $113,994 al Estado en concepto de viajes. Como presidente de la Asamblea, Reyes realizó 69 viajes como misiones oficiales lo que le costó al Estado $188,531.

Entre las irregularidades halladas por la Fiscalía General se tiene que algunos de los gastos en misiones oficiales fueron pagados por el país o el organismo que invitaba al evento. Los costos incluían pago de los pasajes, alojamiento y alimentación. Sin embargo, Reyes solicitó y cobró viáticos para esos viajes, a pesar de que iba con todos los gastos pagados.

En ese sentido, Reyes recibió $106,079 de viáticos que son cuestionados así: $7,527 en concepto de viáticos, cuando no tenía que haberlo recibido porque no le correspondía, ya que solo tenía derecho a recibir viáticos para gastos de terminales.

Hubo siete viajes en los que Reyes recibió $19,120 como viáticos, pero no tuvo que haberlos recibido porque no cumplía con los requisitos establecidos por la ley. Estos viajes fueron realizados a China Taiwán, Guatemala, México, Ecuador, Miami, Argentina y Perú.

A lo anterior se le suman $79,432 que Reyes recibió en exceso por viajes, es decir, que no le correspondía recibir. Lo que pasaba en este rubro es que Reyes solicitaba los viáticos para viajar en misión oficial, pero él mismo se los autorizaba por ser presidente de la Asamblea.

Además se pagaron viáticos que excedían los días de invitación cuando el máximo por pagar en concepto de viáticos ya está regulado por un acuerdo de junta directiva.

Las investigaciones fiscales apuntan a que “se pagaron viáticos por viajes en misiones oficiales por un monto de $106,080 en contravención a las disposiciones legales que regulan la obtención legal de los viáticos entre ellos el reglamento general de viáticos y los acuerdos de junta Directiva”, señala el requerimiento fiscal.

En ese sentido, Fiscalía determinó que Reyes se autorizó y se apropió de dinero que estaba bajo su administración y custodia por ser el presidente de la Asamblea Legislativa para beneficio propio.

“Lo anterior, es una conducta que sobrepasa de una falta ética, ya que tal como se ha relacionado anteriormente los viajes en los que él (Sigfrido Reyes) obtuvo un mayor provecho económico en el período del 2011 a 2015, es decir, cuando fue presidente de la Asamblea Legislativa”, señala el requerimiento fiscal.

Ni la Asamblea ni PROESA han informado los beneficios que obtuvieron de los viajes oficiales de Reyes. Foto EDH / Archivo

Muchos viajes y cero resultados
Al llegar a PROESA, lo primero que hizo como presidente de esa institución fue recetarse incrementos entre el 30 % y el 38.67 % de las cuotas de viáticos para el presidente y consejo directivo de esa entidad. Reyes recibió $123,936 en viáticos para 52 viajes realizados como misiones oficiales entre el período de agosto de 2015 y mayo de 2019 en Proesa.

Entre los países visitados figura Italia, China Popular, España, Dubái, Emiratos Árabes, Rusia, República Checa, Alemania, Estados Unidos, Austria, Grecia; entre otros.

En 15 de las misiones oficiales se determinó que hubo invitación por parte de instituciones o gobiernos, mientras que en el resto de misiones oficiales no hubo invitación oficial. Proesa justificó que “no se encuentra invitación debido a que la misión oficial corresponde a las actividades de desarrollo de Proesa”.

Pero la referida institución no entregó a la Fiscalía un informe de los beneficios que obtuvo como institución por los viajes hechos por Reyes ni tampoco resultados de la inversión extranjera al país que pudo haber logrado con esas “misiones oficiales”.

La Fiscalía señala que “se observa una misma conducta en cuanto al uso de los viáticos, sin documentar las invitaciones a misiones oficiales, sin establecer si estas fueron cubiertas o no por el organismo que realizó la invitación, se modificó el porcentaje de los viáticos, con el único fin de lograr un beneficio económico, con claro abuso de la administración que de los bienes tenía”.

Exdiputado viajó en aviones de Enrique Rais y Alba Petróleos                             

El efemelenista Sigfrido Reyes realizó 225 viajes entre marzo de 2006 y mayo de 2019, 26 de los cuales los realizó en aviones privados, y se desconoce el origen del dinero con que fueron pagados, según las investigaciones de la Fiscalía General.

Doce de los vuelos privados fueron hechos en aviones del prófugo Enrique Rais,  aeronaves de Alba Petróleos y Petróleos de Venezuela.

Los viajes hechos en vuelos privados fueron a Venezuela, Costa Rica, Belice, Honduras Nicaragua, México y Panamá.

Estos viajes fueron hechos por Reyes como diputado de la Asamblea Legislativa entre 2006 y 2015, según registros de la Dirección de Migración. El informe no detalla el costo de cada viaje en aviones privados ni quien los pagó.

Señala el ente fiscal que a pesar de ser viajes con misiones oficiales, en muchos de los casos, la Asamblea no realizó ningún pago por estos ni tampoco se detectaron cheques, transferencias, notas de cargo que representen una salida de dinero de sus cuentas bancarias, para el pago en agencias de turismo o directamente a las aerolíneas donde él ha viajado.

“Lo que implica una utilización de fondos de origen desconocido, obteniendo de igual forma un provecho para sí, es decir que, al realizar el análisis de los informes bancarios, declaraciones, bienes muebles e inmuebles, no se logró determinar que estos fondos hayan sido originados de una fuente conocida.

Es de señalar que tal y como fue señalado anteriormente, los viáticos son asignados a los funcionarios para la cuota diaria que el Estado reconoce para sufragar gastos de alojamiento y de alimentación.

También se detectó gastos realizados por medio de tarjeta de crédito que deberían haber sido para el pago de alojamiento y alimentación, pero se determinó que fue utilizada para seis compras de otro tipo de objetos diferente a lo que estaba destinado entre 2006 y 2010.

Cargos a tarjeta de crédito por montos elevados

Hay un cargo de $118,250 a la referida tarjeta por compras hechas el 2 de abril de 2006 en Caracas, Venezuela. También el 10 de octubre de 2006 se registra otro cargo por $49,375 en un hotel de Costa Rica; mientras que 29 de diciembre de ese mismo año se cargó $19,716 por compras en Perimercados Coronado de San José, Costa Rica (Fiscalía no aclara si estas cifras son en bolívares o en colones costarricenses).

A lo anterior se le suma una compra con la tarjeta hecha el mismo día de $12,600 en Bomba Costa Rica Goicochea. Hay dos compras con cargos a otra tarjeta de crédito realizadas el 20 de marzo de 2010 en Tacontento de $51,100 y en Automercado del Oeste Musan en Costa Rica con un monto de $21,765.

Hubo otros gastos erogados por Proesa para los viajes de Reyes, que sirvieron para el pago de Roaming, transporte interno e internet, de los cuales no existe documentación que respaldara esos gastos.

Reyes realizó gastos por $43,193 para pagos de roaming (para hacer y recibir llamadas internacionales en otro país), servicio de internet, entradas a ferias y transporte interno en el país que visitaba. Solo en roaming gastó $30,000, $100 en internet, $120 en entradas a las ferias y $12,973 en transporte interno.

Sigfrido Reyes, su esposa, su hermano y otras once personas son acusadas de lavado de dinero, peculado (apropiarse dinero del Estado) y estafa. La semana pasada, la Fiscalía lo demandó junto a su esposa y su hijo por enriquecimiento ilícito en el orden de $472,464.

 

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad