Coronel denuncia arbitrariedades en la Fuerza Armada de El Salvador

Un coronel piloto aviador relata cómo fue humillado por haber informado que un hijo del ministro de Defensa y otros oficiales se pusieron borrachos escandalosos en una base aérea.

Foto EDH / Archivo

Por Jorge Beltrán / David Marroquín

Feb 07, 2021- 23:15

Es la noche del 20 de marzo de 2020. La Fuerza Armada de El Salvador está bajo el régimen de emergencia sanitaria para hacer frente a la pandemia de COVID-19, lo que significa que todos sus efectivos están acuartelados para atender cualquier llamado de ayuda hacia la población.

Pero aquel 20 de marzo, después de un partido de voleibol, el coronel piloto aviador, Eduardo Alfonso Salazar García, ejecutivo de la brigada o segundo al mando, se retira a su dormitorio a descansar mientras los oficiales jóvenes se quedan en la cancha.

Ya bien entrada la noche, a Salazar García lo despierta una gritería que proviene del bar de oficiales. Toma el teléfono y pregunta al encargado a qué se debe el bullicio. Le responden que hay oficiales tomando licor.

LEA ADEMÁS: Discrecionalidad en otorgar ascensos y cargos en comandancias de la Fuerza Armada

Pregunta al encargado del bar quién es el oficial más antiguo. El coronel Salazar ordena a los once oficiales presuntamente ebrios que se vayan a dormir. Entre estos oficiales está el teniente de fragata Gerardo Antonio Merino Marroquín, hijo del ministro de Defensa. René Francis Merino Monroy.

El mando (comandante y ejecutivo) de la Segunda Brigada Aérea, con sede en Comalapa, desde hace varios días, han estado reiterándole al personal de oficiales bajo su mando, que está prohibido el consumo de licor en el bar de oficiales de esa guarnición.

A la mañana siguiente, Salazar elabora un informe en el que consigna los nombres de los once oficiales que estaban borrachos y se lo pasa al comandante de la brigada. Este a su vez, lo hace del conocimiento del comandante general de la Fuerza Aérea quien informa al jefe del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada (EMCFA), sobre la falta grave cometida por nueve pilotos y dos tenientes de fragata de la Fuerza Naval.

Según el coronel Salazar, el jefe del EMCFA ordena que el informe no se haga de manera oficial y que los once oficiales mencionados en el parte, a manera de castigo sean enviados al Comando Sumpul, unidad que se encarga de resguardar las fronteras.

El hijo del ministro también enviado al Comando Sumpul

En entrevista con El Diario de Hoy, Salazar asegura que haber elaborado el informe en el que se incluía el nombre del teniente de fragata Gerardo Antonio Merino Marroquín, le complicó su carrera profesional a tal punto de darle la baja, es decir, pasarlo a situación de retiro.

El coronel asegura que como ejecutivo de la Segunda Brigada Aérea, tiene a su cargo la disciplina, ley y orden de la guarnición y fue en cumplimiento de su deber que elaboró el informe, a sabiendas de que uno de los oficiales borrachos era hijo de ministro Merino Monroy.

El Diario de Hoy buscó una reacción del ministro Merino Monroy, sobre estos incidentes que involucra a su hijo, según la denuncia y según documentos proporcionados, pero no se obtuvo una respuesta de él.

TE PUEDE INTERESAR: Bukele rechaza que 2021 sea el “Año del Bicentenario de la Independencia y de los Acuerdos de Paz” porque diputados no pidieron opinión a la Fuerza Armada

“Aproximadamente un mes después, cuando el ministro de la Defensa Nacional se enteró que uno de los elementos de la Fuerza Naval que había sido enviado a una posición fronteriza, era hijo suyo, se puso furioso y en lugar de haberle preguntado al jefe del EMCFA, por qué no le había informado del traslado de su hijo, tomó represalias contra mi persona junto con el jefe del EMCFA de una forma arbitraria, violentando la legislación militar al ordenar un arresto de días, en relación a otro hecho, sin causa justificada y enviándome en la orden del 30 de abril, de alta al Ejército como jefe del Centro de Reclutamiento y Reserva de San Miguel, cargo para un teniente o capitán”, afirmó Salazar.

El coronel Salazar es piloto de aviones de combate. Algunos coroneles que lo conocen le atribuyen ser uno de los mejores oficiales por su trayectoria profesional, además de que era el único instructor de la Fuerza Aérea para el entrenamiento de nuevos pilotos de ala fija (aviones).

Entrevista del 29 de mayo de 2020, en la cual el ministro Merino Monroy señaló al coronel Salazar de haber cometido una falta muy grave pero no la justificó. Foto Archivo

El coronel asegura que la decisión de trasladar al hijo del ministro al Comando Sumpul no fue suya sino del jefe del EMCFA, sin embargo, el reclamo del funcionario fue hacia él; en términos malsonantes le preguntó : “quién p… se creía él para ordenar el traslado de uno de sus hijos”.

Arresto de cinco días por informar indisciplina del hijo del ministro

Salazar asegura que a ninguno de los once oficiales se les instruyó proceso disciplinario, como debía ser, sino que el castigado resultó ser él, quien solo cumplió con su deber.

“En lugar de haberle preguntado al Jefe del EMCFA, por qué no le había informado del traslado de su hijo, tomó represalias contra mí junto con el Jefe del EMCFA de una forma arbitraria, violentando la legislación militar al ordenar un arresto de 5 días, en relación a otro hecho, sin causa justificada”, insiste el oficial.

TE PUEDE INTERESAR: La Fuerza Armada de El Salvador hace cambios de jefaturas en 20 unidades militares

Ese otro hecho que refiere Salazar, por el cual le impusieron el castigo de cinco días de arresto, consistió en que días antes del incidente de los once oficiales, había venido de Estados Unidos un mayor, piloto también, a quién el comandante de la brigada le permitió guardar la cuarentena en un dormitorio de oficiales, en arreglo con autoridades sanitarias que en esos días estaban en el recinto militar, asegura.

Sin embargo, cuando el jefe del EMCFA se enteró, el comandante de la brigada culpó al segundo al mando, es decir, a Salazar, según lo afirmado por este. El mayor fue enviado a cumplir cuarentena a un hotel y a Salazar le impusieron el arresto con lo cual afectaban su historial (expediente profesional) militar.

El silencio del ministro de Defensa

Desde el 28 de enero se le solicitó alministro de la Defensa para quesentara posición respecto a losseñalamientos de arbitrariedades orevanchismo contra algunosoficiales superiores y subalternospor acciones de éstos encumplimiento de su deber. Se lepidió vía WhatsApp al jefe de prensadel ministerio, luego al ministro víaTwitter. Ninguno contestó.

Salazar fue trasladado a San Miguel. El traslado de ejecutivo de la Segunda Brigada Aérea hacia la oficina de reclutamiento en San Miguel consta en la Orden General No. 05/020, de fecha 30 de abril de 2020. Salazar cumplió la orden de inmediato.

Coronel dice que declaraciones del ministro en una radio son falsas

El 29 de mayo de 2020, en el diario Colatino se divulgó un comunicado en el que se manifestaba que en el interior de la Fuerza Armada había inconformidad por decisiones arbitrarias que este estaba tomando, como el traslado de Salazar a un puesto que podría ser desempeñado por militares de rangos muy por debajo del de un coronel.

Posteriormente, en una entrevista que el periodista William Meléndez le hizo a Merino Monroy, este le preguntó sobre el traslado del coronel Salazar, mencionado en el comunicado, pero el funcionario afirmó que el traslado del coronel obedecía a una falta muy grave cometida por el jefe oficial.

Sin embargo, cuando Meléndez le pidió que mencionara la falta, el ministro no lo hizo. También señaló que Salazar podría haber pedido hablar con él o con el comandante general de la Fuerza Armada para tratar el problema ventilado en el comunicado pero que no lo había hecho.

Pero Salazar refuta ambos señalamientos. Nunca cometió falta alguna como para que lo castigaran degradándolo al ser asignado a un cargo destinado a un capitán o teniente y dice que no tuvo nada que ver en la difusión del comunicado.

También afirmó cuando el ministro fue entrevistado, hacía una semana que él le había solicitado los pases (permisos) para hablar con él.

El Diario de Hoy tiene copia del documento en el que consta que Salazar solicitó los permisos para hablar con varios de sus jefes el 24 de mayo de 2020, una semana antes de que el ministro le hiciera los señalamientos en la entrevista radial.

Salazar afirma que en San Miguel estuvo poco tiempo porque luego fue relevado de ese puesto y lo pasaron a disponibilidad, esto es, sin ningún cargo, más bien para obligarlo a solicitar su baja. Pero él no lo hizo.

El 27 de julio, por fin fue recibido por el ministro quien, asegura, le dijo que su caso ya estaba resuelto.

En la orden del último día de agosto, fue dado de baja, incluso cuando tenía la posibilidad de aspirar al grado de general. Sin embargo, era evidente que jamás sería seleccionado como candidato a ese ascenso.

TE PUEDE INTERESAR: Ministro de Defensa y tres altos jefes militares son ascendidos a General de Brigada

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones