Alcohol gel y jabón líquido, los más buscados del centro

En el centro de San Salvador parecía que la rutina seguía con normalidad, pero ya hay una sensación de preocupación por lo que podrá ocurrir.

Por estar frente al hospital Rosales, la mayoría de los clientes de María Leiva son pacientes. En estos días ha aumentado la venta, y ya casi no tiene, de mascarillas. Foto EDH / David Martínez

Por Xenia González Oliva

Mar 14, 2020- 04:51

El dulce que los comerciantes ambulantes pasan repartiendo en los autobuses como parte de su estrategia de venta ahora se ha convertido en un objeto sospechoso para Edenilson Martínez.

A partir del incremento de las alarmas y emergencias decretadas por el coronavirus tanto en el país como alrededor del mundo, Martínez ha comenzado a fijarse más en su entorno. “He evitado agarrar las cosas que dan los vendedores ambulantes porque todos tocamos lo que reparten”, explicó. Además ha comenzado a tomar otras medidas, como lavarse las manos o usar alcohol gel después de bajarse de los autobuses.

Martínez ha sido testigo de los niveles de preocupación que han comenzado a prevalecer entre la población salvadoreña.

Desde su puesto de artículos de primera necesidad, ubicada sobre la calle Rubén Darío, ha visto cómo en dos días se acabaron todos los botes de alcohol gel que tenían disponibles en las ventas que están sobre la calle. “Dos días y ya no hay”, expresó.

Ayer al mediodía la calle Rubén Darío, que suele ser una de las más concurridas del centro de San Salvador, lucía poco transitada.

Aunque parecía que las personas mantenían su rutina con normalidad, al hablar con algunos de ellos se percibía una preocupación latente desde distintas formas. “Está muy solo. Está solo, solo. Se preocupa uno porque como no se vende, no se pagan las ventas. Para nosotros baja el ingreso”, dijo Martínez.

La misma preocupación compartía Carmen Elena Martínez, quien tiene su venta cerca de la Universidad Tecnológica. Sin los estudiantes, la afluencia de clientes ha bajado mucho. Aunque el alcohol gel también fue lo más vendido de la semana, también tiene otros productos que no ha podido vender.

Ella también ha visto la incertidumbre de quienes llegan a buscar alcohol gel y mascarillas. El jueves por la noche dos jóvenes llegaron a su establecimiento buscando alcohol gel, le dijeron que habían caminado por buena parte del centro sin encontrar nada y se llevaron lo último que ella tenía. Para ella la principal preocupación es la de los niños de su familia, pero también se preocupa por su edad ya que sería vulnerable al coronavirus.

Frente al Hospital Rosales, una comerciante de pan con café ha colocado un botecito de alcohol gel tanto para sus clientes como para uso personal. A un lado, en el siguiente puesto, Rosa de Cornejo es una de las pocas que aún tiene a las ventas de los botes más pequeños con alcohol gel. Dice que siempre ha tenido la costumbre de lavarse las manos y usar alcohol, por la ubicación de su puesto a diario está expuesta al polvo y humo de los buses. “Las manos se le ponen negras a uno”.

“¡Ya pusieron alerta roja!”, le avisó su hija a Guadalupe Rivas, mientras ella empujaba una carretilla con cajas llenas de jabón líquido. Para Rivas estos días han sido de un incremento en ventas, pero cada vez les cuesta más conseguir el producto y se está volviendo más caro. Aunque ella sabe sobre las advertencias de evitar aglomeraciones, también necesita seguir trabajando en las calles del centro de San Salvador.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad