Cierre del municipio es un procedimiento sanitario errado, advierten infectólogos

Por el momento el municipio de La Libertad no tiene registros de casos confirmados del virus. La medida finaliza hoy por la noche.

Puerto de La Libertad acordonado por la Fuerza Armada. Foto EDH/ Yessica Hompanera

Por Evelia Hernández

Abr 19, 2020- 05:00

Ante la falta de un caso confirmado en el Puerto de La Libertad, infectólogos aseguraron que la acción del cierre de esa ciudad, decretado el viernes por el presidente Nayib Bukele, no es un cerco sanitario como lo dejó ver el mandatario en su cuenta de Twitter.

“Llamar a eso cerco sanitario es estirar el término, eso es como que imponga un toque de queda del que no podemos salir forzosamente, no podemos salir de nuestras casas. Eso no es un cordón sanitario. La orden no tuvo nada que ver con eso, sino con el enojo del presidente por lo que había visto en las noticias”, señaló Rolando Cedillos, jefe de Infectología del Hospital Rosales.

A juicio de este especialista en enfermedades infecciosas, la medida es reactiva y manifiesta que su implementación puede ser hasta contraproducente, y sugirió: “hay que valorar mantener abiertas las fronteras y hacer una buena vigilancia en ella y no simplemente cerrarla”.

Ayer, desde las 11:00 de la noche, un aproximado de 830,976 personas del Puerto de La Libertad, según datos de la Estimación y Proyección de la Población 2005-2050 de la Digestyc, permanecen privadas por 48 horas de acceso a lugares de abastecimiento de comida y farmacias, contrario a lo señala el decreto de Estado de Emergencia Nacional de la Pandemia por COVID-19.

Las cifras sobre la situación de la pandemia, hasta las 11:00 de la noche se mantenían, en 201 personas contagiadas con el virus, de las cuales 116 fueron detectadas en los centros de contención, 82 por contactos con personas positivas a COVID-19, dos identificados en cuarentena domiciliar y uno que entró por un punto ciego.

Mientras que 31 son los municipios donde se identifica contagio local del virus. Por el momento, La Libertad no se encuentra con ningún caso confirmado del virus, razón por la que especialistas se descarta que el cierre total e impedimento de movilización en el municipio sea una acción sanitaria.

De los 82 casos locales a nivel nacional, solo en dos municipios el Gobierno implementó cercos sanitarios: en Metapán, donde se dio el primer caso confirmado de COVID-19, y en La Libertad, donde no había ninguno confirmado.

“La razón cuando se establece un cerco sanitario es cuando se busca o se ha comprobado que hay circulación activa del agente infeccioso y se toman estas medidas para evitar que pase el virus a otras áreas o que circule más el virus”, explica el infectólogo Jorge Panameño.

Según el médico, “el cerco sanitario es una cuarentena extrema, los cercos sanitarios van de acuerdo al período de incubación de la enfermedad. La máxima expresión sería restringir por completo los movimientos cuando la zona es caliente (alto contagio del virus), cuando hay un elevado número de casos y se cierra completamente, pero se le da apoyo (a la población ) para que subsistan, se les da alimento, agua para que no vaya haber clases de escasez de alguien”, explicó el médico.

Sin embargo, el cordón sanitario ordenado por el presidente dejó a siete comunidades sin agua potable; al personal de una junta directiva que iba a abrir la bomba para abastecer a la población se le impidió la circulación hacia la zona.

El objetivo del procedimiento del cerco sanitario es buscar contactos o evitar que el virus salga a circular a otras zonas.

El Diario de Hoy consultó al área de Comunicaciones del Ministerio de Salud para conocer cuáles eran las razones sanitarias por las cuales se había catalogado la zona con cerco sanitario, y si hay alguna búsqueda de casos en la zona, pero hasta el cierre de la nota no hubo respuesta.

Panameño agregó que la medida sanitaria se implementa según el alto número de casos. “Un cerco extremo se va dar cuando han habido varios casos y entonces corre un riesgo enorme que de ahí se vaya a infectar para otras comunidades y terminará hasta lograr formar un mapa epidemiológico de encontrar a todos los contactos, entonces se levanta, pero deben haber criterios claros por qué se inició y para qué”, dijo Panameño.

Y agregó: “Es decir, se buscan los nexos que han tenido, cuántas casas, cuántos barrios están comprometidos y dependiendo de eso se determina si es necesario mantener el municipio en cerco sanitario o solo unas zona. Es como se hace un cerco o cordón sanitario”.

Nayib Bukele autorizó que los 262 alcaldes apoyen en las medidas de control de circulación. El viernes, en entrevista matutina, Carlos Pinto, director ejecutivo de Corporación de Municipalidades de El Salvador (Comures), manifestó que es de suma importancia la función de un gobernador departamental para que organice la Comisión Departamental de Protección Civil.

Unas cuatro alcaldías han pedido al Presidente Bukele que se establezcan cierres totales como el realizado en La Libertad. Uno de ellos fue el edil de San Luis Talpa, Salvador Menéndez.

Medidas epidemiológicas para las alcaldías

-Mantener un programa continuo de mercados municipales (por al menos tres veces por semana).

– Proveer de mascarillas gratuitas a la población.

– Implementar ordenanzas municipales para verificar la utilización de la mascarilla (disminuir dispersión de secreciones).

-El Cuerpo de Agentes Metropolitanos puede colaborar con verificar el respeto al confinamiento y distanciamiento físico en lugares públicos.

-Implementar un número para dar ayuda médica telefónica para quien lo solicite y coordinar emergencias con el número 132.

-Capacitar al personal de ambulancias y dotar de equipo de protección para que apoye a los centros de salud.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad