Juzgado Ambiental emite medidas cautelares para alcaldías de la cuenca de Coatepeque

Ordenó a las comunas resolver el problema de botaderos a cielo abierto y se abriría un proceso judicial para resolver el problemas de las aguas grises.

Foto EDH / Omar Martínez

Por Nancy Hernández

Feb 21, 2020- 04:30

El Diario de Hoy publicó en agosto del año pasado una investigación que denunciaba el problema de basureros a cielo abierto y el desecho de aguas residuales al lago de Coatepeque, a partir de las publicaciones el Juzgado Ambiental de Occidente inició un proceso legal para verificar el problema de basura en la cuenca de Coatepeque.

La inspección inició el 23 de septiembre con un recorrido en la jurisdicción de Santa Ana para verificar el número de basureros a cielo abierto y determinar quiénes eran los responsables de arrojar los desechos sólidos, inorgánicos en su mayoría, a la orilla de las calles. Después se programaron dos recorridos más para las jurisdicciones de El Congo e Izalco.

En la jurisdicción de Santa Ana se encontraron 15 botaderos a cielo abierto, en Izalco cuatro y en El Congo seis.

El Juzgado Ambiental de Occidente determinó que las alcaldías de Santa Ana, El Congo e Izalco debían de elaborar un plan de recolección, saneamiento y proceder a los cierres de los botaderos a cielo abierto. El plan debe contener una calendarización de tres meses, periodo en el que se ejecutarán actividades que incluyan la concienciación de habitantes, días y hora de recolección de desechos sólidos.

“Hemos podido corroborar todos los botaderos a cielo abierto. La mayoría de desechos sólidos eran inorgánicos, también pañales, desechables, botellas, incluso hemos encontrado luminarias, equipos electrónicos, cosas que tendrían que ser tratados”, declaró Norma Elizabeth Lemus, jueza ambiental de occidente.

Aseguró que parte de la solución al problema de basura es la participación y organización de las Adescos de las comunidades para hacer un manejo adecuado de los desechos sólidos.

En la inspección también se corrobó la información sobre el problema de aguas grises y en resolución se establece que se tomarían las acciones pertinentes para abrir un expediente de oficio e iniciar el proceso para establecer medidas cautelares y resolver el problema de aguas residuales en la zona.

En la cuenca del lago de Coatepeque viven más de 8,000 personas y el 98 % de ellas evacuan las aguas grises (domiciliarias) directamente al espejo de agua y lo contaminan. Entre los contaminantes también se incluyen quintas recreativas y restaurantes.

La mayoría de familias usan esta misma agua para consumo y actividades cotidianas, esto representa un grave peligro para la salud de los habitantes del lago de Coatepeque.

La jueza explicó que en el lago de Coatepeque, en repetidas ocasiones, se han recibido denuncias y avisos sobre construcciones no autorizadas, tala de árboles, contaminación y basureros a cielo abierto. Muchos de estos casos ya han sido resueltos.

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad