Presidente de Anda admite en Asamblea que agua es de mala calidad

Pese a haber dicho en 2019 que el agua se podía tomar, ayer dio cuenta de infraestructura “obsoleta y dañada” de las plantas potabilizadoras y dijo que la central que abastece a San Salvador está “a punto de colapsar”.

Al igual que la ministra de Salud; el presidente de Anda, Frederick Benítez, llegó acompañado de varios asesores. Foto EDH / Jorge Reyes

Por Eugenia Velásquez

Feb 18, 2020- 06:45

El presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda), Frederick Benítez, llegó ayer a la interpelación que le hicieron los diputados a justificar que, debido a que la infraestructura de las plantas potabilizadoras de agua está “dañada y es obsoleta”, el agua que sirve a la población no es de calidad y no tiene la capacidad para abastecer la demanda nacional.

Benítez pintó el panorama de “grave” y admitió que la Anda está en “emergencia todos los días”. Dejó entrever que a raíz del “abandono” en que están las plantas lo que pasó en enero es un “primer anuncio” de lo que puede ocurrir en el futuro. Incluso, la planta Las Pavas está “al punto del colapso”, externó.

Pese a haber mostrado una imagen sombría del sistema de agua, el 18 de junio de 2019 Benítez afirmó que “la calidad del agua cumple (estándares internacionales). En una entrevista televisiva, el funcionario añadió: “Al frente de la cámara le digo a la población que puede tomar agua del chorro, no hay problema. Yo viví por años tomando agua del chorro y nunca me pasó nada, hasta más delgado estoy”.

Al ser cuestionado por esta declaración, afirmó nunca haber dicho que se podía tomar agua con mal olor y sabor. Además, matizó que las declaraciones fueron en junio de 2019 y no durante la crisis.

El jefe de fracción de ARENA, Carlos Reyes, dijo que lo dicho por Benítez los dejó más preocupados.

A manera de ejemplo, el funcionario dijo que en esa central sólo hay tres filtros de agua funcionando al 100% de un total de 24 filtros que tiene. La planta trabaja solo al 30% y agregó que no tienen capacidad para poder detectar un problema “atípico” como el de la proliferación de algas que provocó en enero de este año, que el recurso hídrico que Anda distribuye en el Área Metropolitana de San Salvador, fuera de mal sabor, olor y color.

“La planta es deficiente porque nunca ha tenido mantenimiento, cuando la planta está en abandono, cuando hay un problema atípico de proliferación de algas, no tiene capacidad de respuesta, no tenemos mecanismos de alerta temprana, no tenemos mecanismos de aguas arriba del río Lempa, mecanismos que nos adviertan que hay trazos de algas”, argumentó Benítez.

Por no haber dado una respuesta ágil a la crisis del agua que se vivió en San Salvador en enero pasado y desatender el llamado de los diputados anteriormente para que explicara como lo estaba resolviendo, es que el funcionario ha sido interpelado por la Asamblea con 14 preguntas que ayer contestó y que ahora será increpado por los diputados con repreguntas.

Desde que Benítez inició su comparecencia en el Parlamento, comenzó diciendo que toda la infraestructura de la Anda está en “abandono”. Hizo una reseña histórica de las plantas potabilizadoras, algunas que datan desde 1930.

Admitió ante los diputados que la institución no tiene la capacidad de detectar problemas de insalubridad del agua como fue la proliferación de algas, debido a que no cuentan con instrumentos tecnológicos para frenar algún tipo de contaminación, especialmente en la zona de aguas arriba del río Lempa.

Relató que cuando se dieron cuenta de que habían algas en el agua ya habían distribuido el recurso a San Salvador.

“Nos dimos cuenta al día siguiente (del inicio de la crisis), porque solo tenemos tres filtros funcionando al 100%, encontramos unos trazos, entonces ya habíamos bombeado agua para San Salvador, ¿qué pasó?, teníamos el olor y el sabor en la red ¿cuáles fueron las primeras acciones?, lo primero que hicimos fue parar las plantas, ya no bombear, empezamos a limpiar los filtros, empezamos a limpiar todo, la entrada de la boca toma del río Lempa, lo hicimos al inicio”, se defendió Benítez.

Pese a sus declaraciones, la población se quejó que el agua siguió cayendo contaminada por más de 15 días.

Extécnicos de la Anda explicaron bajo el anonimato a El Diario de Hoy, que lo anterior ocurrió porque la autónoma abrió varios pozos de agua que estaban cerrados para abastecer de agua a zonas que no cuentan con el suministro diario.

Sin embargo, Benítez dijo que “es falso” y justificó que cuenta con los análisis respectivos que demuestran que los nuevos pozos están sirviendo agua de calidad.

“Aquí están todos los exámenes de los 47 pozos rehabilitados, 10 pozos perforados que son nuevos, donde tenemos 15 en perforación ¿qué hacemos con ellos?, estamos creando independencia de Las Pavas. Que los pozos que rehabilitamos fueron la causa, eso es mentira”, justificó Benítez.

Préstamos sin ejecución

Los diputados en sus preguntas también le solicitaron que informe qué ha hecho con los préstamos que la Asamblea aprobó anteriormente para hacer obras de mejoras en la planta Las Pavas por el orden de más de $100 millones.
Benítez les aseguró que a su llegada a la Anda estos fondos no han sido ejecutados y le echó la culpa a las administraciones anteriores.

“El proyecto estuvo encajonado en toma de decisiones, podía tener una consecuencia como reacciones de la sociedad, que son las que estamos viviendo ahorita”, esgrimió.

Recordó que no solo es Las Pavas la única planta que está “vulnerable” a que pueda ocurrir lo mismo que sucedió en enero, sino en todas por las condiciones en que están. “Estamos haciendo milagros”, dijo.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad