Cepa hará otro estudio para Puerto La Unión

En junio la autónoma también acordó con la agencia de cooperación de Japón hacer nuevos análisis de factibilidad.

El Puerto La Unión fue inaugurado en 2009 y desde esa fecha no ha operado en su totalidad. Foto/ Archivo / Foto Por Archivo

Por Karen Molina

Sep 13, 2019- 06:25

La Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) destinará un total de $370,000 para un nuevo estudio de factibilidad y capacitaciones de personal del Puerto de La Unión que se suma a por lo menos dos estudios más que la institución ha hecho para determinar sus funciones tras 10 años de inacción.

Esta vez, Cepa le ha encargado un nuevo análisis al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para que determine si es conveniente que la terminal se use para la creación y funcionamiento de un negocio de producción pesquera acuícola, para un astillero o el desarrollo de negocios turísticos.

La institución firmó un acuerdo estratégico con representantes del organismo internacional ayer, en un evento privado.

En junio Cepa también firmó un acuerdo con representantes de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (Jica) para que este haga otro estudio sobre la reactivación de la terminal marítima.

Pero ya antes, en administraciones pasadas, Cepa también encargó más estudios para el mismo fin. Uno de estos últimos análisis se hizo entre 2017 y 2018 a un costo de costó $200,000. Su conclusión fue que el lugar donde se construyó el puerto no fue el más adecuado debido al alto nivel de sedimentación que tiene esa zona.

El presidente de la autónoma, Federico Anliker, justificó ayer que estos no serán “estudios fantasiosos” sino que estarán acordes a la nueva realidad económica del país y que esta vez sí se piensan ejecutar.

Anliker agregó que los fondos con los que se pagará el estudio provienen de un remanente que le había dado al PNUD para ciertos proyectos. Para este nuevo análisis Cepa pagará $250,000 por el estudio y otros $120,000 adicionales para el plan de formación de personal, según indica un comunicado difundido por la oficina de prensa.

“Lo que nos toca es sacarle algún potencial al puerto”, señaló Anliker.

La terminal marítima ha estado inactiva desde hace 10 años y a la fecha representa un gasto para el Estado.

Según datos de Cepa, de los $101 millones que Japón le prestó al gobierno salvadoreño para su construcción, solo se ha pagado la mitad, por lo que la deuda será cancelada en 2041. El dinero para su pago anual sale de las operaciones de otras empresas de CEPA como el Aeropuerto Internacional o Acajutla.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad