Bukele planteará medidas para tepesianos en cita con Trump el miércoles

Para hoy se espera, en el marco de la Asamblea de la ONU, un encuentro entre ambos.

Foto EDH / Tomas Guevara

Por Tomas Guevara

Sep 25, 2019- 06:25

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, espera cumplir este miércoles su primer encuentro como jefe de Estado con su homólogo estadounidense, Donald Trump, con quien tratará temas de seguridad regional, inmigración y apoyo en cooperación con El Salvador.

Luego de una mañana de visitas a medios de comunicación en Estados Unidos, el mandatario ofreció declaraciones a la prensa salvadoreña en las afueras del edificio News Corporation, en la 6ª Avenida de Manhattan, sede de influyentes medios de comunicación como la cadena FOX y el Wall Street Journal.

El espinoso tema migratorio que tanta chispa saca en Estados Unidos, en especial para la administración de Donald Trump, sería uno de los puntos fuertes de la cita a la que Bukele acude con la certeza de dar un giro a la relación bilateral con la potencia del norte después de 10 años -que a su criterio- estuvieron plagados de desaciertos que llevaron al país a estar en la línea contraria de su principal socio comercial y estratégico.

Para el mandatario salvadoreño que cumple su primera cita al foro de las Naciones Unidas, donde disertará este jueves al mediodía, la relación con Estados Unidos no es una cuestión de decisiones personales, sino de supervivencia del país.

“Tenemos más de 2 millones de compatriotas viviendo en Estados Unidos, nuestra moneda es el dólar, el país donde más exportamos en Estados Unidos, el país y del que más importamos es Estados Unidos; recibimos más de 5.4 mil millones de dólares de remesas al año desde los Estados Unidos. Entonces como podemos pelearnos con Estados Unidos, no es una decisión personal o de gusto, sino que es una decisión de supervivencia, nuestro país debe trabajar de la mano con Estados Unidos y lo que mañana vamos a fortalecer es principalmente eso”, dijo Bukele.

El presidente salvadoreño dijo que no hay duda que el tema migratorio es una preocupación real para su contraparte de la reunión por la confluencia de problemas que genera en asuntos como seguridad regional y fronteriza, por lo que está anuente a discutir soluciones de largo alcance con El Salvador como aliado principal.

Pero el mandatario llega a la cita también para empujar algunos intereses que a su criterio son vitales para El Salvador como lograr que Estados Unidos le retire la categoría de país peligroso y le saque de la nada grata categoría 3 en inseguridad ciudadana, por la que año con año el Departamento de Estado, insta los ciudadanos estadounidenses de abstenerse de visitar nuestro país, o en su caso hacerlo siguiendo rigurosos procesos protocolos para garantizar su integridad.

“Necesitamos crecimiento económico e inversión en seguridad, bajar la alerta que tiene Estados Unidos sobre viajes a El Salvador si queremos hacer crecer el turismo y ganar más inversión extranjera. Difícilmente alguien va decir voy a invertir en El Salvador cuando tiene alerta 3, es imperativo bajar ese nivel de alerta”, razonó el presidente.

Ante esto Bukele espera el acompañamiento de la administración de Trump para que el país supere la barra del estancado crecimiento del 2 %, como máximo, en donde ha permanecido desde hace más de una década.
Por lo tanto la reunión está dirigida en esa línea de acción para convencer al dirigente de la mayor economía del mundo apadrinar al país con apoyo a la inversión, en prioridad ante otras líneas de cooperación.

“El tema de crecimiento económico en El Salvador, mientras el país siga creciendo a niveles del 2 por ciento no va poder dar oportunidades para nuestra gente y para que podamos bajar el nivel de inmigrantes, aunque se ha reducido considerablemente, pero de una manera temporal”.

Seguirán peticiones de solución para clase TPS

En la reunión de este miércoles sin duda se estaría tratando también la problemática del Estatus de Protección Temporal, TPS, cancelado por la administración Trump en 2018 para unos 195 mil salvadoreños.

“Tenemos que conseguir una solución para los que tienen el estatus del TPS, sabemos que son unos 195 mil salvadoreños. Yo no veo la posibilidad que va a venir a deportar 400 mil personas el gobierno de los Estados Unidos, pero eso no soluciona el problema, porque muchos de ellos tienen negocios, tienen hipotecas, son dueños de casas, son dueños de propiedades, muchos de ellos generan empleados, están estudiando en la universidad”, dijo.

Por su parte el coordinador general de la Alianza Nacional del TPS, el salvadoreño José Palma, quien lidera la organización nacional en todo Estados Unidos que impulsa una campaña para una solución desde el aparato legislativo en EE. UU. dijo que durante los tres meses de la administración Bukele han intentado tener acercamientos al Ejecutivo, tanto por la vía de Cancillería como de la Casa Presidencial para reunirse y apoyar cualquier iniciativa. Sin embargo, dijo lamentar no haber tenido respuestas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad