Daboub espera el respaldo de países para presidencia del BID

Juan José Daboub sería uno de los 17 aspirantes de nueve países de América Latina, para ocupar el cargo a la presidencia del BID.

Juan José Daboub visitó Uruguay invitado por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) y brindó una charla titulada “Reformas económicas exitosas”. Foto EDH / cortesía ced

Por Jessica Guzmán

Feb 17, 2020- 19:30

Juan José Daboub aspira a ser presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID, sin embargo está consciente de que el respaldo de los países debe estar a su favor para ostentar este cargo en la entidad financiera internacional.

Así lo dejó claro en una entrevista que brindó al periódico El País, en Uruguay, luego de participar en un evento organizado por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) donde expuso una charla titulada “Reformas económicas exitosas”.

Daboub fue ministro de Hacienda entre 1999 y 2004 y además trabajó como director gerente del Banco Mundial y ahora se perfila como el primer salvadoreño en ser candidato a la presidencia del BID.

Consultado sobre si le interesa el cargo, respondió afirmativamente aunque aclaró que “tienen que darse las condiciones y eso significa que haya suficiente respaldo de la mayoría de los países de América Latina y el Caribe”, se lee en la entrevista de El País.

El artículo agrega que “Daboub destacó que tiene ‘cariño por el BID, porque ha sido una institución rápida en cuanto a los apoyos, con capacidad innovadora y creatividad, y también con ese poder de convocatoria que es tan importante para los temas globales”.

Fuentes allegadas al proceso de elección del BID aseguran que el exfuncionario salvadoreño representa una de las cartas más fuertes para recibir apoyo y pueda relevar al actual presidente del organismo, el colombiano Luis Alberto Moreno, quien termina su gestión el 1 de octubre de 2020.

Para que Daboub se convierta en aspirante oficial a presidir el banco, creado en 1959, debe ser propuesto por el presidente Nayib Bukele a través del ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, quien es gobernador en la junta directiva del BID.

En la entrevista que le realiza El País abordan, aunque brevemente, temas de coyuntura mundial, así como su labor en El Salvador cuando fue ministro de Hacienda.

Sobre lo primero, asegura que la coyuntura económica política entre las grandes potencias China y Estados Unidos, puede generar oportunidades para Latinoamérica.

“Por la tensión entre Estados Unidos y China hay una gran oportunidad para América Latina y el Caribe de tomar ventaja ante las oportunidades que dejará el diferendo entre las dos potencias”. Explicó que “muchas empresas que están produciendo en China o en países de alrededor, van a buscar mover alguna de sus plantas para aquí y (se beneficiarán) aquellos países que tengan mejores condiciones para atraer esa inversión extranjera”.

Respecto a su trabajo en El Salvador, le preguntan: ¿por qué motivos promovió un proceso de privatización de las empresas públicas: ante lo que responde que tras la guerra civil que sufrió el país debía implementarse políticas que levantaran la confianza ante posibles inversionistas.

Su trabajo

“En el caso concreto de El Salvador, desde finales de los 70 hasta principios de los 90 tuvo una invasión armada y quedó bastante destruido en todo sentido, físicamente y en su tejido social. La credibilidad del país era cero. Se firma un acuerdo de paz en 1992 y comenzamos a implementar políticas públicas que ya se había comprobado que habían funcionado en otros lados”, explica.

Prosigue y asegura que de una situación caótica para el país, lograron levantarlo para llamar la atención de inversionistas, además de generar un panorama empresarial de competitividad positivo.

“Quiere decir que en un período relativamente corto, de una situación miserable pudimos llegar hasta el grado de inversión haciendo cambios estructurales importantes: dando mayores niveles de seguridad, reduciendo el tamaño del Estado, abriendo a la competencia a las empresas estatales o privatizándolas como un medio no como un fin”, manifestó.

Para Daboub, quien diseñó el modelo de privatización de la Administración Nacional de Telecomunicaciones (ANTEL) en 1997, este tipo de políticas sigue siendo una buena opción de competencia para los países tal como responde a El País de Uruguay, al preguntarle si replicaría esos modelos que implementó en El Salvador.

“Estoy convencido que se tiene que crear la mayor cantidad de competencia posible, se debe reestructurar, desregular y privatizar aquellos sectores en los que se puede hacer con los criterios que dije”, explica Daboub, y agrega que si la reforma trae beneficios la población, esta lo notará y confiará en este tipo de políticas y en quien las implementa.

Te recomendamos
Consulta por teléfono sobre el subsidio de $300 ofrecido por el Gobierno ante emergencia
Marta, la vendedora que no recibió el bono de $300: “Grité por la angustia y decepción de no tener dinero”
Cómo identificar las diferencias entre el coronavirus, la gripe y las alergias
¿Cómo cortarte el cabello durante la cuarentena? Los mejores consejos para lograrlo
VIDEO: Alberto Laresca, el imitador salvadoreño de Selena Quintanilla

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad