Alza de muertes sospechosas de COVID-19 inició en mayo

Seis alcaldías, de las 15 con más casos diagnosticados, registran 421 muertes sospechosas de COVID-19 hasta el 15 de junio.

Por Karla Arévalo - Lilian Martínez

Jul 06, 2020- 22:30

Al menos 421 personas han muerto bajo sospecha de COVID-19 en seis municipios de los 15 con la mayoría de casos diagnosticados a nivel nacional.

La Unidad de Datos de El Diario de Hoy visitó los Registros del Estado Familiar de cuatro alcaldías y solicitó información de fallecidos a tres alcaldías más.

Los municipios investigados son Soyapango, San Miguel, Santa Ana, Ilopango, San Marcos y Santa Tecla. La única alcaldía a la que se le solicitó información y que no la proporcionó fue la alcaldía de San Salvador.

Los hallazgos en los registros de defunción arrojaron que, hasta el 15 de junio, 421 habían muerto bajo sospecha de COVID-19. Los primeros registros se dieron a mediados de marzo.
La primera muerte sospechosa por COVID-19 ocurrió en un hospital en San Miguel el 14 de marzo. El alza se dio a inicios de mayo.

√ Lee la investigación: Las 421 muertes sospechosas por COVID-19 ocultas en los registros de defunción

El ingeniero biomédico, Carlos Castelar, coincide con que los efectos de la pandemia comienzan a verse desde ese mes. “De hecho, según el registro de fallecimientos por neumonía de los boletines epidemiológicos se ve que el repunte de fallecimientos inicia en la semana 18 (finales de abril). Al comparar esto con la base de datos de las actas de defunción, el repunte también coincide con las semanas 18-19”, explicó.

Los datos de las muertes sospechosas fueron agrupados de acuerdo a las semanas epidemiológicas establecidas por el Ministerio de Salud; para esta entrega se graficaron únicamente las semanas que registraron muertes en los seis municipios investigados. Por lo que se excluyeron 13 muertes ocurridas previo a la semana del 29 de marzo al 04 de abril de este año.

Entre la primera semana que muestra la gráfica y la semana del 12 al 18 de abril la mediana de muertes sospechosas de COVID-19 rondó las 26 muertes. Luego hubo una disminución.

El contexto que vivió el país durante esas fechas fue la imposición de los primeros cercos sanitarios. Uno en La Libertad, por el Ejecutivo, y el otro en el centro capitalino, impuesto por orden del alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt.

Mientras tanto las seis alcaldías continuaban sumando muertes sospechosas en sus registros de defunción.

Desde el 26 de abril al 2 de mayo, la tendencia de muertes sospechosas ha marcado un alza. Las alcaldías que más muertes han registrado y que proporcionaron información, son las de Soyapango y San Miguel.

Soyapango registró 182 muertes sospechosas hasta el 15 de junio de este año. El número de muertes en este municipio se disparó a mediados de mayo.

El alcalde de ese municipio dijo que pedirá a la Asamblea un Estado de Excepción focalizado ante el incremento de casos diagnosticados y muertes por COVID-19.

Asimismo, informó sobre el cierre temporal de los mercados de ese municipio y “la prohibición de venta a cuenta propia” sobre la vía pública. Soyapango registró 562 casos positivos hasta el 6 de julio.

Otra de las alcaldías que registra más muertes sospechosas de COVID-19 es San Miguel; con 158 muertes hasta el 16 de junio y 459 casos positivos hasta el 06 de julio.

LEA ADEMÁS: Médicos piden más rigor al llenar registros de defunción en El Salvador

San Miguel instaló un cerco sanitario a mediados de marzo; cuando empezaron a registrarse muertes sospechosas en ese municipio y cerró los mercados el 4 de julio.

De las 421 muertes ocurridas en seis municipios, el mayor porcentaje de fallecimientos ocurrió en personas mayores de 60 años.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad