“A Chile le dio un inesperado y maldito infarto”, dice embajador

Renato Sepúlveda, embajador de Chile, usa ese símil para explicar los reclamos sociales en su país

Renato Sepúlveda, embajador de Chile.

Por Ricardo Avelar

Nov 23, 2019- 04:25

Por más de un mes, los ojos del mundo se han posado sobre las calles de Santiago, la capital chilena, y otras importantes ciudades de ese país sudamericano. Semana a semana, cientos de miles de manifestantes se han tomado las calles para expresar inéditos niveles de descontento.

La crisis es latente y es imposible de negar. La explicación sobre las causas, sin embargo, es aún material de debate dentro de Chile pero también a lo largo de una región que quiere explicar sus tiempos políticos en una ola de inestabilidad en diversos rincones.

El jueves por la noche, en un conversatorio sobre esta crisis en la Universidad Doctor José Matías Delgado, el embajador chileno Renato Sepúlveda adelantó una explicación sobre la situación actual de su país: “a Chile le dio un esperado y maldito infarto”.

A su juicio, la situación que viven los chilenos no es del todo sombría. El diplomático manifestó que este país tiene alto niveles de desarrollo envidiables para la mayoría de sus vecinos, con un PIB per cápita anual de casi US$16,000 (el promedio de Latinoamérica y el Caribe es de US$9,000), un promedio alto de escolaridad, gran cobertura de este sistema y otros indicadores sociales que distan del hemisferio.

Sin embargo, admite que durante los últimos años, ha habido una serie de demandas sociales insatisfechas, como bajas pensiones, educación universitaria costosa, mala calidad de la salud, un alto nivel de vida y gobiernos “poco empáticos”.

Si bien estas demandas han sido llevadas en diversos momentos a las calles por manifestantes, el embajador consideró sorpresiva la explosión reciente. Por ello, la comparó a un infarto sorpresivo.
Sin embargo, destaca los esfuerzos de diálogo del gobierno de Sebastián Piñera de promover medidas que atiendan a las causas del descontento, entre ellas políticas sociales y económicas, además de la reciente convocatoria a un referéndum en abril de 2020 para decidir si se redacta una nueva constitución.

Adicionalmente, Sepúlveda asegura que la administración Piñera está buscando salir de la crisis sin violar derechos humanos.

Esto a raíz de las críticas al gobierno de abusar su poder. En un informe reciente, Amnistía Internacional consignó violaciones a los derechos humanos de cuerpos de seguridad en el marco de la crisis. A juicio de la organización, estas acciones revelan un “grado de coordinación” que “conduce razonablemente a pensar en la responsabilidad del mando al más alto nivel”.

El embajador sale al paso de las críticas al régimen e indica que si bien pudo haber abusos, el gobierno ha tratado de ceñirse a la legalidad para disuadir los efectos de la crisis y destaca que los militares, que fueron duramente criticados por haber sido involucrados, solo buscaron proteger que negocios no fueran saqueados.

Una opinión más crítica

En contraste a la visión del embajador Sepúlveda, el abogado y especialista anticorrupción Miguel Peñailillo llama “a ver las cifras con lupa y no con telescopio”.

Según este experto, también chileno, si bien las cifras oficiales hablan de un PIB per cápita envidiable, más del 50% de los chilenos ganan alrededor de $500, algo que a su juicio resulta insuficiente en un lugar de elevados costos.

Asimismo, destaca que en su país la desigualdad es latente, e indica que un estudio del Banco Central de Chile advirtió una significativa brecha: “el 10% de la población concentra más del 55% del total del patrimonio. De hecho, casi el 42% está en manos del 5% de hogares más ricos”, consigna esta institución.

Asimismo, Peñailillo destacó que el 56% de la población económicamente activa no tiene capacidad de ahorro y que la educación superior, factor clave para el desarrollo, “es producto del modelo de desarrollo de la década de los ochentas y solo da acceso a quienes pueden pagarlo”.

Gran parte de la población está sobreendeudada, añadió, y muchos incluso lo hacen para poder pagar el supermercado. En resumen, dijo, “el estado no está cumpliendo su papel redistributivo ni garante”.

En estas condiciones, la desigualdad se acumuló y ni los gobiernos de derecha ni los de izquierda hicieron reformas profundas o sustantivas al “modelo”, como en Chile se conoce al sistema económico, de corte primordialmente liberal.

Que las últimas dos grandes crisis (en 2011 a raíz del alto costo de la educación superior y la más reciente cuyo detonante fue un alza al precio del metro) hayan sucedido en gobiernos de derecha se debe, según Peñailillo, “a que a diferencia de la izquierda estos últimos no entienden la dinámica de los movimientos sociales ni tienen capilaridad en estos sectores”.

Finalmente, destaca que en los últimos años ha habido cerca de veinte casos de colusión entre cúpulas empresariales de diferentes industrias. “Esto ha hecho que los chilenos crean que las reglas no aplican de la misma manera a todos”, manifestó.

Si bien Peñailillo y Sepúlveda tuvieron posturas disidentes a lo largo del conversatorio, este último punto también lo compartió el diplomático.

¿Lección para El Salvador?

Según Pedro Argumedo, del Departamento de Estudios Económicos de Fusades, la economía salvadoreña es mucho más vulnerable que la chilena.

Asimismo, la institucionalidad salvadoreña es más endeble que la chilena, donde si bien hay problemas, hay mayor certeza jurídica y la democracia es más estable.

Por ello, más allá de un análisis complejo de qué sucede en las calles de Santiago, lanzó una reflexión relevante: “Al comparar la reacción en Chile y la situación en El Salvador, todo nuestro país debería estar incendiado”.

Te recomendamos

Movistar Salen a la luz reveladoras imágenes de la hija de Lucero y Mijares, así se ve a sus 14 años
Movistar ¿Recuerdas a “Lady frijoles”? Tras ser deportada, ahora es presentadora de TV y emprendedora en Honduras
Movistar Fuertes revelaciones: Así es la vida de Melania Trump en la Casa Blanca

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad