Selecciones

La Selecta Sub-23 sacó un empate que invita a soñar en el Preolímpico

La Selección Sub-23 de El Salvador rescató un empate en Panamá, con el que pueden definir la serie, el domingo, en el Cuscatlán, para clasificar al Preolímpico

Iván Anderson (d) de Panamá disputa un balón con Kevin Reyes (i) de El Salvador este miércoles durante un partido entre las selecciones de Panamá y El Salvador por la clasificación de Concacaf hacia el preolímpico de los Juego Olímpicos de Tokio 2020, en el estadio Rommel Fernández en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/Carlos Lemos

Por Franklin Ponce | Twitter: @FP11EDH | Jul 17, 2019- 21:13

Viniendo de nada a más. Con un primer tiempo para el olvido y un segundo, con varios minutos para destacar, la Selección Sub 23 de El Salvador sacó un importante empate a uno en Panamá, contra el equipo canalero. Resultado que ilusiona a los salvadoreño, quienes tendrán la oportunidad para sellar la clasificación al preolimpico, el domingo, en el estadio Cuscatlán.

Estaba clara la idea del Memo Rivera, que era de tratar de salir vivos del Rommel Fernández, con el 4-4-1-1. Era esperar, aguantar como se pudiera y tratar de contraatacar. Pero adelante había poca idea ofensiva y los problemas defensivos aparecieron con la salida del capitán y jugador más experimentado en esta Selección, Roberto Domínguez, por lesión.

El zaguero salió a los doce minutos, por un golpe en el tobillo izquierdo, después de que cinco minutos antes chocara con el atacante panameño Isidro Hinestroza.

La ausencia de Domínguez se resintió también por la falta de una voz líder, para motivar a sus compañeros. Los panameños impusieron condiciones, gracias a la actitud del deseo de querer ganar el partido. Dominaron el partido, aunque generaron poco en ataque.

Pero El Salvador fue muy poco adelante. Difícilmente completaron tres pases y fueron mínimas las ocasiones que superaron los tres cuartos de cancha. Las pocas veces que esto ocurrió, no había fundamento para convertirlo en una jugada de peligro.

Prueba de ello fue que después de hacer la primera aproximación con un centro pasado, a los 26 minutos, los canaleros se encontraron la pelota e hicieron el contraataque, que terminó con un pase filtrado para Juan Tejada, que ante la marca de dos defensores, pudo definir cruzado ante la salida del portero Mario González (27’).

Los salvadoreños se quedaron pidiendo una inexistente posición adelantada. Pero también era parte de la frustración de que las cosas no estaban saliendo como se quería.

No hubo reacción hasta el término del primer tiempo. Tampoco Panamá fue arrasador, ante la poca claridad frente a la portería del salvadoreño González.

Isidoro Hinestroza (d) de Panamá disputa un balón con Christian Molina (i) de El Salvador este miércoles durante un partido entre las selecciones de Panamá y El Salvador por la clasificación de Concacaf hacia el preolímpico de los Juego Olímpicos de Tokio 2020, en el estadio Rommel Fernández en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/Carlos Lemos

Otra cara

Así que el descanso sería de mucha reflexión, por ambos lados, ya que los siguientes 45 minutos iban a ser claves, para lo que se pudiera venir en el próximo partido.

Quizás a forma de como se pudieron haber dicho las cosas, parecieron hacer mayor eco en los salvadoreños, quienes salieron con otra cara a la parte de complemente, muy diferente a lo mostrado en el primer tiempo.

Desde que movieron la pelota, se pusieron a tocar el balón, llegar hasta el otro sector, donde Kevin Reyes pegado a la banda derecha, se animó a la individual y sacar un centro raso, que metió en su propia meta Jiovanny Ramos (47’).

Gol que los salvadoreños celebraron con mucha euforia, con el pequeño grupo de aficionados cuscatlecos que estaban en el sector popular de este estadio.

Luego del gol salvadoreño, los locales cayeron en desesperación y físicamente se vinieron abajo. Varios jugadores se resintieron de calambres, mientras los salvadoreños jugaron a la desesperación del rival, quienes tuvieron las mejores oportunidades para marcar el segundo gol, pero no aprovecharon.

Algo que El Salvador agradeció, porque el empate que perduró hasta el final (1-1) es un gran negocio para los salvadoreños, que para la vuelta tendrán muchas cosas a su favor, con el cierre de la serie en el Monumental.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad