Deportes

Selección: muchos culpables… nadie responde

¿De quién es la responsabilidad ante los fallos que ha mostrado la Azul y Blanco? La periodista de Canal 12 opina a fondo.

Carlos De los Cobos da indicaciones en el primer entreno de la semana rumbo a los juegos ante Montserrat y República Dominicana. Foto EDH/David Martínez

Por Zully Rodríguez - | Nov 24, 2019- 09:00

Hablar de Selección es como tocar un tema religioso o político, con opiniones encontradas que no unen sino más bien dividen.

Zully Rodríguez es periodista y presentadora en Canal 12. / Foto EDH cortesía

Hablar de Selección es como esa relación tóxica que todos hemos vivido, en el que no podemos vivir con ella, pero tampoco sin ella; por tal motivo, siendo consciente de esta delicada situación, creería que el análisis que a continuación leerán está basado en resultados y números, aunque debo de confesar que no he podido dejar de lado lo visto en cancha, que es precisamente el punto de quiebre en opiniones diversas.

Si nos basamos en la segunda etapa de dirección técnica de Carlos de los Cobos, los resultados favorecen al mexicano, ya que de 20 partidos disputados, en 14 ha visto la victoria, solo ha empatado una vez y caído en 5 ocasiones. ¡Sí!, las matemáticas favorecen al estratega; sin embargo, el problema se genera cuando el análisis se basa en esos 5 descalabros y sobre todo en la forma, resultado y estilo en la que se ha ganado la mayoría de esos partidos.

De los Cobos, ¿qué decir de él? Un estratega que se había ido por la puerta grande en 2009, dejando la ilusión (en aquel entonces) de haber podido hacer más hacia el Mundial de Sudáfrica 2010.

El mexicano regresó a la dirección técnica de la selección, a mi parecer un grave error. No por poner en duda su capacidad, sino porque tengo la fiel certeza de que las segundas partes siempre son malas.

Y es que, para muestra un botón. El DT ha sido criticado por perder ante islas a las que históricamente se había dominado, igualmente juzgado por la forma en cómo se ha ganado en estas eliminatorias, señalado por el planteamiento defensivo en cancha y sobre todo poniendo en duda su capacidad como estratega debido a sus convocatorias.

A mi criterio, no se puede eximir de culpas a la cabeza de este proyecto en lo deportivo, pero… ¿será solo el entrenador el villano? O tenemos que analizar más a fondo y distinguir factores influyentes en procesos insatisfactorios.

¿Dónde dejamos la responsabilidad de FESFUT? ¿Es que acaso tenemos una federación ordenada? ¿Una que brinda las mejores condiciones a nuestros jugadores y cuerpo técnico?

La planeación, la organización de estructuras, los semilleros… ¿dónde están? No sé ustedes, pero a mí me parece que también tienen una porción de este pastel amargo, y no es una pequeña.

¿Y sus jugadores? Insatisfechos, desmotivados y un plantel dividido que de alguna manera han logrado sobrellevar el hecho que no todos están tan convencidos de la convocatoria de algunos.

Nuestra Selección es también el reflejo de una Primera División de tercer nivel, que no exige, que no tiene recursos. ¡Vamos… ni siquiera buenas canchas! Aquélla que deja sin comer a sus jugadores basándose en vacíos legales para irrespetar las leyes por las que se rige el fútbol nacional.

¿Qué esperamos entonces? ¿Un cambio? Si somos nosotros mismos los que pasamos por desapercibidos todos estos problemas y seguimos con la misma mentalidad conformista de “jugar como nunca y perder como siempre”.

La prensa deportiva también se lleva su pedazo de culpa, al no exigir, indagar e incluso en muchas ocasiones (destaco que no en todas) no criticar todos los factores antes mencionados y ser entes de cambios a través de los diversos medios de comunicación masiva.

Reitero que no creo que haya un solo culpable. Más bien creería que en esta maquinaria las piezas están trabajando a ritmos diferentes.

Ahora llega el 2020 con grandes retos en el que a mi parecer sería un completo error cortar el proceso de De los Cobos, ahora lo único que queda es seguir y esperar… esperar que los números nos favorezcan, que los otros equipos no jueguen a su nivel y que, hasta cierto punto, el esfuerzo se note y de frutos en la cancha.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad