Yuri Rodríguez

A Yuri Rodríguez no lo detuvo la pandemia: “Tengo que ponerme a la altura del campeón que soy”

Platicamos con el campeón panamericano de Fitness sobre su presente, uno que tuvo que cambiar mucho su cotidianidad para continuar con su sueño de poner en alto el nombre de El Salvador

El poderoso atleta tuvo que dejar los gimnasios para transformar su casa en uno. Su rutina cambió poco y se esfuerza para estar a punto para la siguiente competición que se le presente.

Por Roberto Leiva | Twitter: @RobbieRuud | Indes | Sep 01, 2020- 20:50

La pandemia ha significado un gran obstáculo para todos los atletas salvadoreños. Muchos no han podido entrenarse como merecen, y el tiempo corre. Las dificultades, sobre todo de espacios abiertos, entrenos colectivo, son verdaderos obstáculos para que los atletas se preparen adecuadamente a futuro.

Pero hay quienes han logrado sacar ventajas, como Yuri Rodríguez, campeón panamericano de Fitness en Lima 2019, y actual rey de la disciplina en la región. Su perseverancia, ingenio, y toma de riesgos han sido fundamentales para que no pierda ritmo y logre seguir en carrera para darlo todo y sacar el pecho, literalmente, por El Salvador.

Con ayuda del Indes, CANCHA logró conocer de la viva palabra de Yuri cómo ha sido su adaptación al entreno en casa, su alimentación, y muchas otras atenuantes más que según él, han evolucionado, alcanzando así una adaptación vital para mantenerse en forma y listo para competir.

La mamá de Yuri Rodríguez cuenta los secretos del vestuario del campeón

Su novia, Karla Velásquez, ha sido fundamental para sobrellevar cada reto que le ha propuesto esta pandemia. Pila fundamental en su vida, y bálsamo en todo momento de incertidumbre.

El esfuerzo de Yuri es admirable. Agudizó todo su ingenio para mantenerse a flote, y hoy por hoy puede decirse que está sin parar, logrando las pequeñas metas diarias para construir el futuro profesional dentro del complejo y duro mundo del fitness.

¿Cuándo fue la última vez que entrenaste con normalidad?

La fecha exacta no la recuerdo, pero fue quizás una semana antes de salir del polideportivo. A principios de marzo, tuve mi entreno como debía de ser.

¿Cuánto tiempo pasó para que te adaptaras a la nueva “normalidad”, cómo fue el proceso?

De alguna manera mi preparación de vida, desde que soy un niño, desde que yo recuerdo me ha tocado adaptarme a la situación en la que me encuentro. Saben que mi preparación pasó por la universidad, estuve preso, y me ha tocado acoplarme para poder llevar adelante mi carrera como fisicoculturista. Así que cuando esto sucede no es nada nuevo porque estoy acostumbrado a vivir circunstancias como esta (adversas).

Sin embargo, no dejo de ser humano, y aunque tenga la capacidad de adaptarme me pasé quizás como una semana un poco pesimista; creí que esto iba a costar un poco más de lo normal, pero decidí con Karlita (su pareja) empezar a hacer ejercicio en casa con pesitas, unas botellas con agua, unas barras, hacer pechadas con el cuerpo, sentadillas… No pasó más de cinco días entrenando así cuando decidimos invertir en un equipo para poder trabajar en casa. Una bicicleta estacionaria nueva es una de ellas, una banda, y un minigimnasio.

Las medallas y trofeos que tiene el fisicoculturista. Foto / Cortesía INDES

Con eso estuvimos entrenando casi mes y medio, hasta que luego Indes nos prestó maquinaria para complementar la que ya teníamos y poco a poco el equipo se fue poniendo en el punto necesario para poder tener un entreno óptimo. Con el mini gimnasio que conseguí, con las pesas que ya teníamos y un poco de conocimiento para poder hacer ejercicio utilizando el peso corporal, podíamos salir bastante bien. Pero tuvimos una reunión con Yamil Bukele y él nos dijo que nos apoyarían en todo lo que se pudiera. Así que opté por pedirle ciertas maquinarias específicas para volver más íntegro mi entreno.

Entre ellas estaba una máquina para hacer dominadas y fondo asistido, esa te ayuda para que no levantes cien por ciento tu cuerpo, sino que tengas ayuda a la hora de hacer ejercicio, una máquina de aducción/abducción, que tiene doble función, por lo tanto ocupa menos espacio. Una máquina de hiperextensiones, un banco sin peso, siempre ocupás tu cuerpo pero te permite llegar a un ángulo de 45° dejando que todo tu peso caiga sobre tus lumbares. A esto le agregué una máquina de pantorillas que me la prestó la federación de fisicoculturismo, siempre en conjunto con Indes, y posteriormente una máquina de legs-press invertido para glúteos; también una barra olímpica con los discos de 45, 35, 25, 10, 5 y 2.5 kg, con eso creo que me quedé bastante completo.

¿Qué posibilidades se descartaron a parte del gimnasio común y corriente?

Prácticamente quedó descartado todo y lo único que se podían hacer eran ejercicios en casa. Tratamos de ver la posibilidad de entrenar en un gimnasio que abriera las puertas de forma exclusiva para un atleta o un cliente común, pero todas las personas tienen temor a la enfermedad y a las circunstancias que está viviendo el país. Por lo tanto se tornó difícil entrenar en otro lado. De alguna manera yo como atleta tengo que tener mi equipo porque no soy un atleta del común, sino que soy un atleta de élite. La mayoría de atletas de élite fuera del país cuenta con su gimnasio propio, entonces yo no vi como un gasto la inversión que hice de maquinaria, sino que lo vi como algo necesario para ir profesionalizando mi carrera.

El atleta salvadoreño hace hasta lo imposible por mantenerse en forma tal, que pueda competir de igual a igual con cualquier oponente

Lo bonito de mis rutinas es que siempre puedo agregarle algo nuevo, de lo que aprendí en la preparación anterior, ya que yo soy mi preparador físico. De esta manera logré hacer una nueva rutina con la que ahora cuento, y esta se puso muy fuerte. Soy franco, a veces yo me voy a acostar a la cama hasta con temperatura (fiebre) pero de tanto entreno. Me cuesta recuperarme por la alimentación que llevo, con la alimentación tengo un problema, y es que me cuesta conseguir los vegetales, pero el salmón, el pollo y el pescado no faltan en la refri.

Tal vez no estoy haciendo las ocho comidas que debería, pero estoy peleando por hacer entre cuatro y cinco. Si Dios permite ahora mismo estamos a menos de cien días para el campeonato mundial la cosa se vuelve más dura. Para el mundial del año anterior me preparé en 40 días tomando en cuenta que ya tenía una preparación previa para los Panamericanos (Lima 2019), descansé dos meses y luego retomé mis entrenos, así que tenemos aún varios días, yo espero hacer 80 días fuertes y 20 previos acercarme al 100% de mi preparación para poder dar lo mejor de mí en este campeonato mundial.

¿Te hizo falta algo para no perder ritmo o condición?

Quizás harán falta algunas cosas para tenerlas como antes, pero la vida es evolutiva, y creo que aunque se vuelve cíclico que cada año tenemos un campeonato mundial, un panamericano, un C.A. y del Caribe o un C.A. siempre hay cosas que varían, así que voy viendo cómo complementarme para poder estar, no como el año pasado, sino mejor aún. Con esto me refiero a la condición de preparación, no a cómo vaya a verse el cuerpo al final. Soy de las personas que creen que el cuerpo va a llegar hasta donde uno tenga la capacidad de poder lograrlo.

Yuri no deja de hacer los ejercicios, a la espera de su próxima competencia. Foto / Cortesía INDES

¿Cómo trabajas lo psicológico en esta pandemia?

Ahí sí estoy teniendo un poco de problema, de hecho yo quisiera asistencia psicológica, pero siempre he sido yo un entrenador, un nutricionista, también el psicólogo, doctor no porque la cosa ahí se pone más complicada. No es que yo menosprecie el trabajo profesional que ejercen cada uno de los ya mencionados, pero a veces la falta de recurso humano, es lo que te toca comenzar a utilizar, quizás hasta usurpar el trabajo de tu propia carrera, de tu vida. Así que de alguna manera psicológica yo trato de mentalizarme que tengo que tener mente positiva, que tengo que ver con visión la vida y de esta manera salir adelante. Cuando siento bajones me apoyo en Karlita para que ella me recuerde por qué es que hago el deporte y por qué entreno día a día. A veces cuando ella no encuentra las palabras adecuadas me recuerdo que yo soy el campeón y que tengo que ponerme a la altura de un campeón. De lo contrario dejo de llamarme campeón y sigo viviendo la vida de forma común.

¿Cuáles competencias te perdiste ya?

Hasta ahorita hay un Caribe, la fecha anda en el aire, hay un panamericano que posiblemente lo queríamos hacer en El Salvador, pero igual yo creo que el tiempo se está acortando para poder tomar una decisión como esta. Aún cuando se haga en otro lado pues habría que ver en qué fecha quedará el campeonato panamericano para poder llegar a la condición en el mundial, y para poder mantener a un Panamericano o un Caribe, y creo que serían las dos competencias posibles, y una extra tal vez en Europa. Tal vez pudiera ser un Arnold, un campeonato de carácter mundial, mas no es la competencia mundial de fisicoculturismo. El campeonato mundial, no me recuerdo la final, incluso con la pandemia ellos mantenían la fecha y el lugar, pero hasta como hace un mes y medio, la federación internacional de fisicoculturismo decidió cambiarla y ahora será en Benidorm, España, donde yo fui a competir en 2018.

Ya sé donde voy, y como ya fui a dos competencias mundiales anteriores, ya sé el nivel de competencia que habrá. Habrá cambios, sé que los rivales no serán iguales, en el fisicoculturismo siempre pasan sorpresas; a veces uno espera un campeonato súper fuerte y resulta que el campeonato pobre en cuanto a preparación, y en ocasiones las cosas parece que estarán mal, que tal vez no habrá nivel, y de repente te llevas una sorpresa. El problema del fisicoculturismo es que no pueden ser tan predecibles, porque como es por individuo, a veces hay una persona mentalizándose, dar su mejor nivel ahora, y podés encontrar un súper cuerpo trabajado, puesto en la mejor condición de toda la carrera. Así que puedes encontrar un súper nivel en una sola persona quien es la que te puede complicar la competencia, o incluso una donde se carezca de nivel.

¿Cómo ves el panorama de competiciones para este 2020?

Hace poco tuve una conferencia con la federación internacional de México y tocábamos el tema de las competencias internacionales y concluimos que el 2020 no es un año fallido, de tristeza, sino que vemos todo comienzo como una nueva oportunidad para poner la página en blanco y para trabajar por los nuevos propósitos que todavía restan de este año y los que vienen en 2021. Agradezco a Yamil Bukele (presidente ad honórem del INDES) quien se ha comprometido con mi preparación, mi inscripción y mi boleto para poder llegar al Campeonato Mundial. También a Fabrizzio Hernández, el presidente de la federación. Ellos en conjunto están viendo todos los detalles para que yo pueda participar en este evento y pueda dar lo mejor de mí. En el campeonato mundial, donde me ubiqué como subcampeón el año pasado en Emiratos Árabes Unidos, me di cuenta de que podía entrar en físico clásico (game classic) y en game classic bodybuilding, pero por problemas de idiomas no logré entrar en ambas categorías.

YuriOki6

Con su pergamino y su medalla. Oficialmente, es el segundo cuerpo mejor del planeta. Foto EDH/Cortesía Indes

Ahora, en España, va a ser fácil poder inscribirme (Campeonato Mundial de Fisicoculturismo 2020, a realizarse en Benidorm, Alicante, España, del 5 al 9 de noviembre). Lo mejor que podría pasarme en esta competencia, si Dios lo permite, es lograr inscribirme en ambas categorías, ganarlas y luego quedar campeón de campeones. Es una aspiración muy ambiciosa, va a requerir de mucho sacrificio, de mucha logística, pero todo es posible cuando se trabaja duro y no se mira para abajo, únicamente hacia la victoria.

Existe la posibilidad de poder estar en la Copa Diamante en Madrid, España, del 20 al 22 de noviembre; la Copa Diamante en Francia, del 25 al 27 de noviembre. También pretendo participar en el Arnold Classic, del 11 al 13 de diciembre. Primero Dios esto ya termine y ya no se vaya a seguir arrastrando hasta el 2021. Quién no evoluciona, se queda y nosotros no veníamos aquí para quedarnos, venimos para evolucionar y para sobresalir ante cualquier clase de crisis. ¡Somos campeones! ¡Somos salvadoreños y hermanos! Adelante.

¿Qué lecciones en lo deportivo aprendiste en medio de la pandemia?

Con respecto al centroamericano 2021 donde comienza el ciclo olímpico para los salvadoreños y para los hermanos centroamericanos, existe un poco de incertidumbre. Se planteaba la posibilidad de aplazar los juegos del 2021 o posponerlos para una fecha más avanzada, si pudiera ser para finales del año 2021 o a inicios del 2022. De igual manera es la parte más pequeña del ciclo, pero no quita mérito para una preparación para los juegos olímpicos que es el objetivo del inicio del ciclo olímpico. Yo llevo tres competencias del ciclo olímpico ganándolas, y pues esta podría ser mi cuarta. Definitivamente me voy a preparar y voy a dar lo mejor de mi para esta competencia.

Espero que la fecha que se logre determinar de parte de los encargados de determinar torneos o fechas, sea adecuada para las competencias que yo hago de forma internacional y se acoplen bien con mi preparación, pero no importa la fecha. Creo que la mayoría de atletas vamos hacer nuestra parte para dar lo mejor por El Salvador. Cuando yo comencé en el fisicoculturismo, la federación comenzó a integrarse. Habían dos federaciones prácticamente, se unificó. El Salvador se puso muy fuerte. Guatemala creo que estaba castigado y por lo tanto no estaba participando. El Salvador llegó a la cabeza y pasamos trece años siendo campeones a nivel centroamericano e incluso en otras competencias internacionales, pero luego vuelve Guatemala, vuelve fuerte. Aunque todavía no lograba superarnos pero poco a poco ha logrado imponerse en la casillas número uno de los centroamericanos.

La joya de la corona. La medalla panamericana conseguida en Lima 2019. Foto / Cortesía INDES

No es el caso de su servidor, pero quizás de las demás categorías. Es por eso que para nosotros, los salvadoreños es un reto retomar el primer lugar a nivel centroamericano y ubicarnos en donde debe de ser. Sé que Guatemala no nos la va a dejar fácil, no sé dónde será la sede, puede ser en Guatemala o en El Salvador o en otro lugar, pero creo que donde sea el compromiso debe de ser retomar nuestro lugar como primeros en el tablero centroamericano y pues hacer sentir orgullosos a nuestros compatriotas.

Pues yo creo que casi todos teníamos un poco de miedo con este aspecto. Sabíamos que los costos económicos del Gobierno se iban a poner críticos pues hay tantas circunstancias de salud, pero gracias a Dios se ha priorizado la ayuda a los atletas, no nos han abandonado. Tenemos lo que necesitamos y lo que se nos había prometido, así que hasta el momento vamos bien con eso. No nos preocupamos por el estímulo económico más, solo tenemos que preocuparnos por el aspecto psicológico y entrenar duro como se debe.

Con una agenda estricta, el campeón salvadoreño a nivel panamericano se esfuerza día a día por esculpir su trabajado cuerpo

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones