Conoce a los esposos Ochoa Chicas, maestros del taekwondo en el centro de San Salvador

Gloria y Alexis enseñan a su hija y a los niños del centro capitalino valores y disciplina a través del arte del taekwondo.

Foto: Francisco Campos

Por David Carpio

Ene 10, 2019- 16:03

Las artes marciales se han convertido en una disciplina practicada por muchos para la protección personal, deporte, mejorar la salud, obtener una mejor disciplina mental y lograr autoconfianza; pero para Gloria Chicas y Alexis Ochoa la práctica de este arte ha sido la cuna del nacimiento de su amor y la conformación de una familia que ahora vive, respira y subsiste a través del taekwondo.

“El taekwondo ha sido una parte importante de mi vida, me ha dado a mi esposo (Alexis Ochoa), a mi hija (Keila Ochoa) de tres años y medio y ahora se ha convertido en nuestro sustento, mi niña practica el taekwondo desde que tiene un año y tres meses, ahorita ya es cinta blanca con puntas amarillas”, Señaló Gloria Chicas, directora y maestra de la escuela de taekwondo Dragones.

Lea También

FOTOS y VIDEO: Álex, el migueleño que se gana la vida vendiendo leche de cabra a domicilio

Mientras muchos habitantes del oriente del país se deciden a emprender el viaje en caravana a Estados Unidos, Álex Lagos, se las ingenia con un negocio de venta de leche de cabra

Chicas agregó que la más pequeña de la familia ya ha participado en cinco torneos profesionales y que han decidido junto a su esposo enseñarle el arte marcial que los unió como pareja para que ella aprenda valores, disciplinas y a ser competitiva, algo que según la pareja le ayudará mucho cuando sea adulta.

Gloria fue la primera integrante de la familia Ochoa Chicas en meterse al mundo de las artes marciales, recuerda que tenía nueve años cuando empezó a practicar el Lima Lama.

“En ese momento quizás lo hice (sonríe) más porque me críe con hermanos varones y era más por defenderme de ellos, que por competir, pero poco a poco me fue gustando, pase bastante tiempo en el Lima Lama”, explicó Gloria.

Al cumplir los 17 años la ilusión por convertirse en una ingeniera en sistemas obligó a Gloria a dejar a su familia y su natal Los Naranjos, en Usulután, para emigrar hasta San Salvador, donde dejó de practicar el Lima Lama y conoció el taekwondo.

Los esposos Ochoa Chicas imparten clases para niños desde los tres años hasta adultos/Foto: Francisco Campos

“En aquel momento nunca imagine que esta disciplina me daría tanto, el taekwondo me gusto porque se asimila bastante a lo que es el Lima Lama, ya que se trabaja mucho lo que son las piernas, ahora ya llevó alrededor de unos 20 años practicándolo” indicó la ahora profesora de taekwondo.

A sus cortos 22 años Gloria decidió dejar sus estudios, por la falta de recursos económicos, y de competir profesionalmente en las artes marciales debido a una hernia, fue entonces que una nueva venta se abrió en su vida y comenzó a dar clases de taekwondo.

“Luego que me operaron de la hernia comencé a trabajar con niños y jóvenes para enseñarles lo que yo había aprendido, de ahí fue que surgió la idea y con otros profesores fundamos la escuela Dragones”, dijo la directora.

La escuela Dragones se encuentra ubicada en el centro de San Salvador, en la segunda planta del edificio Morazán, local 202, en el centro de San Salvador, y según Gloria esta fue abierta con el objetivo que los niños y jóvenes comerciantes del centro aprendieran valores y se alejaran de la violencia, sin embargo, está también se convirtió en la llave que abriría la puerta del amor y la conformación de la familia Ochoa Chicas.

“La escuela fue abierta en el 2006, diez años después llegó Alexis, después de un par de meses comenzamos a salir, dos años después nos casamos, luego nació nuestra hija y ahora trabajamos juntos dando clases de taekwondo y abriendo nuevas escuelas”, apuntó Gloria.

Por el momento, solo imparten clases los lunes, miércoles y viernes de 1:00 a 6:00 de la tarde. La inscripción cuesta $5.00 y la mensualidad $15.00, los niños con media beca dan una colaboración de $ 3.00 a $ 5.00/Foto: Francisco Campos

Los Ochoa Chicas son los directores y maestros en las escuelas Dragones de Los Planes de Renderos y Panchimalco, y también dan clases en el colegio San Jerónimo Emiliani, ubicado en la colonia California, sobre la autopista a Comalapa, en San Marcos.

“Aquí en la escuela del centro recibimos a niños desde los tres años hasta adultos, nuestro alumno más grande tiene 60 años, con los niños y jóvenes lo que se hace es brindarles medias becas o becas completas también se les regalan los uniformes, los alumnos adultos que tenemos nos ayudan con estos gastos”, enfatizó la taekwondoista.

Actualmente solo en la escuela del centro tienen alrededor de unos 50 alumnos, de ellos 35 son niños y jóvenes, a quienes se les enseña sobre todo el taekwondo olímpico, ya que participan en torneos y otros eventos de la federación, en cuanto al nivel inician como cinturón blanco, de ahí van subiendo al amarillo, verde, azul, rojo, hasta terminar en negro, estos niveles se alcanzan en un año, luego deben seguir los procesos para los Dan que van desde el primero hasta el noveno.

“Me gustaría que más personas vinieran a aprender y a conocer el taekwondo porque la mayoría solo se enfocan en el fútbol y no le dan mucho realce a las artes marciales porque lo ven como violento y eso no es así, aquí dejamos mucho el estrés, y si los niños son hiperactivos aquí lo bajan mucho”, finalizó Gloria.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad