Ana Ramírez y Marcelo Arévalo, los atletas del año

Fueron reconocidos con la Espiga Dorada como las estrellas del 2018, premio que volvió con más brillo después de 9 años de ausencia.

Por César Najarro

Dic 05, 2018- 06:35

La espera valió la pena. Tras 9 años de ausencia, la gala de la Espiga Dorada regresó más fuerte que nunca. Premió no solo a los mejores atletas estrellas y novatos por federación, sino que entregó reconocimientos especiales.

Los mejores atletas del año, Ana Ramírez y Marcelo Arévalo, recibieron un reconocimiento de 10 mil dólares por parte de Industrias La Constancia. Las promesas del año, 5 mil de parte de la Fundación Kriete, y FESA y sus patrocinadores reconocieron con 5 mil al deportista integral “Nelson Rivera” con 5 mil, guardado en una cuenta para la preparación de la joven.

En este último, los nominados fueron Angie García (ajedrez), Mónica Campos (taekwondo) y Cecia Castaneda (natación). La ganadora fue García. En masculino, Rafael González (tenis) superó en la terna a Anderson Gómez (fútbol) y José Rivas (judo).

Atletas ganadores como Estrellas de Espiga Dorada 2018 con sus preseas. Foto EDH/ Huber Rosales

En la promesa del año en masculino, se impuso Víctor Stenier (atletismo) a Jairo Moreno (judo) y Alejandro Barahona (baloncesto). En femenino, la ganadora fue Elisa Funes (natación), en la terna con Mónica Campos (taekwondo) y García.

Mientras que en el último premio revelado, el de la estrella del año, Ana Ramírez (tiro) ganó en la terna a Génesis Murcia (pesas) y Adriana Escobar (remo). Y en masculino, Marcelo Arévalo (tenis), a Marcelo Acosta (natación) y Roberto Hernández (tiro con arco).

“Son 9 años de esfuerzo, de entrega, siempre busco dar lo mejor por El Salvador. Siempre soñé tener una Espiga Dorada. Nosotros somos un ejemplo, espero que vean que todo el esfuerzo, entrega que damos, tiene una recompensa, y que trabajando es como se logran los sueños”, dijo Ramírez.

“Esta es una motivación extra. Quiero agradecer a FESA por la iniciativa, a todas las empresas privadas e instituciones que hicieron posible este evento, y a mi patrocinador oficial Herbalife. Creyó en mí cuando no era nadie”, comentó Arévalo.

 

En el evento, estuvieron figuras del deporte nacional como el excampeón mundial Carlos Hernández, el gran exvolante Mauricio Cienfuegos, el beisbolista nicaragüense Dennis Martínez y hasta el mismísimo “Mágico” González.

“Cuando yo la gané, tenía 18 años, fue de novato del año… a veces no es que no cueste llegar, pero lo más difícil es mantenerse. Tienen de aquí a la luna, pueden conquistar lo que quieran si se lo proponen”, dijo Cienfuegos a las promesas del año.

“Sentía a todo el país apoyándome, y eso es lo que yo quería desde niño, hacer algo por mi país, ser un ejemplo para los cipotes. Gracias a Dios pude lograr ser campeón del mundo para El Salvador. Así se empieza, crean en sus sueños, en su país”, les dijo el “Famoso”.

La Espiga Dorada fue entregada para cada federación en dos modalidades, Promesa y Estrella. Además, se reconoció al entrenador del año, Ricardo Reyes (atletismo) y también al dirigente Bladimir Hernández (Lima Lama) y hubo dos premios sorteados para alimentación por 6 meses, que obtuvieron Adriana Escobar (remo) y Arévalo (tenis).

Mario López, ganador como estrella de karate, dijo que “esta Espiga para mí significan 4 años de esfuerzo, sudor, trabajo, lágrimas, sangre por el Karate Do, un deporte por el que estoy luchando al 100%. Esto es una motivación más para que siga trabajando en el 2019, y para el sueño Olímpico”, dijo.

La estrella de baloncesto, Carlos Arias, dijo que “es un honor, es increíble, mis padres me hablaban de este premio. Es una motivación para todos los atletas, pues se nota que los sacrificios tienen su recompensa”.

Te puede interesar

El deporte salvadoreño vuelve a sonreír

La fiesta de la Espiga Dorada colocó a sus protagonistas donde merecen: en medio de los aplausos

Mientras que Roberto Hernández, estrella de tiro con arco, dijo que “me da una gran alegría obtener la Espiga Dorada de Estrella. Yo lo logré en 2004 como novato, y siempre me quedó la espinita de conseguir como Estrella, en esa época competía con Jorge Jiménez”.

“En 2004, estábamos con Marcelo Aŕevalo. Ahora somos dos de los atletas que más resultados hemos dado. Así que acá estamos viendo también a los atletas que le darán muhcho al país”.

Al respecto del retorno de la Espiga Dorada, el presidente de FESA, Jorge Bahaia, comentó que “los atletas lo hacen por amor al deporte y por defender los colores del país, y por eso es que merecen este reconocimiento”.

Así mismo, añadió que esta entrega “genera motivación en los atletas para ser mejor, para salirse de su zona de confort… porque sabe que habrán empresas que reconocerán su esfuerzo. Todo esto genera otra cultura y hace que la sociedad vea diferente el deporte, para que se genere una política de Estado”.

Por su parte, Kathya Merlos, de La Constancia, dijo que “creemos en un El Salvador mejor, que no se detiene, que crea posibilidades, y con FESA retomamos la entrega para que sirva de motivación. Es un honor traer a nuestros deportistas este importante galardón”.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad