LMF | Chochera Castillo lamenta insultos racistas MUNDIAL | Dos árbitros salvadoreños a Qatar 2022 SELECTA | Cabalceta ya se entrena en El Salvador

OPINIÓN: La Selecta y las matemáticas rumbo al Mundial Qatar 2022

"El coloso de Monserrat dejó de pesar para la Selecta, ya que de 21 puntos posibles solo se lograron 6 producto de una victoria, tres empates y tres derrotas", opina el comentarista Marco Fonseca tras el Octogonal de Concacaf

Por Marco Fonseca, comentarista deportivo | Twitter: @fonse_mar |

Enrico Dueñas de El Salvador en jugada con Alexis Vega de México. Foto/ EFE

El tren de la CONCACAF ya va rumbo a Qatar con los cuatro integrantes que se ganaron el boleto para asistir, tres de ellos van de forma directa, el otro tendrá que hacer una escala y enfrentar a un rival para determinar si asiste o regresa a casa con la satisfacción de haberle faltado un peldaño para estar en la máxima fiesta del futbol mundial en el mes de noviembre en el país asiático.

Los invitados que se trasladan en dicho tren son: Canadá, México, Estados Unidos y Costa Rica, esta ultima es la que tendrá que jugarse una repesca ante Nueva Zelanda en junio y que estuvo a muy poco de meterse de forma directa.

El mensaje del 'Indio Cuscatleco' al terminar el Octogonal de Concacaf para la Selecta

El Salvador, por obvias razones no va en ese tren, no estuvo ni cerca de lograrlo, aun cuando a falta de tres fechas para terminar la eliminatoria las matemáticas le daban una raquítica esperanza de lograrlo, pero ni la lógica ni la fe, ni las oraciones, mucho menos las matemáticas hicieron el milagro.

Otro proceso que deja a El Salvador en el puesto donde quedó en las dos últimas fases finales de eliminatorias mundialistas del área de CONCACAF: en el penúltimo lugar en la tabla de posiciones (fue quinto en las hexagonales rumbo a Francia 98 y Sudáfrica 2010), en esta que por el nuevo formato se convirtió en octagonal, séptimos, solo por delante de la peor Honduras que se haya visto.

Kevin Reyes durante el partido de la Selecta ante Costa Rica. Foto EDH / Jonatan Funes

Si nos ponemos a comparar este proceso con los dos antes mencionados vemos que de 42 puntos posibles hicimos 10, lo que corresponde a un pobre 23.80%, lo cual nos deja por debajo ya que para Francia 98, de 30 posibles se hicieron 10, lo que equivale al 33.33% y en Sudáfrica 2010, con 8 puntos logrados, el porcentaje de efectividad fue de 26.66%.

Mas pobre es en el área anotadora, en este proceso (que consto de catorce fechas) se anotaron solamente 8 goles y se recibieron 18 lo que es un -10, que va muy por debajo de los dos procesos mundialistas anteriores (diez fechas), rumbo a Francia 98 se anotaron 11 y se recibieron 16 para un -5 y en Sudáfrica 2010, 9 a favor y 15 en contra para un -6.

Kevin Reyes de la Selecta no puede hacer nada ante la atajada de Keylor.
Foto EDH/Jonatan Funes

El coloso de Monserrat dejó de pesar para la Selecta, ya que de 21 puntos posibles solo se lograron 6 producto de una victoria, tres empates y tres derrotas, para Francia 98 fueron 8 puntos con dos victorias, dos empates y una sola derrota los mismos números fueron para Sudáfrica 2010.

Con estos números poco alentadores El Salvador volverá a ver el Mundial desde casa, pero con la sensación de haber dado momento de buen futbol y haberle competido a los “grandes” del área y con un panorama esperanzador hacia el futuro, esperemos que se hagan los cambios necesarios en el entorno del futbol nacional para que se pase de competir a ser un verdadero candidato a clasificar a una justa mundialista.

REGRESAR A PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Deportes Fútbol Futbolistas Notas De Opinión Octogonal Final De Concacaf Redes Sociales Selecta Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Sigue a CANCHA en

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad