Opinión

Opinión: Honor a los héroes del 70

La experiencia de platicar con los héroes del 70 es una oportunidad que todo periodista deportivo y acucioso en este país debe darse.

Parte de los seleccionados quienes fueron al mundial 70. / Foto Por Archivo.

Por Roberto Leiva / Twitter: @RobbieRuud | Jun 11, 2020- 05:30

La histórica Selección Nacional que clasificó a la Copa del Mundo debe ser recordada como una agrupación de futbolistas especiales, esos quienes nos dieron a conocer por primera vez al mundo entero, no sólo en cuanto al deporte se refiere, sino también en materia de geografía y hasta política. Gracias a Kapuscinski, hay miles o quizás millones quienes siguen creyendo que hubo una guerra del fútbol por estos lares. La Selecta se empezó a conocer como una leyenda popular, rodeada de relatos ficticios, exageraciones y desinformación. Pero así nos dieron a conocer al mundo muchos periodistas amantes de la fantasía y de las historias jugosas, esas que venden, nada más lejano a la verdad.

Pero recuperar el legado de esta selección mundialista costó. Ubicar a todos los héroes quienes aún están en este Valle de Lágrimas no fue una tarea fácil, sin embargo, una vez hecho el deber de conseguir los contactos la pendiente se fue subiendo y logramos construir en Cancha un especial sin precedentes, más de una semana no calendario compuesta de los datos históricos, los números, y las historias de las que poco o nada sabíamos.

Estamos conscientes que el esfuerzo pudo ser mejor, pero estamos satisfechos de haber dado protagonismo a quienes la llama mediática se alejó hace tiempo. Parte de esos héroes del 70 se encargaron de buscar de forma genuina y recta la protección de los derechos de los futbolistas salvadoreños, esos que siguen siendo pisoteados por dirigentes inútiles, faltos de creatividad o carentes de humanidad.

Hace más de 50 años que el primer esfuerzo intentó dar frutos para los futbolistas profesionales de este país, y pese a que fue un fracaso total por culpa del bloqueo ideológico de los dirigentes de aquel entonces, esa llama se niega a extinguirse por completo, y gracias a futbolistas como Carlos Carrillo, aún hay esperanzas de que una verdadera Asociación de Futbolistas Profesionales pueda respaldar como corresponde a los principales actores del deporte rey en este país. Desde Cancha, hinchamos porque se mejore el tema del respeto a los derechos de los futbolistas, hoy y siempre.

La identidad es algo fundamental, conocer parte nuestra historia es un deber vital para nuestra humanidad. Leer comentarios de desprecio al rescate de la memoria de los héroes de la Copa del Mundo de México 1970 no solo me causa tristeza, sino también despierta en mí un estado de iracundia, porque no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

Publicación de EDH sobre los héroes de 1970.

¿Creen que es bonito ir al extranjero y que te hablen mal de tu país por su fútbol? Una vez lo sufrí en Santiago de Chile cuando me dijeron: “Oye, sos de El Salvador, pero ustedes si que son malos para el fútbol po”, me cuestionaron apenas tras presentarme. La ignorancia es atrevida, pero con paciencia tuve que explicarle que habíamos ido a dos mundiales en pésimas condiciones socio-económicas y políticas, cuestiones que hacen que una clasificación a una Copa del Mundo sea aún más meritoria entre tanto problema. Ahí reaccionaron los chilenos y me dijeron que también a ellos les había costado clasificar en medio de tensiones similares.

“Ya aburren con algo que pasó hace 50 años”, leí por ahí. Viejo, por Dios, si vos no tenés el mínimo respeto por los héroes del 70 ¿cómo podés tenerlo por quienes actualmente representan al país? No entiendo cómo alguien puede desestimar a semejante grupo de guerreros. ¿Romantizar? Recuperar memorias es vital para evitar errores cometidos en el pasado, por ejemplo; pero esa es ya otra discusión.

La falta de identidad nos hace talco aquí y fuera de nuestro país, creyendo que sólo las pupusas, la cumbia, la mitología o los lamentables y fracasados gobiernos desde 1824 nos definen como personas. Hay muchas cosas más para rescatar, muchísimas, una infinidad, y muchas de ellas son espectaculares; pero si tu mapa de identidad es más pequeño que el de nuestra diminuta finca, tenés un enorme problema.

Volviendo al fútbol para esbozar una sonrisa reparadora, expreso mi eterno aprecio a todos aquellos mundialistas, quienes nos abrieron su corazón y pensamiento. Todo mi afecto y reconocimiento a Manuel de Jesús Cañadas, quien sin su insustituible ayuda, este especial mundialista no hubiese sido posible. Por último, un cariño al cielo para doña Ana de Fernández, ex-esposa del “Pulpo”, quien descansa ya en paz.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad