Opinión

OPINIÓN: “Con estos federativos no vamos a ningún lado”

Lo mejor es que se hagan a un lado de la Fesfut y le den oportunidad a otros dirigentes

Ernesto Aparicio. Foto: EDH

Por Ernesto Aparicio - Periodista y locutor | Ene 10, 2020- 05:00

Varios temas comprueban que con estos federativos, el fútbol salvadoreño no va para ningún lado. Siempre como el cangrejo, vamos para atrás. Lo mejor es que se hagan a un lado y le den la oportunidad a dirigentes que van a servirle al fútbol y no como la mayoría, hablo de federativos que se sirven del deporte de las mayorías.

La CICIES o el Gobierno deben hacer una Auditoría o investigación en la FESFUT. La pauta la proporciona el Instituto de Acceso a la Información Pública: cuando solicitó información del manejo económico que se lleva a cabo, pago a la Selección o contrato de cuánto le pagan por el partido,para poner un ejemplo. Y la información solicitada por dicha institución data de los años 2014,15,16,17 y 2018 cuando recibían presupuesto del Gobierno.

Por eso no lo quisieron recibir, para estar a sus anchas y que no les pidieran cuentas. De paso hubo una multa para los 7 federativos actuales de $9125.10 que después sorpresivamente se los perdonó o condonó. Las declaraciones de los federativos Juan Pablo Herrera y Walter Reyes fue porque no firmaban las actas. Necesitamos dirigentes visionarios y, lo principal, que no busquen sacarle provecho al fútbol. Hay que servirle para que la inmensa afición vuelva a creer y que no sólo vivamos del recuerdo.

Por otro lado, que daño le hacen a Jocoro por no avalarle su complejo deportivo para que actúe como local el equipo fogonero. En el mes de diciembre la Comisión Evaluadora de escenarios deportivos o estadios dio el aval, faltando algo inconcebible el aforo del estadio para 4,000 aficionados. Es una población que si llegan al complejo como lo vimos en la Liga de Plata llega a 2,500 seguidores del equipo.

Supuestamente la Liga Mayor es un cuerpo colegiado para apoyar al club oriental, no para saludar calenturas ajenas que van en detrimento del cuadro fogonero, que les toca como judío errante ser local en el Ramón Flores Berrios, que se los concede la directiva de Municipal Limeño por una módica suma de $500.00. A esto se debe sumar el traslado de Jocoro a Santa Rosa de Lima, que los aficionados si los acompañan 100 son muchos y entonces hay que sacar del bolsillo de los dirigentes para pagar a los señores árbitros. Y ahora con 4 miércoles que se va a jugar por vuelta, no dan ganas de tener un equipo en primera división.

A a eso le aumentamos las reservas,la Sub17 y el femenino… ¿Y la FESFUT en que ayuda? Se supone que a legislar; si ni eso pueden hacer. Los $ 700,000 que recibían del Gobierno los hubieran destinado para la Liga profesional, pero no lo reciben para que no los investiguen en que lo invierten o lo gastan. Desde esta columna que me dan los buenos amigos de CANCHA seguiremos objetivamente intentando que nuestro fútbol se libre de los incapaces y oportunistas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad