Opinión

OPINIÓN: Brisas en el deporte salvadoreño

Una columna de Gustavo Flores

Foto cortesía de @UNICAESRADIO

Por Gustavo Flores | Twitter: @Gusflores21 | Ene 27, 2020- 04:00

En un fin de semana marcado en el deporte mundial por la trágica noticia de la leyenda Kobe, hubo noticias desde el exterior alentadoras para el deporte salvadoreño. A la cada vez mayor cantidad de futbolistas en ligas extranjeras, lo más destacado viene, otra vez, de deportes que nada tienen que ver con el fútbol.

Por un lado, la histórica mañana (noche en El Salvador) de Marcelo Arévalo en Australia. Junto con su compañero escocés Jhonny O’Mara (jugador que se dedica solo al dobles) Chelo logró inscribir el nombre de El Salvador entre las ocho mejores parejas del primer Grand Slam del año. Un logro nunca antes conseguido por el tenis salvadoreño, que hasta antes de Marcelo no conocía lo que era competir en Grand Slams (Australia, Roland Garros, Wimbledon o US Open).

Chelo había conseguido dos triunfos y había logrado meterse en octavos de final en Roland Garros y US Open, pero nunca había accedido al grupo de Selectos jugadores que están en la segunda semana de un Grand Slam. Si, es cierto, hoy hay un salvadoreño en la elite del tenis mundial.

Por otro lado, la medalla de bronce de Quique Arathoon en la vela. El navegante salvadoreño es, hasta hoy, el único nacional clasificado a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 pero ya se mide codo a codo con los mejores en su especialidad. En este nivel, llegará “afilado” a la gran cita olímpica.

Por otro lado, y en el baloncesto, Nicole García fue elegida para participar de un campamento NBA. A sus 16, se confirma su futuro prometedor en el básquetbol.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad